Compartir
Publicidad
Publicidad

Los sistemas de retención infantil: consejos de compra

Los sistemas de retención infantil: consejos de compra
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que el lugar más seguro para un niño menor de 10 años en el interior de un coche es el asiento trasero, y que necesita un sistema de retención infantil (SRI) adecuado a su talla y peso, por lo que existen distintos grupos adaptados para cada necesidad. Estos SRI son elementos que además de seguridad deben proporcionarles comodidad y cierta movilidad.

Bien escogidos, instalados y usados correctamente, los sistemas de retención infantil son los encargados de mantener a los niños sentados en buena posición, evitan muchas muertes por accidentes y reducen en un 75% las lesiones graves producidas por una colisión, así que son un elemento imprescindible en nuestros vehículos.

¿Qué puntos debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un SRI?

  • Lo primero, escoger el grupo adecuado. Será de ese modo cuando obtengamos la mayor protección según la edad y el peso de los niños. Una silla demasiado grande o demasiado pequeña puede provocar un mal funcionamiento.

  • El dispositivo de retención debe estar homologado, que es la garantía de que cumple las normas exigidas de seguridad y fiabilidad. En la misma silla debe aparecer la etiqueta de homologación. En la Unión Europea, el uso de los SRI está regulado por la Directiva Europea (2003/20/CE).
  • Es bueno consultar, antes de realizar la compra, los resultados obtenidos por las distintas sillas de retención existentes en el mercado en los tests de seguridad. Por ejemplo, en el marco del programa EURO NCAP, tenemos la página web Euroncap, donde se van publicando informes con la puntuación de los SRI; o los informes del RACE que saca cada año y de los que os hablamos aquí.
  • La silla debe estar en perfecto estado, por lo que no son aceptables las "ofertas" con pequeños desperfectos, ya que estos restan seguridad.
  • Solicitemos la ayuda del vendedor, ya que como profesionales podrán asesorarnos acerca del grupo o características de la silla, orientándonos hacia la mejor elección si le informamos además de cuál es el vehículo en el que irá instalada.
  • Debemos conocer antes cuál es el sistema de anclaje para el que está preparado nuestro coche, para decidir de este modo si queremos el sistema Isofix o el tradicional, con cinturón de tres puntos.
  • Conviene comprobar que tienen una instalación firme y sin complicaciones en el vehículo. Debemos asegurarnos de la correcta instalación, ya que sólo así estos sistemas son efectivos. Los SRI vienen acompañados de instrucciones de montaje, y después habremos de comprobar el correcto anclaje.
  • Del mismo modo que hay que leer todas las advertencias e instrucciones de instalación de la sillita, habremos de hacer lo mismo con el manual del vehículo.
  • También se ha de comprobar que la sillita es compatible con nuestro coche, ya que algunas pueden resultar demasiado grandes, por ejemplo, para que el cinturon de seguridad la rodee. La forma de los coches, la longitud de los cinturones de seguridad y los puntos de anclaje de los cinturones, son distintos en unos coches y otros.
  • En el caso de querer usar el asiento delantero, hay que comprobar que la sillita puede instalarse en todas las posiciones posibles en dicho asiento, y también en los extremos y posición intermedia en los asientos traseros.

Una vez hemos comprado y colocado correctamente el SRI, debemos tener en cuenta ciertas normas de uso, que pueden suponer una garantía de buen funcionamiento y protección en caso de accidente y sobre las que volveremos en breve. Nada de lo anterior sería válido si no aplicamos un buen uso a la hora de viajar en coche.

Más información | Consumer, Aeped En Bebés y más | Los sistemas de retención infantil: grupos, Consejos para que los niños viajen seguros en coche, Informe de sistemas de retención infantil RACE 2008

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos