Publicidad

La leche artificial aumenta el riesgo de daño renal en los recién nacidos con muy bajo peso

La leche artificial aumenta el riesgo de daño renal en los recién nacidos con muy bajo peso
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Si en los recién nacidos a término, con un peso adecuado, ya se observa que la leche artificial tiene desventajas con respecto a la alimentación normal con leche humana, en los bebés prematuros o nacidos con muy bajo peso la diferencia se maximiza, siendo los riesgos aún mayores.

Un estudio reciente, publicado en la revista Journal of Human Lactation, ha conseguido demostrar que la leche artificial aumenta el riesgo de daño renal en los recién nacidos de muy bajo peso, y nos sirve a todos para entender por qué es tan importante que estos bebés sean amamantados, por qué son tan importantes las donaciones de leche materna y por qué los profesionales sanitarios tienen que ser expertos en lactancia para poder ayudar a las mujeres en caso de que surjan problemas.

La leche materna da poco trabajo a los riñones

La leche materna está especialmente diseñada para los humanos, por lo que es la mejor para las crías de nuestra especie. Además, la leche de un bebé se adapta al momento en el que nace, de manera que la leche de un bebé de muy bajo peso es muy diferente a la de un bebé nacido a término.

Gracias a la especificidad de la leche, y gracias a la capacidad de adaptación, la mayoría de nutrientes presentes en la leche materna están en una proporción que apenas se aleja de los requerimientos nutricionales del bebé, y por eso el riñón apenas tiene trabajo que hacer (sobra muy poco y no hay mucho que filtrar).

La leche artificial, al ser leche de vaca modificada y adaptada, y al ser estándar para todos los bebés (aunque para los de bajo peso hay fórmulas especiales), puede tener algunos excesos en su composición y hacer que los riñones de los bebés tengan que trabajar más, pudiendo provocar una lesión renal aguda neonatal.

Bajo esta hipótesis, se llevó a cabo este estudio con 186 bebés (114 bebés amamantados y 72 alimentados con fórmula), y vieron que los bebés que recibían fórmula tenían un 80% más de probabilidades de sufrir una lesión renal aguda.

La importancia de una estrategia global a favor de la lactancia materna

Empezar la vida en un hospital por haber nacido con muy bajo peso (por debajo de 1.500 gramos), añadiendo una lesión renal en los primeros días no es la mejor manera de llegar a este mundo. Por eso es necesaria una estrategia global que disminuya en la medida de lo posible estas afectaciones, mediante la alimentación con leche materna.

Hablo de, como he dicho al inicio, dialogar con la mamá para que comprenda que en estos bebés la leche materna es considerada una medicina; de seguir promoviendo la donación de leche materna en los bancos de leche, para destinarse a los bebés que nacen antes de tiempo, o con una salud más frágil; y de que los hospitales cuenten con profesionales formados y actualizados para poder dar respuesta a cualquier problema que pueda surgir en la lactancia.

Foto | iStock
En Bebés y más | La leche materna reduce los ingresos de bebés prematuros y supone un ahorro de hasta 23.000 euros por niño, La lactancia materna mejora la estructura del corazón en bebés prematuros, La leche materna para los bebés prematuros

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir