Publicidad

La contaminación atmosférica aumenta el riesgo de aborto y dificulta el embarazo natural o por fecundación in vitro

La contaminación atmosférica aumenta el riesgo de aborto y dificulta el embarazo natural o por fecundación in vitro
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Vivir en una gran ciudad con mucho tráfico no es una buena opción cuando se busca un embarazo, aunque sea por reproducción asistida. Es una de las conclusiones del Primer simposio internacional sobre estilo de vida y fertilidad, celebrado en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona, donde diferentes estudios han concluido que el incremento de las partículas contaminantes en suspensión, durante los tres días antes de la fecundación, hace crecer el riesgo de aborto o disminuye la posibilidad de gestación.

Igual de contundente se ha mostrado el doctor Miguel Ángel Checa, coordinador del Grupo de Investigación en Infertilidad de Barcelona del IMIM, jefe de sección de Reproducción Humana del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital del Mar:

"Las pacientes que están sometidas a niveles más altos de contaminación en la ciudad de Barcelona, tienen peores tasas de embarazo, aunque sea por fecundación in vitro, y un riesgo más alto de aborto".

La influencia de la contaminación en la fecundación in vitro

La doctora Mireia González, especialista en obstetricia y ginecología, ha analizado los efectos de los niveles de contaminantes atmosféricos sobre el éxito de la fecundación in vitro. El estudio ha demostrado que la exposición a partículas en suspensión durante los días previos a la implantación de los embriones en estos procedimientos tiene un efecto directo sobre su fracaso o la posibilidad de aborto.

Para llegar a esta conclusión, se hizo un seguimiento de cerca de 200 pacientes del área de Barcelona y de Girona que se sometieron a un tratamiento de fecundación in vitro. El trabajo analizó tanto el papel de estas partículas, procedentes básicamente del tráfico de vehículos, como el de otro contaminante atmosférico, los óxidos de nitrógeno (NOx).

De los 486 casos analizados, se produjeron 215 gestaciones, de las que solo la mitad evolucionaron en embarazo. La redactora de la tesis, la doctora González apunta que "el incremento de las partículas en suspensión, sobre todo las más pequeñas (PM2,5), los tres días previos a la transferencia y en el día de su realización se asocia de forma directa con un mayor riesgo de aborto y de no obtener la gestación".

"No se tiene que cambiar la técnica de realización de la fecundación in vitro, sino que hay que cambiar las ciudades en relación con la contaminación derivada de la combustión de los motores".

El estudio tuvo en cuenta los niveles de contaminantes atmosféricos 15 días antes de la implantación, tres días antes, el mismo día y siete días después. Las pacientes que participaron tenían una media de edad de 37 años y los motivos más habituales de infertilidad eran la edad avanzada y la baja reserva ovárica, sin que hubiera diferencias en el tipo de protocolo de estimulación ovárica utilizado ni en la forma de fecundación.

El simposio, celebrado el pasado día 29 de noviembre, ha contado con algunos de los principales expertos mundiales en fertilidad y ha analizado el impacto que tienen aspectos como la contaminación, la dieta o la actividad física. Se trata de una iniciativa del Grupo de Investigación en Infertilidad de Barcelona del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Fundación Fertty.

Vía | Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La exposición a contaminantes desde el embarazo eleva el riesgo de muerte en bebés y afecta a la capacidad pulmonar en la infancia, La contaminación durante el embarazo altera el tamaño de los órganos principales del bebé

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir