Publicidad

Qué es la enfermedad de Kawasaki y cuáles son los síntomas en los niños

Qué es la enfermedad de Kawasaki y cuáles son los síntomas en los niños
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Investigadores y médicos de Reino Unido, Italia, Francia y Bélgica estudian una serie de casos graves en niños, cuyos síntomas pueden solaparse con los de la enfermedad de Kawasaki (una posible combinación del Covid-19 con síntomas de esta enfermedad), aunque no se sabe a ciencia cierta si podría estar relacionado con la pandemia de coronavirus. 

Los pediatras de la AEP alertan a los médicos sobre estos casos de "shock pediátrico" en algunos niños, pero piden a los padres mantener la calma, ya que "en la gran mayoría de las ocasiones la Covid cursa de forma leve en niños" y acudir al médico ante cualquier síntoma extraño.

La enfermedad de Kawasaki o Síndrome de Kawasaki afecta principalmente a niños pequeños, en su mayoría a niños menores de cinco años. Provoca inflamación de algunos vasos sanguíneos de todo el cuerpo, los de pequeño y mediano tamaño.

También se lo conoce como Síndrome Mucocutáneo Ganglionar o Síndrome de los ganglios linfáticos mucocutáneos, pues además afecta a los ganglios linfáticos, que se inflaman, la piel y las membranas mucosas dentro de la boca, la nariz y la garganta.

Por que es llama enfermedad de Kawasaki

Se diagnosticó por primera vez en 1967 en Japón por el doctor Tomisaku Kawasaki. Se pensaba que este síndrome afectaba solamente a niños asiáticos, pero cada vez hay mayor incidencia en EE.UU y Europa, siendo la tasa de mortalidad inferior al 1%.

Es una de las principales causas de enfermedad cardiaca adquirida en niños en los países desarrollados.

Síntomas de la enfermedad de Kawasaki

En una primera etapa, los síntomas iniciales de la enfermedad son:

  • Fiebre alta (por encima de 38º, con picos de hasta 40º) que dura más de cinco días
  • Hinchazón de las manos y los pies y/o palmas y las plantas de color rojo o violáceo.
  • Erupción en la espalda y el abdomen, a veces también puede
    aparecer en los brazos, las piernas y la zona genital.
  • Labios rojos, secos y agrietados
  • Ojos enrojecidos ("inyectados en sangre")
  • Lengua extremadamente inflamada con protuberancias de color rojo.
  • Inflamación de los ganglios del cuello (más de 1,5 cm de diámetro)
  • Irritabilidad

En una segunda etapa, que suele empezar dos semanas después del inicio de la fiebre, los síntomas pueden incluir:

  • Descamación de la piel de manos y/o pies
  • Dolores articulares (también pueden aparecer en la primera fase o algo más adelante)
  • Síntomas gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, vómitos): también pueden aparecer en la fase aguda. 

Además, los pacientes con evolución de cinco días de fiebre y que cumplen menos de cuatro criterios pueden diagnosticarse de enfermedad de Kawasaki si se observan anomalías coronarias en la ecocardiografía.

La enfermedad de Kawasaki no es contagiosa. Tampoco se conoce la causa que la provoca, pero los médicos creen que podría deberse a algún tipo de microbio o virus, ya que suele producir brotes epidémicos hacia fines del invierno o en la primavera.

Kawasaki atípico e incompleto

Algunos pacientes no cumplen todos los criterios clínicos y, a veces, el diagnóstico se hace a partir de las lesiones de arterias coronarias que se observan en la ecocardiografía. Estos casos serían los llamados “Kawasaki incompleto” o “Kawasaki atípico”, son aquellos casos en los que la presentación de la enfermedad tiene una clínica atípica (por ejemplo, con afectación renal, abdomen agudo, derrame pleural...).

El Kawasaki incompleto es más frecuente en edades tempranas, por lo que es importante hacer un diagnóstico e iniciar un tratamiento precoz, ya que estos niños tienen más riesgo de enfermedad coronaria.

Cómo se detecta

No existe una prueba de laboratorio para detectar el Síndrome de Kawasaki. El diagnóstico se basa principalmente en la observación de los síntomas y la exploración del paciente. De todas formas, algunos exámenes complementarios se pueden realizar para ayudar al diagnóstico. Es posible que se realicen pruebas de sangre y orina, así como un ecocardiograma.

Cuando los síntomas se detectan pronto y se tratan, los niños con la enfermedad de Kawasaki empiezan a encontrarse mejor en unos pocos días, y la mayoría de los niños se recuperan de ella sin problemas graves.

En cambio, de no detectarse a tiempo, y en un pequeño
porcentaje de pacientes a pesar del tratamiento, puede provocar complicaciones que afectan al corazón, especialmente aneurismas (dilatación de las arterias del corazón). Estas secuelas podrían ser graves, por lo que ante la presencia de síntomas sospechosos, es muy importante acudir al médico.

Es necesario un tratamiento, generalmente con aspirina y gammaglobulina que paliará los síntomas y disminuirá la probabilidad de desarrollar aneurismas. Una vez superada la enfermedad se debe llevar un seguimiento médico para controlar la salud del corazón.

Más información | AEP

En Bebés y más | Vacunas infantiles y brote de coronavirus: la AEP nos aconseja cómo proceder al respecto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios