Compartir
Publicidad

Viajar con niños: en coche y en tren

Viajar con niños: en coche y en tren
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como comentábamos ayer, empezamos hoy con este post un Especial sobre Viajar con niños que os ayudará a planear y disfrutar de los viajes con vuestros hijos. En las próximas semanas hablaremos en detalle de todo lo que debéis tener en cuenta a la hora de viajar con bebés y niños.

En esta primera parte, nos dedicaremos a hablar de una de las cosas más complicadas de los viajes con bebés y niños: los desplazamientos. Pueden hacerse eternos, entre las esperas, las incomodidades y los inconvenientes que pueden presentarse. Pero el traslado no deja de ser parte del viaje, por lo tanto hay que intentar disfrutarlo desde el mismo momento en que salimos de casa.

Para que los desplazamientos con niños sean lo más ameno posible es importante tener en cuenta algunos consejos que mencionaremos a continuación para viajar con niños en coche, en tren, y en el próximo post, para viajar con niños en barco y en avión.

Viajar con niños en coche

Es el medio de transporte más utilizado para distancias relativamente cortas. Muchas familias prefieren utilizar el coche para desplazarse con niños por la comodidad de evitarse las esperas en los aeropuertos, las colas en los embarques y poder ir más a su aire.

Planificación

Una buena planificación es el primer paso si queremos que el viajar con niños sea una bonita experiencia y la repitamos en el futuro.

Una cosa es irse una pareja sola y otra muy diferente hacerlo con uno o más niños, sobretodo si hablamos de bebés. En este último supuesto planificar el viaje es muy necesario para proporcionarles el máximo confort y que así tanto ellos como los padres disfruten del viaje.

Por eso, hay que planificar la ruta antes de lanzarse a la carretera. Hoy en día se disponen de las herramientas necesarias para organizar el itinerario en coche, calcular el tiempo, la distancia y las paradas que se harán en el camino.

A propósito de las paradas, podéis hacer un pequeño estudio previo de las localidades por las que pasaréis y hacer coincidir alguna escala para hacer una visita a un parque o conocer una nueva ciudad.

Seguridad en el coche con niños

Hay que tener muy en cuenta algunas medidas de seguridad básicas para viajar en coche con niños. La más importante, sin duda, es elegir un sistema de retención infantil adecuado para el tamaño y el peso del niño, según la normativa vigente.

Todos los niños menores de 12 años tienen que utilizar un sistema de retención. Existen varios grupos de sistemas de retención dependiendo del peso del niño.

A parte, es fundamental utilizarlos adecuadamente. Asegurar bien la sillita con su sistema de anclaje correspondiente y controlar con frecuencia que los arneses estén bien abrochados.

Consejos para hacer el viaje en coche más ameno

Hay que tener en cuenta que los niños permanecen atados y prácticamente inmóviles durante todo el tiempo que dure el viaje en coche, que sabemos que es demasiado pedir para un niño, especialmente para los de alta demanda.

Está en vuestra mano hacerles el viaje lo más ameno posible siguiendo estas recomendaciones:

  • Vestirlos con ropa cómoda para viajar.
  • Equipar el coche para que el niño cuente con el mayor confort posible (silla de coche, parasol, almohada, etc)
  • Prever posibles mareos
  • Intentar mantenerlos entretenidos con juegos y actividades (adivinanzas, juegos de palabras, canciones, contar historias, etc,)
  • Detenerse cada dos o tres horas como máximo para estirar las piernas y que los niños se distraigan antes de reanudar el viaje.
  • Llevar todo lo que pueda llegar a necesitar durante las horas que dure el viaje: elementos de aseo, un cambio de ropa por si acaso, suficiente agua, comida, libros y juguetes.
  • Hacer a los niños partícipes del viaje, contarles cómo será el viaje, cuánto falta para llegar, cuál es el próximo destino…
  • Con los niños mayores las opciones de entretenimiento se amplían (entre ellas el socorrido DVD), pero con niños pequeños están más limitadas. Podéis recurrir a los objetos como espejitos, muñecos, sonajeros, mordillos y juguetes blanditos con sonidos y colores que llamen su atención.

Viajar en tren con niños

Viajar-con-niños

Para muchas familias, el tren es el medio de transporte más cómodo para viajar con niños. Tiene la ventaja de que es relativamente económico, el niño no tiene que ir casi inmovilizado como en el coche, y a la vez permite a los padres estar más pendientes de ellos.

Pueden desplazarse por el vagón, y si estáis sentados junto a una ventanilla se puede disfrutar de bonitas vistas panorámicas de los paisajes que atravesáis, lo cual es una buena forma de distraer a los más pequeños durante el viaje.

Muchos trenes ofrecen servicios de lo más completos, como restaurante, cafetería, donde podemos pedir calentarle la comida al bebé, y por supuesto aseos, algunos hasta con cambiador si necesitáis cambiarle el pañal.

Descuentos para viajar con niños en tren

Los niños menores de 4 años no pagan billete salvo que ocupen asiento. Tiene que ir encima de algún padre, salvo que prefiráis pagar para aseguraros el derecho al asiento.

Los niños de entre 4 y 11 años tienen un 40% de descuento en Renfe, que en caso de familia numerosa se amplía al 52% de descuento. En las líneas de Alta Velocidad se aplica un descuento del 40% para los niños de entre 4 y 13 años.

Los trenes con cabinas son ideales para viajes de largo recorrido con niños. Se puede realizar el viaje mientras los niños duermen y aprovechar los servicios que ofrece el tren que se asemejan a los de un hotel.

El tren es una buena opción para trasladarse si tenéis pensado viajar con niños a algunos parques temáticos como Isla Mágica, Terra mítica o Port Aventura, que hasta tiene estación de tren propia.

El equipaje al viajar en tren con niños

A diferencia del viaje en coche, no es necesario planear la ruta ni los descansos en el viaje para estirar las piernas. Pero una de las cosas que sí hay que tener en cuenta es el equipaje.

No hay restricciones de equipaje al viajar en tren, pero hay que acarrear con él y subirlo al coche, por lo que igualmente hay que intentar ser prudentes en cuanto al peso de las maletas llevando sólo lo necesario. Ya dedicaremos más adelante un post exclusivamente a qué llevar cuando viajamos con niños.

Se puede llegar con el carrito del bebé hasta las puertas de los vagones, lo cual es muy cómodo, pero suelen ser bastante angostas, por lo que es recomendable plegarlo antes de subir al tren y depositarlo en los extremos de los vagones junto con el equipaje general.

Volviendo a las maletas, existen especificaciones sobre las medidas permitidas para el equipaje al viajar en tren: 70 × 50 × 25 centímetros.

Los niños en el tren

Los trenes disponen de espacios ideales para familias que viajan con niños. Muchos cuentan con vagones donde hay cuatro asientos enfrentados y hasta una mesita, siendo un área con mayor amplitud para que los niños puedan moverse, jugar, leer o pintar.

Si viajáis por la noche, lo más recomendable es reservar una cabina con literas, que brinda intimidad a la familia y los niños se sentirán como en casa, además de disfrutar de la experiencia que les resultará muy entretenida.

Esperamos que estas recomendaciones para viajar con niños en coche y en tren os sirvan para planear el próximo viaje que haréis en familia. En el próximo post hablaremos de otros medios de transporte para viajar con niños: el barco y el avión.

Foto | jessicafm y edenpictures en Flickr
En Bebés y más | Viajar con bebés: en coche, Un viaje en coche con los niños, Viajar con bebés en tren

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos