Publicidad

Qué es la inmunonutrición y cómo podemos mejorar el sistema inmunológico de nuestros hijos mediante la alimentación

Qué es la inmunonutrición y cómo podemos mejorar el sistema inmunológico de nuestros hijos mediante la alimentación
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Seguro que todos hemos escuchado alguna vez la frase "somos lo que comemos", pero ¿qué significa realmente? ¿Cómo puede influir la alimentación en nuestro estado anímico y en nuestra salud? La inmunonutrición es la ciencia que se encarga de estudiar esta relación y de cómo podemos contribuir a mejorar la salud a través de nuestros hábitos alimenticios.

Hemos hablado sobre inmunonutrición en la infancia con Elizabeth González, nutricionista y fundadora de Slow Nutrición. Elizabeth es una apasionada de la inmunonutrición, y muchas de las cosas que sabe las aprendió tras muchos años de investigación en el departamento de Inmunonutrición del CSIC.

Elizabeth es contundente: "lo que comemos influye en nuestro inmune, tanto para bien como para mal", por eso es importante cuidar nuestra alimentación y la de nuestros hijos, procurando que sea variada e incluya siempre alimentos saludables. Lo analizamos en detalle a continuación.

Así influye lo que comemos en nuestra salud

La inmunonutrición estudia los efectos específicos que tienen los diferentes nutrientes y alimentos sobre el sistema inmunitario. De este modo, y como nos explica la experta, los alimentos que tomamos podrían ayudarnos a la hora de tratar y prevenir diferentes enfermedades y estados emocionales como la depresión, la ansiedad o los cambios de humor.

"La nutrición es una herramienta primaria que influye en nuestro sistema inmune. Comemos cuatro o cinco veces al día, y todo lo que ingerimos interacciona con nuestro sistema inmunológico, condicionándolo tanto para bien como para mal"

Por eso siempre se insiste en la importancia de ofrecer a los niños una dieta variada y equilibrada, pues los déficits nutricionales pueden acabar afectando a la microbiota y repercutir en su salud de múltiples maneras.

"A la hora de conseguir un sistema inmunológico fuerte que nos ayude a luchar contra las infecciones, se hacen imprescindibles las vitaminas C y D, así como alimentos con propiedades antiinflamatorias, antifúngicas o antibacterianas"

Pero al igual que hay alimentos que influyen de manera positiva en el sistema inmunitario, Elizabeth también nos advierte de que otros alimentos e ingredientes pueden provocar el efecto contrario. Tal sería el caso, por ejemplo, de alimentos proinflamatorios como los ultraprocesados, o de ingredientes como las proteínas de gluten en adultos o niños celiacos.

La importancia de adecuar nuestra dieta a la época del año en la que estemos

alimentacion saludable

Llevar una dieta variada y equilibrada pasaría también por consumir alimentos de temporada, según la época del año en la que estemos. Y es que este sencillo gesto, además de afectar de forma positiva a nuestro bolsillo, ayuda especialmente al sistema inmunitario.

"Por fortuna la naturaleza nos ayuda en cada estación a tener los nutrientes que necesitamos según la época del año. Y es que los alimentos de temporada no solo tienen mas sabor, sino que su concentración de nutrientes y micronutrientes es mayor y debemos aprovecharlo" - explica Elizabeth.

De este modo, la experta recomienda que en la dieta de nuestros hijos durante el invierno no falten los siguientes alimentos:

  • Ajo: por ser un antiviral y antifúngico natural
  • Alimentos morados como la cebolla morada, la uva morada, la col y la lombarda, por tratarse de alimentos ricos en sustancias antioxidantes que protegen y cuidan el sistema inmunológico
  • Alimentos ricos en vitamina C como las frutas cítricas (limón, mandarina, naranja, pomelo...), los kiwis, las coles, el brócoli o la coliflor
  • Castañas y frutos secos ricos en grasas antiinflamatorias, como las avellanas, las nueces, los piñones o los cacahuetes. En niños menores de seis años podemos ofrecer los frutos secos machacados o en forma de crema de untar

¿Qué nutrientes no deberían faltar en nuestra dieta?

alimentacion saludable
La dieta Mediterránea nos ofrece una amplísima variedad de alimentos que nos permite llevar una dieta equilibrada y muy saludable

Pero Elizabeth nos recomienda prestar especial atención a una serie de alimentos y micronutrientes indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune:

  • Grasas saludables de origen vegetal y animal (aguacate, frutos secos, semillas, pescados azules, huevos...)
  • Proteínas de alto valor biológico (legumbres, clara de huevo, pescado, carne, pasta, arroz, cereales...)
  • Micronutrientes como el zinc (presente en la carne de vaca, de pollo o de pavo, en los copos de avena, en ciertos frutos secos...), selenio (en carnes, huevos, las semillas, ciertas frutas...), yodo (sal yodada, algas marinas, arándanos, pescados azules...)
  • Vitaminas antioxidantes como la C, E y vitamina D.

La Vitamina D merece una especial atención, pues según los últimos estudios, el 80% de la población española presenta déficit. En este sentido, la nutricionista nos recuerda lo importante que es esta vitamina en nuestro organismo, pues no solo resulta clave para mantener fuerte el sistema inmunitario, sino que es indispensable durante la infancia, la gestación y cuando la mujer está buscando embarazo.

"El sol es la principal fuente de Vitamina D, pero para que nos llegue en las cantidades que necesitamos tendríamos que tomar el sol entre 15 y 20 minutos al día, algo que es difícil conseguir en invierno -porque salimos a la calle completamente cubiertos-, y en verano -por el uso indispensable de cremas solares. Por eso, además de tomar el sol, hemos de incluir en nuestra dieta alimentos ricos en esta vitamina, siendo los pescados azules una excelente fuente".

Suplementos y productos para aumentar las defensas: ¿son útiles?

jarabe para las defensas

En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de jarabes, preparados e incluso gominolas que prometen reforzar las defensas y aportar todas las vitaminas y micronutrientes que los peques necesitan. Pero Elizabeth es clara respecto a su uso: "no tiene ningún sentido ofrecérselos a los niños de manera generalizada"

"Los complejos vitamínicos y compuestos para reforzar las defensas también pueden tener efectos secundarios por lo que no debemos tomarlo a la ligera. Debe ser un profesional quien valore y recomiende su uso"

"Además, hay que tener en cuenta que este tipo de multivitamínicos contienen muchos compuestos en dosis muy pequeñas, y que se crean para ser consumidor por todo el mundo, sin tener en cuenta particularidades como la edad, si el niño tiene o no alteraciones en su microbiota, si toma o no antibióticos de forma recurrente..."

"En este sentido, si un niño tiene déficit de una determinada vitamina o micronutriente no servirá de nada ofrecerle este tipo de preparados, pues lo que necesita es recibir exclusivamente esa vitamina o micronutriente en sus dosis adecuadas.

"En el caso de de que el niño no presente ningún déficit, no solo no tiene sentido ofrecer estos multivitamínicos, sino que cuando se toman sin ser necesarios pueden tener efectos inesperados en el organismo, como molestias digestivas, e incluso alterar el equilibrio de otros micronutrientes"

En cuanto a los probióticos, microorganismos vivos a menudo también utilizados para reforzar el sistema inmunológico, Elizabeth explica que pueden ser muy beneficiosos si ofrecemos el adecuado, de ahí la importancia de que sea recomendado por un profesional:

"No sirve cualquier probiótico, pues no todas las cepas tienen la misma función. Es importante analizar qué cepa es la que podría beneficiar al niño según sus particularidades, y ofrecérsela en la dosis adecuada"

Cuándo es recomendable consultar con un nutricionista especializado en inmunonutrición

Elizabeth nos recomienda consultar con un nutricionista especializado en inmunonutrición en los siguientes casos:

  • Si quieres que un profesional valore tu tipo de dieta o la de tu hijo, y te ayude a mejorarla o equilibrarla para reforzar el sistema inmune

  • Si sospechas que un alimento no te sienta bien. En el caso de los niños es recomendable consultar cuando hay inapetencia, rechazo sistemático a un alimento concreto o cuando aparecen síntomas intestinales tras las comidas. No debemos eliminar de la dieta ningún alimento sin antes consultarlo con un profesional sanitario, pues podrían producirse déficits nutricionales.

  • Ante la presencia de sintomatología como gases, molestias abdominales, heces líquidas, estreñimiento, cansancio generalizado, caída del cabello, problemas inmunológicos... es recomendable consultar con un médico o nutricionista, pues estos síntomas podrían esconder enfermedades o patologías como la celiaquía, alergias alimentarias o una mala absorción intestinal.

Una vez diagnosticado el problema, el nutricionista especializado en inmunonutrición nos dará las claves para adecuar nuestra alimentación y mantener un sistema inmunitario fuerte y competente.

Fotos | iStock

Agradecimientos | Elizabeth González, nutricionista y fundadora de Slow Nutrición.

En Bebés y Más | Calculadora: cómo saber si tu hijo consume los nutrientes recomendados

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio