Publicidad

Así trabaja Zénit, el perro de terapia que ayuda a minimizar el dolor y la ansiedad de los niños hospitalizados

Así trabaja Zénit, el perro de terapia que ayuda a minimizar el dolor y la ansiedad de los niños hospitalizados
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El Hospital 12 de Octubre de Madrid ha participado en un proyecto pionero en España, que incorpora intervenciones asistidas con animales en una UCI pediátrica. La experiencia piloto ha concluido tras dos meses de trabajo, demostrando que la terapia asistida con perros ayuda a minimizar el dolor y la ansiedad de los pacientes ingresados.

Zénit, un perro de raza Golden Retriever, ha sido el encargado de visitar a los 15 niños y adolescentes que han participado en el proyecto, cuyas edades estaban comprendidas entre los tres y los 18 años. Con su sola presencia, el animal ha conseguido cambiar el miedo y la tristeza, por la calma y las sonrisas.

Cuando los animales ayudan a reducir el dolor y la ansiedad

Zénit forma parte del proyecto "Huellas de colores", una experiencia pionera en nuestro país puesta en marcha por el trabajo conjunto de tres instituciones: la Cátedra Institucional de Investigación Animales y Sociedad, de la Universidad Rey Juan Carlos, la Asociación Psicoanimal y el Hospital 12 de Octubre de Madrid.

En los dos meses que ha durado el proyecto piloto, el animal ha realizado 23 visitas a 15 niños y adolescentes ingresados en la UCI pediátrica del Hospital 12 de Octubre, tras haber sido intervenidos quirúrgicamente o tenido complicaciones en la evolución de su enfermedad.

Los responsables del proyecto aseguran que existen diferencias significativas antes y después de las intervenciones con el animal, como la disminución del dolor de hasta tres puntos —según las escalas habituales de medida de esta variable—, la reducción del nivel de ansiedad y otros síntomas asociados a la patología.

Además, según explica al diario El País, Juan Ignacio Sánchez, jefe de servicio de la UCI Pediátrica del hospital, cuando hace falta sedar a los niños, la dosis que se necesita emplear es menor si el perro está cerca.

"Este estudio viene a demostrar el beneficio del uso de las intervenciones asistidas con animales como una forma más de humanizar los cuidados intensivos y de controlar el dolor de los pacientes con medidas no farmacológicas" - explica Alba Palacios, investigadora principal del proyecto y pediatra de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Universitario 12 de Octubre.

Las familias de los pacientes pediátricos han mostrado su satisfacción con el resultado. Y es que Zénit ha sido capaz de llenar de alegría y calidez, el frío y poco amigable entorno hospitalario, además de aportar un "respiro terapéutico" a los niños ingresados.

Zénit, un perro rescatado del abandono y entrenado para aliviar el dolor

Huellas De Colores Vía catedraanimalesysociedad.org

El gran protagonista de este proyecto es un perro de seis años y de raza Golden Retriever, que fue rescatado de situación de abandono, recuperado y posteriormente entrenado para este fin.

Antes de comenzar, Zénit realizó una visita inicial de reconocimiento a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del hospital, con el fin de comprobar su adaptación al medio, comportamiento e implicación. Pasada esta prueba inicial, comenzó su trabajo.

Durante los meses de enero y febrero, el animal ha realizado un total de 23 intervenciones, visitando una vez por semana la UCI pediátrica durante un periodo de dos horas.

Sus visitas estaban supervisadas en todo momento por psicólogos y técnicos en intervenciones asistidas con animales, y los niños y adolescentes implicados habían sido seleccionados previamente por los profesionales sanitarios.

La Asociación Psicoanimal ha seleccionado también a otros dos perros que podrían trabajar junto a Zénit. Se trata de Senna, una perra mestiza de siete años, y Koma, un mestizo de labrador que también fue rescatado del abandono.

Este tipo de terapia no se utiliza en ningún otro hospital de nuestro país, aunque existe experiencia en centros estadounidenses e italianos. Tal es el caso del Johns Hopkins School of Medicine de Baltimore (EEUU), o del Hospital Capedale Pediátrico Meyor, de Florencia, que mantiene un programa de intervenciones asistidas con animales en la UCI desde hace diez años.

Tener perros es beneficioso para la salud de los niños, además de repercutir positivamente en su bienestar emocional, y este proyecto pionero así lo ha demostrado.

El proyecto "Huellas de Colores" se reanudará en abril durante tres meses más, pero busca financiación para poder convertirse en una terapia estable.

Imagen de portada | iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir