Compartir
Publicidad
Publicidad

Intervenir si presenciamos una bofetada

Intervenir si presenciamos una bofetada
Guardar
63 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quien dice bofetada, dice azote, cachete, manotazo… ¿Qué haríais si presenciais que un adulto golpea a un bebé? Una noticia reciente me ha hecho pensar sobre esta cuestión. Una azafata de avión no dudó en arrebatarle de los brazos a su bebé a la mujer que le propinó una bofetada en pleno vuelo.

Hay que decir que la mujer estaba muy nerviosa, el padre quería que soltara al bebé y se calmase y el bebé tenía un ojo amoratado, lo cual podría haber animado a la auxiliar a intervenir en una situación que se podía haber ido de las manos, y que además el personal de vuelo tiene permiso legal para hacerlo.

Sin embargo, ¿es ésa la actitud habitual en una sociedad en la que ver cómo se pega a un niño muchas veces está normalizado? Me da la impresión de que vivimos en un mundo de “vive y deja vivir” y ante el miedo a meternos donde no nos llaman, de enfrentarnos a otros adultos, cerramos los ojos y hacemos oídos sordos a situaciones como las descritas.

No me refiero a palizas, pues tal vez éstas sean mucho más difíciles de presenciar (incluso de detectar) y se suelen hacer en ámbitos privados, me refiero a esos cahetes o palmotadas que sí son más frecuentes a la vista de todos y que, aunque en muchos países no están prohibidos, y en los que lo está se desconoce o se ignora frecuentemente, deberían ser erradicados de la “normalidad” en nuestra conciencia colectiva.

Porque pegar a un niño conlleva graves consecuencias, tanto emocionales como físicas, y no se pueden tolerar en ningún caso. Los azotes no sirven para nada, sólo hacen daño.

Yo recuerdo haber visto, de adulta, cómo pegaban a algún niño, un estirón de pelo, de orejas, un cachete en el culo o palmotadas en la mano. No sé si alguna bofetada. Esto ha sucedido en el parque, o en distintas situaciones, como en una tienda en la que el niño no dejaba de correr y rompió algo.

Yo no conocía a esas mujeres y hombres, y nunca dije nada. Se me encoge el corazón al ver esas escenas, y no sé si les miro con cara de indignación o de lástima, pero creo que no parecen darse cuenta de mi mirada. Tampoco de las palabras de reprobación y de rabia que puedo decir a mi acompañante. Porque no se las digo a ellos, que en esos momentos están airados. Tal vez debería hacerlo, ser valiente, no callarme y actuar.

¿Sería distinto si presencio una paliza? Podría asegurar que sí, creo que me interpondría de alguna manera, gritaría auxilio y llamaría a la policía de inmediato, pues se me revuelven las tripas de pensar en ese daño y si quedara impasible no me lo perdonaría.

Pero entramos en la fina línea que separa (o no) una bofetada o un cachete del maltrato, ¿dónde pongo el límite para actuar si lo presencio? ¿Propician estas reflexiones titulares inefables como el de esta noticia a través de la cuál conocí el caso de la azafata que separó al bebé de la madre que le pegaba?

No, no se puede pagar a un bebé. Si algo tengo claro es que pegar no es una buena manera de educar, es un recurso que nos anula como padres protectores y responsables. Pero, ¿y si presenciamos cómo pegan a otro niño? ¿De qué manera deberíamos intervenir si presenciamos una bofetada? ¿No ayuda nuestro silencio a perpetuar este comportamiento?

En Bebés y más | Me molesta que los padres peguen a sus hijos, La mitad de los padres pegan a sus hijos, Corregir no es pegar, alternativas a la bofetada, Criar sin azotes: recursos naturales para prevenir, Educar con respeto (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos