Nueve trucos de magia para hacer con niños

Nueve trucos de magia para hacer con niños
Sin comentarios

La magia tiene la capacidad de maravillar a todos por igual, a los mayores y a los más pequeños. Y es que, ¿quién no disfruta viendo cómo lo imposible se vuelve posible? Cuando vemos trucos de magia todos volvemos a ser niños emocionados ante tal espectáculo.

“Los niños ven magia porque la buscan”.
-Christopher Moore-

Además, la magia ofrece la posibilidad maravillosa de compartir tiempo de calidad con nuestros niños, al mismo tiempo que aprendemos, nos divertimos y sorprendemos a los demás.

Si quieres aprender a hacer algunos trucos de magia sencillos pero muy divertidos con tus pequeños, continúa leyendo. Y sobre todo, recuerda que en la magia, una de las cosas más importantes es cómo hacemos los trucos, ser discretos y las "palabras mágicas" que utilicemos.

Nueve trucos de magia para hacer con niños

juegos-magia-ninos

Lápices de goma

Uno de los trucos más fáciles de hacer y que además, seguro sorprenderá a todos, es el hacer parecer un lápiz común y corriente como si se tratara de uno hecho de goma. Seguramente has visto este truco, pero no te equivoques, sigue siendo muy entretenido.

Para esto solo requieres tener un lápiz regular, de esos que seguramente tienes en casa. Verifica con los demás que se trata de un lápiz sólido de madera.

Agárralo con los dedos pulgar e índice a unos centímetros del lugar donde se encuentra su borrador (calcula un espacio como de 3 dedos).

Entonces comienza a moverlo sostenido desde allí, haciendo movimientos de abajo a arriba sin detenerte. Al rato, parecerá que el lápiz se ha transformado y que ha dejado de ser sólido para convertirse en una especie de goma con movimiento.

“Nunca dudes de la magia. Los pensamientos más puros y honestos provienen de los niños, pregúnteles si creen en la magia y le dirán la verdad”.
-Scott Dixon-

Adivinar la carta en la que el niño está pensando

juegos-magia-ninos

Este truco de magia para niños solo requiere una baraja de naipes. Los pasos son los siguientes:

  • Se toman 21 cartas y se distribuyen, con las caras hacia arriba, en tres filas de siete naipes cada una.
  • Para que el truco funcione, hay que repartir una carta por vez en cada fila, y no las siete de una fila seguidas, para pasar luego a la fila siguiente.
  • Se pide al niño que piense en una carta y que la recuerde, pero sin decir cuál es. Solo debe indicar en qué fila se encuentra.
  • Después se recogen las tres filas, con el cuidado de que la fila señalada por el pequeño quede en medio de las otras dos, y se vuelve a formar el mazo. El procedimiento de distribuir en tres filas, preguntar al niño en cuál está su carta y recogerlas se repite, del mismo modo, dos veces más.

Una vez realizados estos pasos, la carta que el niño haya elegido será la que ocupe el lugar del medio en el mazo, es decir, tendrá 10 cartas encima y 10 debajo.

A partir de este momento, el mago puede elegir el modo más creativo para darla a conocer; por ejemplo, decir que nota una energía especial, que le pesa más en la mano, colocar todas las cartas sobre la mesa cara arriba excepto esa que pondrá cara abajo, etc. Pruébalo, ¡le sorprenderás!

El vaso flotante

Este truco es más sencillo, y consiste en "hacer volar un vaso de plástico".

Lo que haremos es hacer un agujero en la parte de atrás del vaso para que el pequeño mago pueda introducir uno de sus dedos y así, servirá de sujeción invisible.

Eso sí, recomendamos que se encargue un adulto de hacer el corte para evitar accidentes.

Manos magnéticas

Las cartas son uno de los elementos favoritos de los amantes de la magia, y es que son el instrumento perfecto para amenizar y asombrar a los demás. Las manos magnéticas es un truco simple con el que podrá parecer que tus manos pueden atraer con magnetismo las cartas, sin tener que agarrarlas.

Para este truco necesitas un mazo de cartas regulares y a una de ellas debes cortarle una pequeña pestaña en la parte central. Esta pestaña debe quedar hacia la parte trasera, y es muy importante que a la misma le pegues por delante otra carta para que no se note el pequeño orificio que le quedará.

Una vez hecho esto, muestra varias cartas y escoge “al azar” una de ella (la que tiene la pestaña) y con mucho disimulo coloca la pequeña pestaña entre tus dedos para que se sostenga. Entonces, deja caer el resto de las cartas si has usado varias, y esta quedará pegada a tu mano.

Puedes hacerlo solamente con una carta, sin usar otras más, y a medida que vayan desarrollando más habilidades, podéis utilizar otras más e incluso hacer el truco con varias cartas que se queden pegadas a las manos al mismo tiempo. Mucho más interesante.

“La magia consiste en desafiar aquello que parece imposible”.
-Carol Moseley Braun-

Los lapiceros fantasmas

Este truco de magia consiste en hacer desaparecer los colores de un lapicero. Para hacerlo, utilizaremos una caja de pinturas, del tamaño que queráis. Sacaremos todos los colores y los fijaremos con celo justo en la mitad.

Los adultos deberán encargarse del siguiente paso; con la ayuda de un cuchillo, deberéis hacer un corte único por la mitad justo donde acaba el celo, que divida todas las pinturas.

Lo que nos interesa es quedarnos solo con las pinturas que están cubiertas por el celo; será el momento de introducirlas de nuevo en la caja.

Como podréis observar al hacer el truco, al soltar, los colores caerán hacia abajo y parecerá que hayan desaparecido, de tal manera que si vuelves a girar la caja, parecerá que han vuelto a aparecer.

El globo mágico

juegos-magia-ninos

Para este truco necesitarás varios globos, pueden ser del color que quieras. Hínchalos y a uno de ellos (el que se quedará contigo) le colocas en un lugar disimulado un pedazo pequeño de cinta plástica transparente. Es importante que sea fácil para ti buscar después el sitio donde lo colocaste.

Luego pídeles a todos que con un alfiler pinchen su globo, y lo que sucederá es que todos se reventarán excepto el tuyo. Para esto debes pinchar el globo con el alfiler justo en el lugar en donde colocaste la cinta plástica, pero recuerda que no debes sacar el alfiler.

Solo pínchalo y déjalo allí. Pero recuerda que antes de hacerlo debes decir tus palabras mágicas favoritas que sirvan de conjuro para que el truco funcione. Tú puedes decidir cuáles serán tus palabras, o quizás irte hacia un popular pero infalible: ¡Abracadabra!

Hacer desaparecer la moneda

Para este truco de magia para niños necesitas una moneda, un pañuelo y tener una camisa que tenga bolsillos en el pecho. Simplemente debes mostrar a todos la moneda y el pañuelo, demostrando que no hay nada de especial en ellos.

Seguidamente, muestra la moneda en una mano y cúbrela con el pañuelo en la otra mano, y procede a conjurar las palabras mágicas y a empezar a mover el pañuelo adelante y hacia atrás.

En algún momento, recoges la moneda con el pañuelo y la llevas hasta el bolsillo con gran disimulo en donde la dejarás caer y gritas: ¡Voilà! Y muestras como la moneda ha desaparecido mágicamente. Enseñas el pañuelo por todas partes y tus manos.

“La magia es creer en ti mismo, si puedes hacer eso, puedes hacer que todo suceda”.
- Johann Wolfgang von Goethe- .

El tubo mágico

juegos-magia-ninos

A través de este truco, los niños podrán crear un tubo mágico del que emerjan pañuelos, figuritas y otros elementos.

Para hacerlo, deberéis hacer lo siguiente: creamos un cilindro con una hoja de papel (que un lado sea un poco más pequeño que el otro).

Lo pegamos con celo y lo tapamos, haciendo otro cilindro encima con otro folio diferente (este con las mismas dimensiones en ambos lados).

Nos ayudaremos del celo para fijar el papel; el hueco que deja el interior de ambos cilindros nos servirá de escondite secreto, para que introduzcamos todo lo que queremos que salga del tubo mágico. Una vez lo tenemos, ¡toca experimentar y disfrutar con los niños!

Hacer flotar el brazo

Este truco es un poco diferente; es más visual, ideal para sorprender a los más pequeños. Tan solo necesitas ¡tu propio cuerpo y una pared!

Para hacerlo, deberás presionar el brazo contra la pared y empujar intentando levantarlo durante 30 segundos. Cuando dejes de empujar y bajes el brazo, verás cómo este se levanta "de forma mágica", hacia arriba y sin el más mínimo esfuerzo.

Este curioso truco se basa en un fundamento científico denominado "ilusión de Kohnstamm". Este fundamento explica el hecho de que el cerebro todavía tenga en la memoria la orden de "levantar el brazo"; lo que ocurre es que, cuando dejamos de presionar, el músculo aún tiene esa orden en el cerebro, y lo que hace es ejecutarlo en piloto automático.

Y tú, ¿conocías alguno de estos trucos? No olvides que la magia está en todos lados, y que gracias a ella puedes tener momentos muy especiales con los niños, sin necesitar muchas cosas. Aprovecha estos momentos, ideales para aprender, disfrutar, reír y ser felices.

Fotos | Portada (pexels), Imagen 1 (pexels), Imagen 2 (pexels), Imagen 3 (pexels), Imagen 4 (pexels)

Bebés y más | Crea momentos bonitos con tus hijos: tener recuerdos felices de la infancia ayuda a tener mejor salud física y mental, Por qué es positivo usar el humor para mejorar la comunicación con los hijos y cómo podemos hacerlo

Temas
Inicio