Soy madre trabajadora y la foto de Ione Belarra con su bebé encima de la mesa no me representa

Soy madre trabajadora y la foto de Ione Belarra con su bebé encima de la mesa no me representa
Sin comentarios

Quienes somos madres y trabajamos -además de en las cuestiones propias de la casa- desempeñando una labor remunerada, sabemos que conciliar es una utopía. En mi caso, autónoma desde hace tiempo, me quedó claro desde antes de dar a luz que si quería compaginar mi profesión con ser madre, tendría que hacer malabares, y ¡vaya si los he tenido que hacer!.

Por ejemplo, yo tuve que empezar a trabajar ocho días después de dar a luz, con los puntos todavía sin cicatrizar y agradeciendo aún así el hecho de poder teletrabajar cuando no era lo común.

Aún así tengo que admitir que esta imagen de Ione Belarra con su bebé me horroriza y está lejos de ser algo con lo que me pueda identificar. El bebé sobre una mesa (¿en serio?), y ella trabajando en la misma, siendo la impulsora de la ley de familias me parece, cuanto menos, desafortunado.

¿Qué pasa por ejemplo con todas esas madres que, ya sea por su profesión (un médico, una policía, una camarera), o porque directamente en el 99% de los casos ninguna empresa lo permite, no puede llevarse a su bebé al trabajo?

Ahora bien, conciliar no es llevarte a tu bebé al despacho y ponerlo encima de una mesa mientras trabajas. Conciliar es poder estar con tus hijos el mayor tiempo posible, más aún te encuentras durante tu baja maternal. Que existan los medios físicos y legales para que trabajar no sea un impedimento a la hora de estar de cuerpo y mente presente cuando tus hijos te necesitan, sin temer perder el trabajo o que te tachen de "escaquearte" cuando se ponen malos o tienes tutoría en su colegio.

Una foto que no visibiliza el problema real de conciliación

Yo no entiendo de política (o mejor dicho, no entiendo lo que hacen los políticos), pero sí tengo una cosa clara: hay mucho que hacer por las madres que queremos pasar más tiempo con nuestros bebés y no queremos renunciar a nuestros trabajos. Sin embargo creo que utilizar este tipo de imágenes, lejos de concienciar sobre el problema real, lo romantiza y lo aleja de la sociedad.

"Si ella puede, cualquier mujer puede", pensarán muchos. Pero no. Existen prioridades y el mensaje que percibo es que la suya es el trabajo. El niño puede estar ahi, como sea, porque lo importante son los papeles y los pendientes. ¿No había dicho que el permiso de maternidad/paternidad iba a ser corresponsable para compartir el cuidado del bebé con el padre? ¿Pues dónde está el padre?

A mi lo que me gustaría ver es que la prioridad de las personas que están a cargo de las leyes fuese atender a sus hijos. Vivir la experiencia de estar con ellos al 100% en estos primeros meses que son tan importantes tanto para el bebé como para los padres, y a partir de ahí defender qué es lo que necesitan las familias para poder empezar su nuevo papel.

Tal vez aplicando lo que se predica, sería más fácil entender que la conciliación es eso que sucede cuando empiezas a trabajar después de estar presente para tu bebé durante la baja: que por ejemplo, pasar de dar el pecho a demanda un día a estar al siguiente lejos de él y con un sacaleches en el bolso es irracional, o que tener el colegio abierto 12 horas no es ni muchísimo menos la solución al problema.

Puede que a partir de ahí, quienes legislan entiendan que no podemos con todo con un bebé a nuestro cargo cuando la sociedad asume que sí, que lo importante es la productividad y el resto... el resto que ya cada uno que se apañe como pueda.

Temas
Inicio