Compartir
Publicidad

Los primeros años de vida, cruciales para la memoria y el aprendizaje

Los primeros años de vida, cruciales para la memoria y el aprendizaje
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el blog hablamos con frecuencia sobre el impacto que los primeros años de vida, e incluso el embarazo, tienen en la vida del ser humano. Un estudio muy interesante sobre neurobiología ha arrojado argumentos científicos acerca de como los primeros años de vida, son además, cruciales para la memoria y el aprendizaje.

Los investigadores han constatado que en los primeros años de vida de los humanos se produce una migración masiva de células a la corteza cerebral, lo que sirve para aumentar el número de nuevas neuronas en una zona crucial para la memoria y el aprendizaje.

Cualquier alteración de este circuito migratorio descrito en los primeros años de vida hasta aproximadamente los ocho años de edad podría ser la causa de enfermedades y trastornos neuronales, como la esquizofrenia, el autismo o la hiperactividad.

Imaginaros un caminito de hormigas que tienen que trasladarse de un sitio a otro organizadas en una fila. De repente se topan con una piedrita, la fila se deshace y las hormigas se despistan. Pues lo mismo sucede con las células. Una alteración en la migración podría causar problemas.

En el estudio encontraron que es sólo en los primeros años de vida cuando se da una migración masiva de células a la corteza cerebral, aumentando la capacidad de almacenaje de información e incrementando la memoria y la capacidad de aprendizaje. Han hallado, además, una nueva ruta de migración desde los ventrículos laterales hacia la corteza frontal, responsable de las capacidades cognitivas, procesos emocionales y percepción del espacio.

Los siguientes pasos a investigar serían identificar potenciales alteraciones en esta ruta de migración en los niños y descubrir cómo potenciar esta migración y lograr dirigirla hacia otras zonas específicas del cerebro.

De momento, lo que sabemos es que los primeros años de vida son cruciales para la memoria y el aprendizaje, por tanto es fundamental la estimulación del niño desde que nace, e incluso desde que está dentro del útero materno.

A través la estimulación de los sentidos que reciba de su entorno mantendrá una mente activa, lo que hace que las neuronas conecten unas con otras, creando nuevas redes neuronales a medida que el niño crece. A los cuatro años tendrá 1.000 billones de conexiones neuronales, la mayor en toda su vida.

Vía | La Razón Foto | wmshc_kiwi en Flickr En Bebés y más | La importancia de la estimulación temprana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos