Publicidad

El estrés de ambos padres en el embarazo podría influir en el comportamiento y la salud emocional del niño

El estrés de ambos padres en el embarazo podría influir en el comportamiento y la salud emocional del niño
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El embarazo es una de las etapas más emocionantes para las parejas de padres y madres primerizos, pero también, puede ser una de las más estresantes al presentarse un millón de dudas, temores y tener que tomar decisiones importantes acerca del bebé que viene en camino.

Pero a pesar de esos miedos o estrés, es importante que se haga lo posible por disfrutar el embarazo de manera relajada y optimista, pues de acuerdo con un nuevo estudio, el estrés de ambos padres en el embarazo podría influir en el comportamiento y la salud emocional del niño.

En Bebés y más hemos hablado en diversas ocasiones acerca de cómo influye la salud emocional o el estado de ánimo de la madre durante el embarazo en el desarrollo del bebé. Sin embargo, poco se ha hablado acerca de cómo influye el estrés del padre o de la pareja en conjunto durante esta etapa.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, Birmingham, Nueva York y Leiden, han publicado un estudio en el que se analizó la influencia de la salud emocional de ambos padres durante el embarazo, encontrando que sus problemas emocionales pueden influir en el bebé y predecir si habrá problemas emocionales y de comportamiento.

Según el estudio, que fue publicado en la revista Development & Psychopathology y analizó a 438 parejas de padres primerizos de Inglaterra, Nueva York y Países Bajos, los conflictos de pareja y el estrés de ambos padres aumenta la posibilidad de que los niños presenten problemas de comportamiento y salud emocional a los dos años de edad.

Se encontró que el bienestar de las madres primerizas en el embarazo impacta de forma directa el comportamiento de sus hijos a los dos años de edad, pues las madres que presentaban estrés y ansiedad en esta etapa tenían mayores probabilidades de ver que sus hijos tengan problemas de comportamiento como rabietas, inquietud o rencores.

De igual forma, se encontró que los niños de dos años tienen mayores posibilidades de presentar problemas emocionales, como mostrarse preocupados, tristes o llorosos, asustarse fácilmente o ser demasiado inseguros y apegados durante situaciones nuevas, si sus padres estuvieron teniendo problemas en su relación durante el embarazo, desde sentirse infelices hasta tener peleas y otros tipos de conflictos.

Claire Hughes, una de las investigadoras del estudio, explica que la mayoría de los estudios de este tipo se han enfocado solamente en la salud emocional de la madre sin prestar atención a los padres, pero que esto debe cambiar, pues como han podido comprobarlo, ambos padres tienen efectos a largo plazo en la salud de sus hijos: "Nuestros hallazgos resaltan la necesidad de un apoyo más temprano y más efectivo para las parejas para prepararlos mejor para la transición a la paternidad", explica.

Recordemos que además de estos problemas en el comportamiento y salud emocional, otras investigaciones han relacionado la ansiedad y estrés de la madre a la salud del bebé, pues se ha encontrado que la ansiedad y depresión en el embarazo se asocian a un menor peso al nacer, al igual que el estrés, que además aumenta las posibilidades de padecer al asma infantil.

En conclusión, el equipo de investigadores coincide que se necesita proporcionar más apoyo para las parejas antes, durante y después del embarazo, para mejorar los resultados a futuro en la salud de los niños.

Foto | iStock
Vía | EurekAlert

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir