Publicidad

A las defensoras de "No somos vasijas": ¿Y si una mujer quiere ser "vasija"?

A las defensoras de "No somos vasijas": ¿Y si una mujer quiere ser "vasija"?
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ayer os explicamos que se ha lanzado en España la campaña "No somos vasijas" contra los vientres de alquiler o maternidad subrogada, con la intención de que no se legalice esta práctica en nuestro país y que, de hecho, ni siquiera se llegue a plantear por ningún partido político.

Las razones las explicamos en dicha entrada y se centran sobre todo en la explotación que se está haciendo de mujeres con pocos recursos económicos. Ahora bien, hay países donde el factor económico queda en segundo plano y casos donde las madres sustitutas lo hacen de manera altruista, por amor, por ayudar a una pareja a ser padres y por decisión propia: ¿Y si una mujer quiere ser "vasija"?

La historia de Tamara y Logan

En la foto de arriba tenéis la imagen de una mujer que acaba de dar a luz (Logan, la de la derecha) y otra que toma en brazos al bebé del que es madre, pero que no ha gestado. Es una historia de la que ya os hablamos en su momento, pero que se resume en la alta probabilidad de tener un embarazo muy dificultoso por parte de la una y la oferta de su mejor amiga de gestar por ella a su bebé.

No hay negocio de por medio, solo amistad. Tamara tuvo una hija prematura, de 25 semanas, y muchos problemas asociados y, aunque quería tener otro bebé, el miedo a revivir de nuevo lo mismo no le dejaba decidirse. Logan se ofreció para gestarlo y así es como esta historia de amistad acabó en esa imagen.

La abuela que dio a luz a su nieto

650 1200 5

Allá por el año 2010 supimos de una mujer que decidió dar a luz a su nieto. Después de que su hija pariera a dos gemelos sin vida y después de un tercer bebé con el que sufrió un aborto involuntario, surgió la opción de que ella gestara a su nieto y gracias a ello su hija pudo ser madre y ella abuela.

De algo parecido os hablamos hace unos meses, cuando una mujer dio a luz a su nieto, hijo de su hijo gay. Sin pareja, y con un deseo de ser padre que tenía desde hacía mucho tiempo, logró su sueño gracias a su madre, que se implantó un óvulo de donante anónima fecundado con el esperma de su hijo.

Una historia un tanto rocambolesca que acabó con ella dando a luz a su nieto y con su hijo convirtiéndose en padre, como era su deseo. ¿El niño? Ya lo dije en su día (es mi opinión, por supuesto): mientras haya cariño, mientras haya una buena relación y mientras el niño esté bien cuidado, lo demás puede quedar perfectamente en un segundo plano.

El niño español que nació en Estados Unidos

De este caso os hablamos también en el año 2010. Una pareja homosexual española decidió tener un bebé a través de la maternidad subrogada y para ello hicieron las gestiones en EE.UU. donde sí es legal dicha práctica. Aquí sí hubo dinero de por medio, 65.000 dólares que se desglosaron del siguiente modo: 15.000 de abogados, 30.000 en la clínica de fertilidad y 20.000 a la madre. Ese dinero, en teoría (los 20.000) tienen como objetivo cubrir los gastos y las molestias que puedan ocasionar el hecho de gestar a un bebé durante 9 meses.

Personalmente, si fuera por dinero, si fuera por los 20.000 dólares, yo no tengo muy claro que hiciera algo así, porque no cubre todo lo que supone el gestar, los síntomas, el faltar al trabajo, el no poder atender igual a tus hijos y en general todas las molestias asociadas, y todo para luego dar a luz y entregar al bebé a otras personas. Vamos, que si una mujer lo hace por dinero no creo que le valga mucho la pena.

Mujeres que quieren hacerlo

Vivimos en un momento histórico en que la libertades, pese a que aún siguen estando muy coartadas, son cada vez mayores. Las personas tienen cada vez más derechos y, mientras esas libertades no afecten a las de otras personas, debería ser posible decidir. ¿Qué hay de malo si una mujer lo hace por propia voluntad?

Siempre habrá el problema ético del bebé, ese que afecta cuando se habla de aborto y el que surge aquí, cuando un bebé es separado de la madre que le ha llevado nueve meses en su vientre. Es inevitable y es un factor muy a tener en cuenta tanto por los padres futuros y por la mujer que debe gestar (en realidad es una decisión muy complicada que nunca debería tomarse a la ligera). ¿Debería entrar la ley a regular esto, si las dos partes implicadas están de acuerdo?

Ahí dejo el debate abierto. En España, en realidad, no lo hay, porque directamente es ilegal: no se puede hacer. Pero cuando una campaña importante surge de la nada para evitar que se legalice es lógico que aparezca el contrapunto y diga lo contrario: Es mi cuerpo, ¿por qué no puedo decidir yo qué hacer con él?

En Bebés y más | La cara más amarga del "vientre de alquiler": se llevan a la gemela sana y dejan a la mujer la que tiene síndrome de down, Vientre de alquiler o maternidad subrogada: legalidad en el mundo, ¿Qué opinas sobre el vientre de alquiler? Casi un 80 por ciento de los españoles está a favor

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios