Un bebé sufre una lesión cerebral a causa de un mal diagnóstico al creer que tenía Covid

Un bebé sufre una lesión cerebral a causa de un mal diagnóstico al creer que tenía Covid
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde hace un año vivimos una pandemia mundial a causa del Covid que acapara toda la atención, pero cada caso merece ser debidamente atendido.

Hugo Dato es un bebé de Cartagena (Murcia) que nació completamente sano en noviembre de 2019. En marzo de 2020, con apenas cuatro meses y en plena pandemia comenzó a presentar fiebre y otros síntomas como conjuntivitis y eritemas. Al llamar su madre al médico, lo consideraron un caso de Covid-19, en pleno auge en ese momento.

Le pidieron que no fuera al consultorio ni a urgencias por el riesgo de contagio, pero su madre no se queda conforme y lo lleva a un médico privado. También se le diagnostica un virus, que no se sabe si será Covid pues no hay forma de comprobarlo porque aún no había tests en ese momento. Le dicen que como todo virus, tiene que pasarlo, pero como la fiebre no cesa, le envían un tratamiento con antibióticos.

En veinte días, Hugo se recuperó y continuó su vida normalmente, creyendo que todo había quedado atrás. Ojalá. Pero no fue así.

Un paro cardíaco

El pasado 27 de diciembre, cuando tenía 14 meses, su corazón dejó de latir en brazos de su madre. Lo llevaron inmediatamente al hospital, donde le realizaron reanimación cardiopulmonar (RCP) y afortunadamente su corazoncito volvió a latir.

Hugo fue estabilizado y trasladado a la UCI de otro hospital, donde se dan cuenta que presentaba aneurismas gigantes en el corazón y descubren que lo que había tenido en marzo había sido la enfermedad de Kawasaki, que se podría haber curado con un tratamiento.

Ahora lleva un stent en el corazón, y a causa del tiempo que su corazón estuvo detenido y hubo déficit de oxígeno hacia el cerebro, sufre una lesión cerebral.

 

Puede oír y sentir, pero no puede conectar con las personas, ni tampoco reír ni llorar. No puede sostener la cabeza, ni mover brazos y piernas, ni tampoco tomar el biberón.

Ahora se encuentra ingresado a la espera de que pronto le den el alta y pueda irse a casa. Pero su vida no será la misma de antes, necesitará terapias para enseñar a su cerebro desde cero.

Una ola de solidaridad

El tratamiento de rehabilitación que tendrá que hacer para mejorar su calidad de vida cuesta unos 1.600 euros mensuales. Por su alto coste, los padres piden ayuda, y para ello están haciendo unas pulseras con un significado muy especial: el latido del corazón de Hugo, que sigue latiendo con la misma fuerza que antes y con todas las ganas de salir adelante.

hugo-pulseras

Desde que La Opinión de Murcia se hiciera eco de la noticia, la familia ha recibido una avalancha de solidaridad para ayudar a Hugo. Las muestras de apoyo son numerosísimas, al igual que las donaciones y los encargos de las preciosas pulseras solidarias que han creado y venden a cinco euros. Están desbordados con los pedidos, pero agradecen toda la ayuda.

Podéis seguir su historia o hacer los pedidos a través de la cuenta de Instagram @hugo_cree_en_ti

En Bebés y más | Covid persistente o Covid prolongado en niños: cuáles son los síntomas más frecuentes

Temas
Inicio