Compartir
Publicidad

Se chupa el dedo

Se chupa el dedo
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Además de ser un reflejo innato que dura hasta el año y servirle al bebé para alimentarse, la succión le proporciona una sensación de consuelo, seguridad e incluso le ayuda a dormirse. Por eso, algunos bebés adoptan hábitos como chuparse el dedo, el chupete, un trapito o un objeto preferido, también llamada succión no nutritiva.

Es normal que haya etapas en las que el niño se chupe el pulgar un tiempo y luego pasen. En ese caso no hay por qué preocuparse, como si lo hace antes de cumplir el año. Pero el problema viene cuando son mayores, lo hacen a todas horas y durante meses o años, lo que podría causarles infecciones o un daño irreversible en los dientes al deformar la arcada dentaria.

¿Cómo ayudarlo? Es fundamental identificar por qué lo hace para intentar resolverlo, saber si es por aburrimiento, ansiedad, tiene hambre o sueño. Así puedes darle otras opciones para ayudarlo a abandonar el hábito. Si lo hace por la noche, ofrécele su peluche o juguete preferido para irse a dormir. Si es durante el día, intenta distraer al niño para que mantenga las manos ocupadas en otra cosa, o compénsale con un premio si no lo hace. Si tiene hambre, ofrécele algo de comer. También funciona pegarle una cinta al dedo para que cuando se lo lleve a la boca, recuerde que no se lo debe chupar. Fundamental y como normal general, no hay que regañarlos o hacerlos sentir mal porque lo hagan, como tampoco debes afear su conducta, y menos en público.

Más información | babysitio.com | guiainfantil.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos