Compartir
Publicidad

Un bebé en el coche sin protección recibe el mismo impacto que una caída desde un tercer piso

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Impresionante, verdad? Esa es la conclusión a la que han llegado los expertos después de hacer un crash-test para comprobar las consecuencias de llevar a los niños sin un sistema de retención adecuado.

Se ha realizado en el marco de la presentación de la nueva campaña nacional "La seguridad es un viaje que se inicia desde niño" lanzada por Chicco y RACE para formar y concienciar a los padres sobre las medidas que deben tomarse para garantizar la seguridad de los niños durante todos los desplazamientos.

Para causar impacto en los padres (y en mí sí que lo ha causado), nada mejor que las evidencias. En caso de un choque a 64 km/h, un bebé en el coche sin protección recibe el mismo impacto que una caída desde un tercer piso.

Por más que creamos que lo controlamos, es imposible retener a un bebé en brazos en caso de choque. En la prueba que se hizo con un Dummy (un muñeco que se utiliza para este tipo de tests), éste dió primero varios impactos contra el salpicadero para acabar rompiendo el parabrisas con la espalda. Sufrió daños graves que tendrían consecuencias mortales en un niño recién nacido.

Hablamos de un bebé recién nacido que va en brazos, una situación que se repite con frecuencia después del parto, cuando el niño es llevado a casa desde el hospital. Por lo general, son trayectos cortos en los que no se utiliza la silla de seguridad o el capazo homologado.

Claro, a uno no le parece comparable llevar al bebé en brazos en el coche que arrojarlo desde un tercer piso, pero el riesgo es equiparable.

En la misma prueba también participaba un Dummy simulando ser un bebé de 18 meses correctamente atado en su silla de seguridad del grupo I, recomendada para su edad. Al chocar, éste no sufrió daño alguno. Es impactante, pero la diferencia entre utilizar un sistema de retención o no utilizarlo puede ser la vida del niño.

Las cifras son escalofriantes y está en manos de los padres intentar reducirlas. Los datos de siniestralidad confirman que el coche es el principal causante de la mortalidad infantil, especialmente en los primeros estadios de edad, en el tramo comprendido entre el recién nacido y el primer año de edad.

Estos estudios nos hacen tomar conciencia de lo importante que es llevar siempre al bebé correctamente sujeto en el coche en su sistema de retención infantil, por más pequeño que sea, aunque vayamos muy cerca o sólo sean dos minutos.

Más información | RaACE En Bebés y más | Los sistemas de retención infantil: grupos, Los sistemas de retención infantil: consejos de compra, Informe de sistemas de retención infantil 2009

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos