Compartir
Publicidad

Cubrirse para dar el pecho a su bebé: la petición de la aerolínea KLM que ha sembrado la polémica

Cubrirse para dar el pecho a su bebé: la petición de la aerolínea KLM que ha sembrado la polémica
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cubrirse para dar el pecho con el fin de "garantizar que pasajeros de todos los orígenes se sientan cómodos a bordo". Así contestaba en Twitter la aerolínea holandesa KLM, a la pregunta de una mujer sobre la política de la compañía hacia la lactancia materna.

Curiosamente, dos días antes de esta respuesta otra madre californiana denunciaba en redes sociales a la misma aerolínea, tras vivir un incómodo episodio a bordo de un avión cuando una azafata le dijo que debía taparse si quería amamantar. Las críticas de los usuarios no se han hecho esperar.

"Podríamos solicitar a la madre que se cubra para amamantar"

"Se permite la lactancia materna en los vuelos KLM. Sin embargo, para garantizar que todos nuestros pasajeros de todos los orígenes se sientan cómodos a bordo, podemos solicitar que la madre que se cubra mientras amamanta, en caso de que otros pasajeros se sientan ofendidos por ello".

Con este contundente mensaje respondía la aerolínea KLM a la pregunta de una mujer acerca de la política de la compañía sobre la lactancia materna. Lógicamente, las críticas de los usuarios de Twitter no se hicieron esperar, comenzando por la madre que había planteado la duda:

"¿Creen que es aceptable pedirle a una madre que tape a su hijo mientras se alimenta? ¿Por qué la lactancia materna haría que alguien se "sintiera ofendido"? Tengo mucha curiosidad por saber cómo el hecho de alimentar a un bebé podría considerarse ofensivo".

Otros usuarios apoyaron a la madre denunciando la arcaica política de la aerolínea, e instando a los responsables de la compañía a recapacitar sobre el hecho natural que supone amamantar a un bebé, algo que en ningún caso debería considerarse ofensivo o digno de ocultar.

"Expliquen por qué todos los pasajeros deberían sentirse cómodos, excepto la madre y el bebé que se está alimentando. Si un pasajero no se sintiera cómodo con la lactancia, ¿por qué no le piden a él que se cubra o se cambie de sitio? ¡Qué vergüenza KLM! Nunca volaré de nuevo con vosotros".

"Esto es indignante, KLM. No es la manera de ser justos. Ustedes están complaciendo a quienes desean controlar el comportamiento de las mujeres, priorizando sus sentimientos sobre la crianza de un bebé".

"Necesitais cambiar vuestra perspectiva, KLM. Cualquier persona que afirme sentirse "ofendida" por la lactancia materna está sexualizando el pecho de la madre. No os dejeis engañar por este tipo de personas y decidles que deben mirar a otro lado y ocuparse de sus propios asuntos".

¿Cómo se atreven a "permitir" la lactancia materna? Ninguna madre debería tener que pedir permiso para alimentar a sus hijos. Yo no tengo hijos, así que no imagino lo difícil que puede llegar a ser volar con un bebé y tener que amamantarle en el vuelo, pero me avergonzaría tener que volar con ustedes en un futuro, con semejante comentario".

Ante el aluvión de críticas recibidas, la compañía continuó publicando nuevos mensajes con el fin de tratar de suavizar la tensión generada. Pero lejos de rectificar su postura, los comentarios de la aerolínea continuaron en la misma dirección, y las quejas de los usuarios también fueron en aumento.

"No queremos que las madres de nuestros pasajeros más jóvenes se sientan juzgadas por algo que es lo más natural del mundo. Es por ello, que nuestra tripulación de cabina podría sugerir opciones a las mamás con el fin de garantizar cierta privacidad a la hora de alimentar a sus hijos"

"¿¿Cuales serían las opciones?? ¿Cambiar a la madre y al bebé a primera clase? ¿Un antifaz de dormir para el pasajero "ofendido"?"

"¿Estáis hablando en serio? ¿Os dais cuenta de que el problema lo tiene el pasajero "ofendido"? ¿Por qué una madre que alimenta a su hijo tiene que ser molestada y humillada? Sin embargo, continuais insistiendo en apoyar a quienes tienen un problema con este tema".

La denuncia previa de una madre californiana

aerolínea

Dos días antes de la polémica surgida en Twitter, Shelby Angel una madre californiana, también denunciaba la política de esta misma aerolínea con respecto a la lactancia, tras haber sufrido una incómoda situación mientras daba el pecho a su bebé en el avión.

Según ella misma relata en su cuenta de Facebook, el pasado mes de junio volaba con su hija de un año en un vuelo de KLM que cubría la ruta San Francisco-Ámsterdam. Con el fin de calmar a su hija y ayudarle a dormir, Shelby comenzó a amamantarla, pero pocos minutos después un asistente de vuelo se acercó a ella con una manta y le dijo que si deseaba seguir dando el pecho debía cubrirse.

La madre se negó a tapar a su bebé, y el personal de la aerolínea le reprochó que en ese caso, si algún pasajero se ofendía debería solucionar el problema ella misma.

"Lanzo una advertencia a todas las madres lactantes: ¡no vuelen con KLM! Hace un mes, me encontraba volando con mi bebé de un año en un vuelo de KLM de San Francisco a Ámsterdam. Era el tercer vuelo que hacía con mi pequeña. Yo la estaba amamantando, pues el pecho la calma, le ayuda a dormir y le hace sentirse cómoda. Pero a mi hija no le gusta comer tapada, y aunque yo hago todo lo posible por dar el pecho de forma discreta, mi bebé no no siempre me lo pone fácil".

"Enseguida apareció un asistente de vuelo con una manta, y me dijo textualmente: "si quiere seguir dando el pecho, tiene que cubrirse". Yo me negué porque a mi hija no le gusta estar tapada. Creo que eso le irritaría casi tanto como no poder mamar. Entonces, la azafata me advirtió que si alguien se quejaba sería mi problema, y como tal debería resolverlo".

"Nadie se quejó. En realidad, jamás nadie se ha quejado en ninguno de los vuelos que he realizado con mi bebé, excepto esta azafata. Estaba tremendamente incómoda y sentí que me habían faltado al respeto. Cuando llegamos a casa denuncié los hechos a la compañía, pero me contestaron que su misión era respetar a los pasajeros de todas las culturas, y que la respuesta del asistente de vuelo iba en consonancia con la política de la empresa".

"Así que en lugar de defender y proteger la lactancia materna y a los bebés, nos coaccionan a la hora de viajar con nuestros hijos lactantes. Considero que KLM tiene unos valores anticuados, que nos hace a las mujeres avergonzarnos de nuestros cuerpos".

"Me ha llevado tiempo escribir estas líneas, porque nunca había recibido una crítica tan dura sobre el tipo de crianza que llevo a cabo con mi hija. Por ello, espero que las personas que tengan que volar con sus bebés lactantes lo hagan a bordo de una aerolínea que respete su autonomía corporal y su derecho a cuidar de sus hijos como consideren".

¿Tapar a un bebé mientras se alimenta? ¿En serio?

Parece increíble que en pleno siglo XXI todavía haya gente que vea inapropiado el que una madre amamante a su bebé en público. Pero, por desgracia sigue sucediendo, y no es la primera vez que nos hacemos eco de historias similares.

No son pocos los casos que hemos conocido de madres que son expulsadas de sitios públicos como restaurantes, piscinas o aviones por dar el pecho a sus bebés. O, como este caso, madres a las que se les pide que se cubran mientras están amamantando.

A nadie le gustaría comer bajo una manta o con la cara tapada, así que: ¿por qué se pide a la madre y al bebé que lo hagan? ¿Qué hay de impropio u obsceno en la lactancia materna?

A juzgar por los comentarios que se han suscitado en Twitter a raíz de este tema, todavía hay quien apoya la política de la aerolínea (aunque por fortuna, son muy pocos). Y es que hay gente que sigue considerando feo, inapropiado o provocador el hecho de que una madre amamante a su bebé cuando y donde sea necesario.

Pero lo cierto es que la lactancia materna debería estar protegida por todos, y las madres jamás deberían sentirse humilladas o increpadas por dar el pecho en público a sus bebés. Además, y por encima de cualquier opinión, debería primar el bienestar del niño, su alimentación y su descanso.

Sin duda, el problema lo tiene la persona ofendida y los ojos con los que mira un acto de amor tan puro, necesario y natural como la lactancia.

Foto | iStock

Vía | El Confidencial

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio