Compartir
Publicidad
Publicidad

Más consejos de seguridad en verano

Más consejos de seguridad en verano
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer os ofrecíamos algunos consejos básicos de seguridad en verano, aquellos que van a prevenir accidentes mortales, pero no son los únicos. Vamos a ver algunos consejos más para asegurar la seguridad y la vida de nuestros hijos, pues es preciso ser conscientes de los riesgos especialmente cuando, por las vacaciones, podemos distraernos.

Usar sistemas de retención en el coche

Ya sabemos que usar sistemas de retención homologados salva la vida de los niños y que, desgraciadamente, sigue habiendo padres que no los usan especialmente en trayectos cortos, como para ir al colegio en la ciudad.

Sin embargo, en verano, las situaciones de riesgo pueden aumentar si no somos muy conscientes de la necesidad de estos sistemas en todo momento y lugar. Un familiar que va a acercarnos, un taxi para un recorrido desde la estación o el aeropuerto hasta el destino definitivo, una salida a comer en grupo, son situaciones en las que, si no estamos prevenidos, puede suceder que no tengamos la silla a mano.

Quizá empeñarnos en usarla y acarrearla a todos sitios sea engorroso, pero es necesario y con planificación y conciencia de los riesgos es posible, aunque os cueste alguna discusión con personas del entorno que os dirán eso de que cuando eráis niños no se usaban y "no pasaba nada". Es preciso usar los sistemas de retención infantil en los trayectos cortos digan lo que digan.

Usar siempre casco o protecciones en actividades peligrosas

Una de las causas de accidente más comunes en los niños son las caídas de la bicicleta. Por mucho calor que haga el seguir usando casco puede salvarles de un golpe en la cabeza muy peligroso.

Pero no solo es necesario usar el casco en la bici, también si el niño monta a caballo, en patines o monopatín, incluyendo otros protectores para piernas, brazos o tronco según el deporte.

En todos estos dispositivos de protección es conveniente realizar una revisión de su estado y también supervisar que el niño los lleve correctamente colocados, pues un casco suelto puede suponer más riesgo incluso.

Además, si el niño va a hacer actividades acuáticas, como ir en una lancha, canoa, barco o tabla, debemos proporcionarle un chaleco salvavidas de su talla, pues, en caso de accidente, podemos no ser capaces de salvarlo o mantenerlo a flote con nuestras propias fuerzas.

Mucho cuidado con fogatas, parrillas y fuegos artificiales

Normalmente, excepto si tenemos una chimenea o una estufa de hierro en casa, los niños no están en contacto con fuentes de fuego durante el año, pero en verano es habitual hacer fogatas, lanzar fuegos artificiales en las fiestas o cenar una parrillada en la terraza. Por supuesto, los niños pequeños no deben acercarse al fuego, ni estar libremente correteando cerca, pues un impulso, una caída o un tropezón pueden tener consecuencias muy graves.

Cuidado con los ventiladores y aparatos de aire acondicionado

Cuando ponemos el aire acondicionado hay que evitar que el niño quede debajo del chorro y mantener una temperatura adecuada en el entorno, pues, ni en invierno tenemos que poner la casa a 25 grados ni en verano dejarla bajar en exceso, evitando además, los contrastes demasiado fuertes entre el interior y el exterior.

Respecto a los ventiladores, igualmente hay que se cuidadosos, pero por otro motivo además de las corrientes de aire. Cuando usemos uno debemos revisar que todos sus elementos estén en buenas condiciones, prestando igualmente atención al cable y el enchufe, y colocarlos donde no puedan acceder a ellos los niños ni el aparato engancharse en alguna cortina que mueva el aire, pues, en este caso, hay riesgo de incendio.

Ni alcohol ni drogas

Parece de perogrullo pero no está de más recordarlo. Por muchas ganas que tengamos de diversión o de usar substancias legales, como el alcohol, o ilegales que disminuyan nuestra capacidad de respuesta, cuando estamos al cargo de los niños hay que evitarlas. Siempre, pero especialmente si estamos solos con los niños o si vamos a usar el coche, es preciso estar en perfectas condiciones.

Estos consejos son solamente algunas de las medidas de seguridad básica que debemos extremar en verano, cuando los niños gozan de mayor libertad y nosotros estamos relajados, para que podamos evitar accidentes infantiles.

En Bebés y más | Un bebé en el coche sin protección recibe el mismo impacto que una caída desde un tercer piso, El 40% de los niños muertos en accidentes de tráfico no usa ningún sistema de retención infantil , Viajar con niños: en coche y en tren, Primeros auxilios. Quemaduras, Niños en bicicleta, circulando seguros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos