Compartir
Publicidad

¿Se puede hacer la danza del vientre embarazada?‏

¿Se puede hacer la danza del vientre embarazada?‏
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo una buena amiga que da clases de danza del vientre y un día me comentó que estaba muy contenta porque iba a empezar a dar clases a mujeres embarazadas. Me quedé un poco perplejo porque no sabía yo que las mujeres embarazadas, con sus vientres, hicieran danza del vientre.

Le pregunté sobre ello y estuvo un rato explicándome el tema. Al final llegué a la conclusión de que, no sólo se puede hacer danza del vientre estando embarazada, sino que puede ser hasta recomendable.

Beneficios físicos de la danza del vientre

Cuando una mujer se queda embarazada está claro que el cuerpo va a empezar a cambiar. Los kilos empiezan a aumentar, pueden llegar molestias físicas y puede (suele) perderse agilidad. Por esta razón se recomienda que toda mujer embarazada haga un poco de ejercicio, para que gane fuerza y resistencia y para que, en general, se encuentre mejor.

La danza del vientre es una manera más da hacer ejercicio suave, con la ventaja de que fortalece los músculos que intervienen en la sujeción del bebé en el embarazo y también los que se ponen en marcha en el momento del parto. Sin ir más lejos, se dice que es uno de los bailes más antiguos practicado por las embarazadas con el fin de lograr un parto menos doloroso y, a la hora de parir, en algunas tribus, algunas mujeres rodeaban a la mujer que estaba pariendo y bailaban la danza del vientre, para que ella hiciera los mismos movimientos de manera refleja y reducir así el dolor de sus contracciones.

Beneficios psicológicos de la danza del vientre

Hacer ejercicio ayuda a desconectar de muchas cosas, a eliminar estrés y a sentirnos mejor con nosotros mismos (en este caso con cada una). Bailar, además, es incluir música y sentimiento al ejercicio, convirtiéndolo además en algo más vivo, más rítmico y agradable.

Si a esto le añades que allí puedes encontrar a otras mujeres en la misma situación que tú, o simplemente a mujeres no embarazadas pero ajenas a tu círculo habitual de amistades, se abre la posibilidad de conocer a otras personas, de compartir tu embarazo, de pasar un buen rato y crear así ese rinconcito de tiempo que te dedicas a ti misma, a la música, a tu cuerpo y a tu bebé.

Digo “a tu bebé”, porque él también bailará, en cierto modo. Tus movimientos le afectarán moviéndole también al ritmo de la música, meciéndole allí dentro mientras mamá disfrutando del momento.

Conocer el cuerpo de cada una y sus limitaciones

Si la clase de danza del vientre está dirigida a mujeres embarazadas no habrá demasiado problema porque la profesora lo tendrá en cuenta a la hora de desarrollar los ejercicios. Si en cambio es una clase abierta a todas las mujeres, la monitora deberá saber que estás embarazada para que adapte algunos movimientos, si lo considera necesario, a tu estado de gestación.

Por otro lado, aunque la danza del vientre es un baile bastante tranquilo, una debe conocer sus limitaciones y su propio cuerpo para saber cuándo es necesario parar. Si en algún momento aparece el cansancio o la fatiga es mejor disminuir el ritmo o directamente parar. Ya habrá días para seguir disfrutando con ello.

Foto | J. Victor
En Bebés y más | Danza del vientre en el embarazo, Sayuntis: danza del vientre y yoga para embarazadas, 10 consejos para hacer ejercicio en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos