Los 13 errores más frecuentes en el embarazo que debes evitar
Embarazo

Los 13 errores más frecuentes en el embarazo que debes evitar

El embarazo es una etapa única en la vida de la mujer, caracterizada por ser una transformación total de mente y cuerpo. En esta etapa, es normal tener cientos de dudas -sobre todo si eres primeriza- y como en cualquier situación nueva de la vida, cometer algunos errores.

Por ello, hemos hecho una lista con los errores más frecuentes que suelen presentarse durante el embarazo, para que puedas evitarlos y tener una gestación saludable y feliz.

Comer por dos

Comenzamos nuestra lista de errores frecuentes en el embarazo con uno de los mitos más populares sobre la gestación: que la madre debe comer por dos ahora que espera un bebé. Nada más alejado de la realidad.

Aunque es verdad que quizás necesitamos aumentar el consumo de ciertos alimentos saludables y beber más agua de lo usual, durante el embarazo el metabolismo de la mujer se adapta para nutrirla a ella y el bebé, sin necesidad de aumentar demasiadas calorías.

Ahora más que nunca, es importante seguir una dieta saludable, rica en alimentos nutritivos e hidratantes, que además de ayudar a no aumentar de peso en exceso, ayuda a prevenir complicaciones que pueden presentarse durante esta etapa, como la diabetes gestacional.

Consumir cosas prohibidas

embarazada bebiento alcohol
Foto | iStock

En el segundo lugar de nuestra lista, tenemos otro punto relacionado con la alimentación. Aunque técnicamente las mujeres embarazadas pueden seguir comiendo prácticamente de todo mientras esperan a tu bebé, hay algunos alimentos y bebidas que se deben evitar.

El alcohol, por ejemplo, está completamente prohibido durante esta etapa, pues cada gota que se bebe también le llega al bebé. El café es otra bebida con la que debemos tener especial cuidado, pues los estudios más recientes han encontrado que incluso las cantidades que se suponían "seguras" pueden afectar al bebé.

Por otro lado, tenemos los alimentos que están prohibidos durante el embarazo, como aquellos que están crudos (como los huevos, los mariscos y la carne), los alimentos y bebidas lácteos no pasteurizados, y los pescados con altos niveles de mercurio.

No tomar ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina esencial para el embarazo. Aunque es necesario para todos, durante el embarazo se requiere un aporte extra, ya que la falta de éste puede ocasionar graves defectos en el tubo neural del bebé, como espina bífida o anencefalia.

Usualmente, ese aporte extra de ácido fólico es recomendado por el médico o ginecólogo a través de suplementos o vitaminas especiales para el embarazo, pero también podemos ayudar a obtener un poco más a través de nuestra alimentación.

Automedicarse

embarazo
Foto | iStock

Tomar medicamentos sin la prescripción o recomendación de un médico nunca es recomendable y menos durante el embarazo. Muchos de los medicamentos que regularmente tomamos pueden ser perjudiciales para el bebé, por lo que siempre hay que consultar al médico.

Incluso el paracetamol, que es uno de los pocos medicamentos que se consideran seguros durante el embarazo, debe tomarse con precaución, pues cantidades excesivas o combinado otros medicamentos también perjudican al bebé.

Saltarse las visitas al ginecólogo

Hablando de ir al médico, durante el embarazo es una etapa en la que debemos acudir a él con frecuencia. Las citas al ginecólogo durante esta etapa son las que nos permiten saber si nuestro embarazo está transcurriendo como debería.

Además de ver cómo nos hemos sentido y resolver dudas, durante estas revisiones nos harán análisis de sangre (muy importantes para nosotras y el bebé) y las ecografías, necesarias para detectar si hay algún problema.

Aumentar kilos en exceso

embarazo kilos
Foto | iStock

¿Recuerdas lo de no comer por dos? Una de las razones por las que no se recomienda hacer eso -además de no ser necesario- es que una ingesta excesiva de calorías durante provocar un aumento de kilos no recomendable, lo que puede traer complicaciones derivadas del sobrepeso, como hipertensión arterial, eclampsia, diabetes gestacional, retardo del crecimiento del bebé en el útero, nacimiento prematuro, hemorragias importantes durante el parto….

No hacer ejercicio

Hace algunos años se pensaba que las embarazadas no debían hacer ninguna clase de esfuerzo y llevar su gestación de forma cuidadosa y tranquila. Pero aunque es verdad que no debemos exigirle de más a nuestro cuerpo durante esta etapa, no debemos caer en el error de no hacer ejercicio. Este es un error tan frecuente, que cuatro de cada diez mujeres deja de hacer ejercicio por temor a causarle daño al bebé.

Pero diversos estudios han encontrado que además de ayudar a controlar el aumento excesivo de peso durante esta etapa, hacer ejercicio en el embarazo mejora la función pulmonar del bebé y reduce el riesgo de que padezca asma, disminuye el riesgo de padecer diabetes gestacional y además, ayuda a acortar la duración del parto.

No descansar

Así como hay mujeres que piensan que deben ser súper cuidadosas y no hacer ningún esfuerzo durante el embarazo, también tenemos el polo opuesto: mujeres que no se dan el tiempo de tomarse un descanso y quieren hacerlo todo sin ayuda.

Aunque es cierto que somos capaces de muchas cosas, en el embarazo es importante recordar tomar pausas para permitir que nuestro cuerpo que descanse, porque por más maravilloso y fuerte que sea, en esta etapa el descanso es vital y necesario.

Olvidarse de cuidar e hidratar la piel

embarazo
Foto | iStock

Cuidar la piel siempre es importante, pero durante el embarazo lo es aún más. Nuestro cuerpo para por una gran transformación, en la que gran parte de nuestra piel sufrirá varios cambios. Por ello, es importante asegurarnos de cuidarla bien, manteniéndola hidratada y protegiéndola adecuadamente del sol.

Además, aunque las estrías pueden ser hereditarias, cuidado nuestra piel ayudaremos a reducir la probabilidad de tenerlas.

Comprar cosas que no necesitarás

En la emoción por la próxima llegada de nuestro bebé, podemos volvernos un poco locas deseando comprarle todo necesario: la ropita, los pañales, la cuna, las mantitas, los juguetes, los peluches... ¡la lista puede volverse infinita!

Pero la realidad es que los bebés no necesitan tantas cosas como pudiéramos pensar y hay algunas que puedes evitar comprar por completo, ya que poco las utilizarán (hablo por todas las mamás que, como yo, terminaron con la cuna como perchero o almacén de juguetes).

Aquí te dejo una lista de los artículos que considero imprescindibles para el primer año del bebé, muchas de las cuales puedes comprar incluso después de que haya nacido.


Escuchar los consejos de todo el mundo

Esta es una situación común: apenas anuncias que tendrás un bebé y mágicamente todos los que te rodean se vuelven expertos en crianza. Aunque está bien escuchar los consejos de padres y madres experimentados, no estás obligada a seguirlos todos. Quédate con lo que te sirve para ti y tu bebé, y no te preocupes si haces las cosas diferentes a los demás.

No dejar tiempo para ti

Finalmente, algo de lo que con frecuencia hablo en Bebés y más: el tiempo para mamá. Aunque usualmente lo hacemos enfocado a quienes ya tienen hijos, en el embarazo el autocuidado también es importante.

Recibir un mensaje prenatal, ir a un spa, leer, meditar o anotarte a una clase de ejercicio prenatal son algunas ideas de cosas que puedes hacer para tus momentos de autocuidado durante el embarazo.

Foto de portada | Ryan Franco en Unsplash

Temas
Inicio