Compartir
Publicidad

Caminar durante el embarazo, todo beneficios

Caminar durante el embarazo, todo beneficios
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacer ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso para la salud de la madre y del feto, siempre que no exista ninguna contraindicación o riesgo. Una de las opciones más sencillas es caminar durante el embarazo, que aporta muchos beneficios sobre lo que os hemos hablado en alguna ocasión.

Además de ser una forma excelente de relajar tensiones, tanto si estamos trabajando como si no, al caminar se tonifican la mayoría de los músculos y se mejora la circulación sanguínea. Esto es fundamental en una etapa en la que precisamente la circulación se resiente tanto. De este modo prevenimos los edemas y sus consecuencias, como la hinchazón de piernas y pies, el estreñimiento, las hemorroides...

Caminar durante el embarazo ayuda a controlar el aumento de peso sin forzar al organismo, debido a que es un ejercicio aeróbico pero de bajo impacto.

Al aliviarse la presión sobre el área pélvica, también se verán reducidas las molestias de la ciática, que afecta a muchas mujeres sobre todo en el segundo y tercer trimestre de embarazo.

En la recta final del embarazo, facilita el trabajo de parto debido al balanceo pélvico que se produce durante la caminata, cuando se va produciendo el borramiento del cuello uterino en la primera fase del parto, la dilatación precoz o latente.

Al fortalecer los músculos de las piernas permitirá llegar con fuerza al momento de dar a luz y evitar los calambres en ese momento en el que lo que menos debería preocuparnos es ese incómodo inconveniente.

Caminar durante el embarazo, como cualquier otro ejercicio, favorece la recuperación posparto al proporcionar fuerza, tonicidad y mejorar la forma física en general. Nos costará menos ponernos de nuevo en marcha, incluso para las cuestiones básicas (levantarse sin ayuda...). Aunque la vuelta al ejercicio en el postparto ha de ser gradual.

Como decíamos al principio, caminar al aire libre llena de vitalidad a las embarazadas, mejora la oxigenación de su organismo y el del bebé, y previene estados emocionales negativos como la depresión, al dejar a un lado las preocupaciones y despejar la mente.

Consejos para caminar durante el embarazo

Algunos consejos para caminar durante el embarazo de manera segura y beneficiarnos de todas sus ventajas, son:

  • Caminar a paso ligero pero sin forzar el ritmo, activando el sistema cardiorrespiratorio, durante el tiempo que nos resulte cómodo.

  • Si no estamos acostumbradas a hacer ejercicio, lo mejor es comenzar poco a poco, unos 30 minutos y subir de forma gradual hasta una hora en las dos semanas siguientes.

  • A veces es complicado hacer ejercicio todos los días a la semana, pero intentaremos salir a caminar el máximo número de días posible. Incluso, se pueden hacer dos sesiones suaves en un mismo día.

  • Cuando las temperaturas son extremas hay que cuidar la vestimenta, holgada, transpirable y también protegerse del sol. En verano es preferible salir a caminar a primera hora de la mañana, y en invierno durante el mediodía o a primera hora de la tarde.

  • El calzado ha de ser cómodo, sin tacones, ancho.

  • Podemos llevar una botellita de agua para evitar la deshidratación.

  • Para reducir el riesgo de tropiezos y caídas, conviene caminar por terrenos llanos y sin obstáculos.

Por supuesto, los beneficios de caminar durante el embarazo se dan siempre que nuestro cuerpo no se resienta. Si sentimos fatiga, taquicardias o si aparecen contracciones, debemos suspender la actividad y consultar cuanto antes al ginecólogo.

Foto | Bichuas (E. Carton) en Flickr-CC En Bebés y más | La importancia de caminar durante el embarazo, Un embarazo saludable con masajes y ejercicios, Ejercicio en el embarazo: natación, Ejercicio en el embarazo: bueno para la madre, bueno para el bebé, 10 consejos para hacer ejercicio en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos