Compartir
Publicidad

¿Hacen falta accesorios para la lactancia?

¿Hacen falta accesorios para la lactancia?
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando va a nacer el bebé y hemos decidido amamantar nos podemos encontrar con la decisión de comprar determinados productos que, aparentemente, se nos presentan como necesarios para lograr una lactancia exitosa. ¿De verdad hacen falta todos esos accesorios para la lactancia?

Sin embargo, por mucho que consideremos lo mejor para nuestros bebés darles el pecho y estemos dispuestas a usar las ayudas que sean necesarias, todos esos productos y objetos que ofrece la industria no son necesarios para todas las madres y solamente habría que acudir a ellos en determinados casos.

En algunos casos, como expongo, pueden suponer una ayuda o una necesidad incluso, pero desde luego, a priori, no ayudan a la lactancia materna en general y su presentación publicitaria es eso exactamente, publicidad, no realidad contrastada. Y hasta puede ser perjudicial el acudir a ellos sin que se constate que pueden hacernos falta.

Discos de lactancia

El mejor tratamiento para un pezón húmedo es dejarlo secar al aire y aceptar como parte de nuestra fisiología que la leche pueda manar de manera imprevista. Mantener el pezón húmedo en un disco de lactancia es ponerlo en el mejor caldo de cultivo de gérmenes, bacterias y hongos. Puede acudirse a ellos como algo excepcional, por supuesto, pero falta no hacen por principio.

Siempre es mejor dejar el pecho al aire que se seque al terminar la toma, ya que estará listo en menos de un minuto y llevar ropa que no sea evidenteme que se ha mojado si tenemos un pequeño accidente.

Los sacaleches

Una madre que amamanta a demanda a su bebé y lo lleva con ella, esté en casa o tenga que salir a la calle, no necesita, en principio, un sacaleches para nada. Cada madre puede decidir llevar su crianza como considere mejor, pero desde luego, lo de separarse de un recién nacido no es una necesidad biológica ni favorece la lactancia y siempre podemos hacer una extracción manual para lo que no necesitamos más que un recipiente adecuado y nuestras manos limpias.

Si hay grietas o una mala posición lo más adecuado es buscar asesoramiento para lograr un buen agarre y una buena postura, teniendo en cuenta, además, que usar el sacaleches sin necesidad para aumentar la producción con un bebé que mama correctamente, solo puede conducirnos a producir en exceso y llevarnos a problemas. Usar el sacaleches debe dejarse para casos especiales en los que su uso sería recomendable, como cuando hay un bebé prematuro o un verdadero problema de producción insuficiente, pero en ambos casos, trabajar la succión es, a medio plazo, el camino a seguir.

Incluso, si hay una ingurgitación los primeros días, el sacaleches puede resultar perjudicial y es mejor aumentar las tomas y ofrecer el pecho continuamente para resolverla, especialmente si la inflamación es en la zona de la aureóla.

Cojines de lactancia

En realidad, los cojines de lactancia es evidente que no hacen ninguna falta. Con suerte pueden ayudar a tomar en algunos ratos una postura cómoda, pero en la mayoría de los casos son, o puramente objetos decorativos, o artículos que provocan problemas por determinar al bebé a colocarse en una mala postura.

Desde luego a una madre sana no le hacen falta de ninguna manera y todas podemos amamantar perfectamente sin ellos, poniéndonos un cojín normal y corriente bajo el brazo o tumbándonos si estamos cansadas de la postura habitual. Por supuesto, habrá quien disfrute con su uso, pero, en principio, falta no tienen que hacerle a todas las madres.

Como mucho pueden ayudar si hay gemelos, pero tampoco en este caso ofrecen mejor sostén que una almohada normal y corriente.

Las pezoneras

Las pezoneras parecen ser la solución universal para cualquier dificultad en la lactancia en algunos centros de atención al parto. Las madres con pezones planos, invertidos, grandes o con grietas son derivadas al uso de la pezonera, cuando esta, en principio, forma una barrera entre la boca que succiona y el pezón y la aureola que precisan el estímulo.

Una madre a la que se aconseja el uso de las pezoneras como primera solución recibe el mensaje de que su cuerpo es defectuoso y además, puede terminar dependiendo de ese objeto para tener confianza en la lactancia. Y, en general, las pezoneras lo que hacen es reducir el contacto y el estímulo al pecho, lo que se relaciona con una producción insuficiente.

Para atender los problemas que se pretender solucionar con las pezoneras la mejor solución es trabajar una postura correcta, y no el uso de objetos intermedios. Y en los casos que se usen, hacerlo con la ayuda y supervisión de una asesora especializada.

Conclusión sobre los accesorios de lactancia

Todos estos accesorios no son necesarios para amamantar, sin embargo, en algunos casos si son precisos y útiles, y es en ellos en los que deberíamos acudir a ellos. Amamantar es gratis y no hacen falta objetos ni productos para lograrlo. Si luego consideramos que nos vendrían bien esos accesorios, están, pero comprarlos antes es gastar sin necesidad.

En Bebés y más | ¿Los médicos están preparados para fomentar la lactancia materna?, Lactancia materna, todo lo que necesitas saber (I), Lactancia materna, todo lo que necesitas saber (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio