Compartir
Publicidad
Publicidad

"Corregir no es pegar" también en el 2008. Alternativas a la bofetada.

"Corregir no es pegar" también en el 2008. Alternativas a la bofetada.
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 

Los movimientos de defensa de los animales surgieron en Inglaterra en el siglo XIX y los de protección de la infancia después. Repito, los niños fueron los últimos que se subieron al carro de los derechos, la ética y la piedad de los adultos.

Más de 150 años después aquí seguimos: la violencia contra los niños ha desaparecido, aparentemente, de la sociedad y las escuelas (si alguien toca a tu hijo, los padres ponemos una demanda) pero se ha instalado cómodamente en el interior de las los hogares.

La Fundación Vicky Bernadet ha vuelto a denunciar públicamente unas cifras que cuesta digerir: un mínimo del 20% de la población sufre abusos en su infancia.

Esta lamentable y extrema situación es sólo la punta del iceberg, porque el resto de los niños no son criados por padres seguidores de Gandhi. Más del 50% de los adultos todavía creen que es necesario pegar a un niño para educarlo y para imponerle disciplina.

Afortunadamente, aunque muchos padres sigan siendo analfabetos emocionales, pegar es ya delito en España. En este caso, la ley ha ido por delante y ahora toca cambiar la mentalidad. Hace 3 años Lola ya nos mostró una campaña de Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la organización Save the Children llamada Corregir no es pegar cuyo objetivo era: sensibilización contra el castigo físico a los niños y niñas en la familia. Hoy, sigue estando igual de vigente.

¿Qué es un castigo físico? Son las bofetadas, los azotes, golpes en la cabeza, los tirones de pelo y orejas, los pellizcos y otras agresiones corporales, así como la humillación que conllevan. Todo esto constituye una violación del derecho del niño a su integridad física y por supuesto emocional.

¿Recordáis el cuento del valor del ejemplo? Si yo zarandeo o chillo a mi hijo porque ha hecho algo incorrecto (a mi entender), el mensaje que le doy es de predomino de la fuerza sobre la palabra, de falta de serenidad y de amor.

Él reproducirá este comportamiento con sus semejantes como este vídeo nos muestra tan fríamente. ¿O creemos que la violencia en las aulas ha salido de la nada?

Para Save the children, expertos en el tema, las ALTERNATIVAS AL CASTIGO físico son: autoridad y cariño. Estas son sus recomendaciones literales:

  • Imponer normas y límites coherentes a los niños y niñas, hacerlas respetar y castigarlos con firmeza y claridad cuando se salten la norma, pero sin pegarles ni humillarles.
  • Educar a los niños y niñas en derechos y responsabilidades, fomentando su autonomía.
  • Compartir el tiempo suficiente y de calidad con nuestros hijos e hijas.
  • Demostrar el cariño (abrazar, besar a nuestros hijos) y decirlo, no darlo nunca por supuesto (“Él sabe que le quiero”), independientemente de que a veces hagan las cosas mal y se equivoquen.
  • No chantajear afectivamente a nuestros hijos ni dejarnos chantajear por ellos.
  • Premiar a nuestros hijos e hijas no sólo con cosas sino con tiempo compartido y con nuestro reconocimiento.
  • Enseñar a pedir perdón pidiéndoselo nosotros cuando nos equivocamos.

Tal vez alguna de estas recomendaciones sea cuestionable, pero entonces el debate está en otro nivel: educación y ya no violencia.

Es verdad que criar hijos es una tarea extremadamente difícil y dura en muchas ocasiones, y que la soledad, el agotamiento y la falta de paciencia nos hacen perder los papeles ante la menor o mayor travesura de nuestros hijos. Pero para eso está nuestra madurez: para poner orden donde hay caos.

¿No se dice que los hijos nos ayudan a ser mejores personas? Si lo intentamos, todos ganamos.

Más información | Save the children con pdf: "Amor, poder y violencia" Más información | El trabajo interior de la paternidad Más información | Tu hijo es buena persona Más información | Autoridad positiva y cómo conseguirla En Bebés y más | ¿Por qué el castigo no funciona? En Bebés y más | La justa medida en el castigo En Bebés y más | Los premios y el castigo En Bebés y más | La rebeldía de los 2 años En Bebés y más | Las rabietas según Rosa Jové: "Quiéreme cuando menos lo merezca, porque es cuando más lo necesito" En Bebés y más | 20 errores en la educación de los hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos