Compartir
Publicidad
En la cuna del bebé, ni mantas ni almohadas: la ropa de cama es causante de casi el 70% de los casos de muertes por asfixia
Bebés de 0 a 6 meses

En la cuna del bebé, ni mantas ni almohadas: la ropa de cama es causante de casi el 70% de los casos de muertes por asfixia

Publicidad
Publicidad

Hace algún tiempo compartíamos la noticia de que las muertes por asfixia en bebés iban en aumento en Estados Unidos, y relacionado con ella un estudio encontró que en gran parte este aumento se debía a que los padres practicaban colecho de forma incorrecta, tras lo cual compartimos algunos consejos para hacer colecho de forma segura y evitar el riesgo de asfixia.

Sin embargo, de acuerdo con un nuevo estudio, el mayor peligro son objetos que no deberían estar junto a ellos mientras duermen, pues se encontró que la ropa de cama es la causante del 70% de los casos de muertes por asfixia en bebés.

El estudio

Publicado en la revista Pediatrics, el estudio revisó los registros de casos de "muerte súbita e inesperada de un niño" (SUID por sus siglas en inglés), para analizar las circunstancias en las que ocurrieron y encontrar la mejor manera de prevenirlas.

Las SUID no deben confundirse con el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL o SIDS, por sus siglas en inglés), que se refiere a la muerte súbita de un niño menor de un año de edad que ocurre durante el sueño y no se encuentra explicación alguna, incluso después de haber realizado uns minuciosa investigación.

El término SUID se utiliza entonces, para incluir todas las muertes inesperadas del lactante, desde las que no tiene una causa clara como el caso del SMSL, o las que tienen una causa determinada, como la asfixia. De acuerdo con información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente la mitad de los casos de SUID son por SMSL.

Entonces, volviendo al estudio, se revisaron los casos de SUID ocurridos entre 2011 y 2014, particularmente aquellos en los que había ocurrido asfixia involuntaria, que es la principal causante de las muertes por lesiones en menores de un año y de las cuales el 82% se atribuye a asfixia accidental o estrangulamiento en la cama, de acuerdo con la investigación.

Analizando la información, se tomaron aquellos casos en los que la asfixia del bebé estaba relacionada con factores o prácticas inseguras para el sueño del bebé, entre los que se incluyen objetos como almohadas o ropa de cama demasiado suave, el exceso de capas al momento de cubrir al bebé y el uso de cuñas o almohadas inclinadas y cojines posicionadores.

De los 250 casos que se habían clasificado como muerte por asfixia, el 69% de ellos fueron ocasionados por el uso de ropa de cama demasiado suave como almohadas o mantas, seguidos por el exceso de capas para cubrir al bebé (19%) y el uso de cuñas o almohadas inclinadas y cojines posicionadores (12%).

Se encontró que la edad en promedio de los bebés que habían fallecido era de tres meses y que la mitad de éstas muertes ocurrió en la cama de los padres. En el 82% de los casos, los bebés habían estado durmiendo boca abajo y en el 34% de ellos la asfixia ocurrió porque una o más mantas les habían cubierto, obstruyendo sus vías aéreas.

En realidad el estudio solo confirma lo que desde hace muchos años han recomendado los pediatras: no colocar nada en la cuna del bebé. Sin embargo, esta investigación es una clara muestra de que la muerte por asfixia puede ser prevenible en casi el 70% de los casos si los padres siguieran dichas recomendaciones.

Recomendaciones para que el bebé duerma seguro

Bebe Dormida

Tanto la Asociación Española de Pediatría (AEP) como la Academia Americana de Pediatría (AAP), han publicado y compartido sus recomendaciones para un descanso seguro del bebé, que ayudan a prevenir las muertes accidentales o por el SMSL. Damos un repaso por ellas:

  • Acostar al bebé sobre su espalda en una superficie firme como un moisés o una cuna con una sábana ajustable.
  • El colchón en el que duerma el bebé debe ser duro, resistente y transpirable, evitando que se hunda en él. Sus medidas deben ser adecuadas a la cuna, ya que un colchón pequeño puede dejar huecos.
  • Evitar uso de almohada, pues aumenta el riesgo de asfixia. A partir de los dos años los niños pueden utilizar, si así lo desean o lo necesitan, una almohada delgada, pequeña y firme, aunque lo ideal es continuar sin almohada el mayor tiempo posible.
  • Evitar el uso de ropa de cama como protectores para los barrotes de la cuna, mantas, cobertores, cojines y juguetes suaves, como peluches. La cuna debe estar totalmente libre.
  • Evitar abrigar en exceso al bebé y mantener la habitación a una temperatura agradable.
  • Que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pero no en la misma cama. La AEP recomienda hacerlo hasta los seis meses como mínimo, mientras que la AAP recomienda extenderlo hasta los 12 meses.
  • Si se practica colecho, que sea de forma segura. La AEP recomienda no hacerlo antes de los tres meses, mientras que la AAP hasta los seis meses.
  • Evitar los productos e inventos que prometen reducir el riesgo de muerte súbita como los cojines antivuelco o posicionadores. Lo único que debe estar en la cuna es el bebé.

Fotos | iStock
Vía | Vanguardia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio