Compartir
Publicidad
Publicidad

Casi el 80% de los niños sigue recibiendo azotes

Casi el 80% de los niños sigue recibiendo azotes
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras la noticia de ayer, en que vimos como una azafata de vuelo decidió arrancar de los brazos de su madre a un bebé al que estaba azotando, me parece interesante comentar dos estudios recientes en los que se muestra que tanto los azotes como otras formas de castigo corporal siguen siendo un recurso educativo (por llamarlo de alguna manera) común.

Desde el año 1979 son 24 los países que han prohibido los castigos físicos, sin embargo se observa que, en EEUU, por ejemplo, cerca del 80 por ciento de los niños en edad preescolar siguen recibiendo castigos corporales.

El Dr. Desmond Runyan, director de uno de los estudios en que se hicieron encuestas en Brasil, Chile, Egipto, India, Filipinas y los EEUU, comentó que los índices de castigo corporal eran "dramáticamente superiores" en todas las comunidades "que los índices oficiales publicados de abuso físico en cualquier país".

Dicho estudio, que se publicará en la próxima edición de la revista Pediatrics dice también que el castigo corporal fue más utilizado por las madres que tenían menos años de educación, que los índices de castigos corporales varían ampliamente entre las comunidades de un mismo país y que los castigos violentos son igual o más comunes en países distintos a los EEUU, sobretodo en aquellos cuyas poblaciones tienen ingresos medios o bajos.

El otro estudio que quería comentar y que se publicará en la revista Child Abuse Review halló que en el año 2002 los niños fueron abofeteados o azotados un 18% menos que en 1975. Esto es una buena noticia, sin duda, sin embargo no lo es tanto si observamos que a pesar de esa disminución el 79 por ciento de los niños en edad preescolar continuaban siendo azotados en el 2002 y si añadimos que cerca de la mitad de los niños de 8 y 9 años habían sido golpeados en alguna ocasión con un objeto (ya sea una vara de madera, un cinturón,...).

"El estudio señala que los EEUU, a diferencia de la mayoría de los demás países de ingresos elevados, ha tenido pocos cambios en el uso del castigo corporal como algo común", comenta el Dr. Adam J. Zolotor.

Estos días estamos tratando bastante estos temas tanto en las entradas al respecto realizadas por Mireia como por la noticia de ayer, que abrió un interesante debate. Lo cierto es que personalmente me alegro de que estos temas aparezcan y se debatan. Hace 25 años, seguro que nadie hablaría sobre estos temas ya que a todos nos parecería normal y útil pegar a nuestros hijos "a tiempo" o como último recurso (o penúltimo, vete a saber).

Esto quiere decir que muchos de los que en nuestra infancia recibimos cachetes y azotes hemos decidido no traspasar esta herencia a nuestros hijos y esto abre un camino a la no violencia muy necesario para los niños. De aquí unos años, más que probablemente, la gente se reirá al ver que en el año 2010 los papás debatían sobre lo adecuado o no de dar un cachete a sus hijos, tal y como ahora nos reímos de aquellos que, hace décadas, valoraban lo adecuado o no de pegar a sus mujeres.

Vía | Healthfinder Foto | hapal en Flickr En Bebés y más | Criar sin azotes: reconocer los síntomas de la ira, Los azotes no sirven para nada (I), (II) y (III), Criar sin azotes: un hijo es lo más importante que haremos en la vida

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos