Publicidad

Calculadora: cómo saber si tu hijo consume los nutrientes recomendados

Calculadora: cómo saber si tu hijo consume los nutrientes recomendados
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Se dice que no hay nada como tener hijos para lograr entender a los padres y su preocupación constante. Sin ir más lejos, la alimentación de los más pequeños es un tema recurrente entre generaciones y generaciones, con preguntas tan frecuentes como “¿toma mi hijo suficiente hierro?” o “¿está recibiendo los mejores nutrientes?”.

Y es que, aunque pediatras, expertos en nutrición y medios de comunicación especializados insisten en la necesidad de alimentar a los más pequeños de la forma más adecuada, la realidad del día a día suele ser bien distinta.

Hace décadas, los padres tenían que guiarse por la intuición o los análisis clínicos para obtener respuestas. Por suerte, la tecnología actual permite realizar este trámite a través de Internet y con solo un par de clics. 

Aunque observar síntomas como el aspecto del pelo, las uñas o el estado anímico puede ayudar a hacerse una idea, una calculadora online interactiva interactiva pone al alcance de los padres la posibilidad de saber si sus hijos reciben los nutrientes necesarios. Eso sí, siempre es recomendable acudir al pediatra que valore convenientemente el estado de salud del pequeño.

Padres sin tiempo y sus consecuencias sobre la alimentación

Las jornadas eternas de trabajo y el estrés se traducen, muchas veces, en una reducción de la conciliación y, por tanto, en menos horas dentro del hogar. Los padres de hoy en día hacen auténticos malabarismos para poder dedicarse a tareas tan habituales y cotidianas como cocinar.

Calculadora Hierro

Según un estudio de Mapfre y la Universidad CEU San Pablo, en España, la media de horas semanales dedicadas a la preparación de alimentos es de 8,62 y solo un 24.4% de los encuestados realizan las cinco ingestas de comida diarias recomendadas. No obstante, pese a que emplear poco tiempo en la cocina no tiene por qué ser un mal hábito, sí que es frecuente caer en el círculo eterno de las comidas repetitivas.

Llama también la atención la evolución que ha sufrido la alimentación de los hogares españoles en los últimos años. Productos con tanto protagonismo en nuestra tradición gastronómica como las legumbres han pasado de una media de 41 gramos por persona en la década de los 60 a 10,6 g/persona en la actualidad, de acuerdo con lo que indica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Las consecuencias de la evolución de estos hábitos de vida pueden poner en riesgo la salud de los peques. De hecho, una vez cumplido el primer año de vida, se recomienda que los niños empiecen a incorporar otros grupos alimenticios para lograr una dieta equilibrada y diversa. Aun así, son muchos los que deciden quedarse solo con determinados alimentos, en detrimento de nutrientes como hierro y omega 3 DHA.

La importancia de los niveles óptimos en la etapa de crecimiento

El déficit de nutrientes esenciales para el desarrollo como el hierro, el ácido graso omega 3 DHA, el calcio o la vitamina D es mucho más frecuente de lo que se piensa. Ocurre desde edades bien tempranas, debido precisamente a una mala gestión de los alimentos.

Calculadora Hierro

La Asociación Española de Pediatría, por su parte, lleva años insistiendo en la importancia de la ingesta de productos ricos en hierro. Mantener unos niveles óptimos no solo ayudará a desarrollar la etapa de crecimiento de la mejor forma posible, sino que evitará apatía crónica, cansancio y trastornos más graves como la anemia en edad temprana.

Los ácidos Omega 3, por su parte, son responsables también del desarrollo intelectual de los infantes. Concretamente, el DHA está directamente implicado en la maduración del cerebro y las membranas responsables de la retina, tal y como indica el Doctor Ricardo Uauy, asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ocurre lo mismo con el calcio y la vitamina D, que tienen un gran protagonismo en los primeros años de desarrollo de los hijos. Los estudios alertan de que un 80% de la población española no llega a los niveles recomendados de estos nutrientes, lo cual es aún más alarmante si se pone el foco sobre niños y adolescentes —considerados como dos de los principales grupos de riesgo—.

Mantener unos índices de nutrientes adecuados a través de una alimentación saludable contribuye al desarrollo de los más pequeños, pero también puede evitar complicaciones como intolerancias y trastornos de la conducta alimentaria (TCA), cada vez más habituales en edades tempranas.

Calculadora: tecnología a favor de la salud

La tecnología ha resultado ser una gran aliada para la salud de los hijos. Ahora es posible ir al supermercado con aplicaciones que indican cuáles son los alimentos más recomendables. Desde el móvil se pueden controlar qué productos no son aptos para niños celíacos y diabéticos. Y los adultos tienen la opción de ver su gasto calórico a través de relojes, pulseras y otros gadgets.

Aquellos padres interesados en hacer un seguimiento de los nutrientes de sus hijos encontrarán en la calculadora online de hierro y omega 3 DHA, desarrollada por el Instituto Puleva de Nutrición, una buena herramienta de control.

Calculadora Hierro

Esta utilidad online ha sido creada precisamente con el objetivo de dar respuestas a padres preocupados por la salud de sus hijos, sin que tengan que emplear más de dos minutos.

Por medio de un estudio de la ingesta semanal de pescados, carnes, legumbres, huevos y lácteos, la calculadora online ofrece datos relativos al nivel de hierro y omega 3 DHA de sus hijos. Asimsimo, proporciona una serie de recomendaciones para dilucidar qué aspectos se necesitan reforzar.

Pequeños gestos que marcan la diferencia

El mundo de la nutrición infantil ha evolucionado lo suficiente como para que los padres tengan acceso a la mejor información. La supresión de azúcares en edades tempranas y la guerra contra los ultraprocesados son dos de los conceptos más frecuentes que se escuchan actualmente entre expertos.

Calculadora Hierro

Los hábitos alimenticios saludables en niños a partir de un año deben incorporar, en rasgos generales, las siguientes características:

  • Frutas y verduras a diario.
  • Cereales variados (mejor empezar con aquellos sin gluten, como el arroz y el maíz, e ir incorporando los demás poco a poco).
  • Carnes (preferiblemente magras).
  • Pescados (es importante evitar los pescados azules de gran tamaño entre niños de 0 a 10 años, según indica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria).
  • Huevos.
  • Lácteos.

Aunque hay ocasiones en las que los padres siguen todas las pautas, se necesitan realizar pequeños ajustes que pueden marcar una gran diferencia a nivel nutricional. La Asociación Española de Pediatría, en su 'Decálogo sobre la importancia de la leche en la etapa infantil', establece que “las leches de crecimiento son una alternativa útil y complementaria en la dieta para alcanzar las ingestas recomendadas de nutrientes esenciales en la infancia”.

Alternativas como Puleva Peques o Puleva Max se han diseñado para compensar un posible déficit nutricional. Por supuesto, la calculadora online de hierro y omega 3 DHA abe la oportunidad de dar un primer paso hacia la mejora alimenticia y la tranquilidad de los padres.

En cualquier caso, aunque las leches de crecimiento son recomendables en casos de déficit nutricional y muchos padres se plantean darlas a sus hijos, es importante no tomar ninguna decisión sin consultar primero al pediatra. Nadie mejor que ellos para dar los mejores consejos y centrarse en la salud de los más importantes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios