Publicidad

La vitamina D en el embarazo ayudaría a prevenir la diabetes gestacional, según un reciente estudio

La vitamina D en el embarazo ayudaría a prevenir la diabetes gestacional, según un reciente estudio
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La diabetes gestacional es una condición muy común entre las mujeres embarazadas en todo el mundo, y se produce cuando las hormonas presentes en el embarazo dificultan el trabajo de la insulina, elevando los niveles de azúcar en sangre.

Aunque existen factores que pueden predisponer a sufrir diabetes gestacional, mantener un estilo de vida saludable antes y durante el embarazo, y seguir una dieta mediterránea podrían disminuir las posibilidades de padecerla. Recientemente hemos sabido, además, que la vitamina D podría jugar un papel fundamental en su prevención.

La vitamina D y su relación con la diabetes gestacional

Hasta hace poco tiempo, la vitamina D se consideraba importante durante el embarazo para el desarrollo de los huesos del bebé. Sin embargo, gracias a los recientes estudios sabemos que también juega un papel fundamental en el inicio de la gestación, ayudando a prevenir complicaciones asociadas a lo largo de todo su desarrollo.

De este modo, mantener unos correctos niveles de vitamina D antes y durante el embarazo, ayudaría a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, según las conclusiones a las que ha llegado un grupo de científicos italianos, canadienses, húngaros y españoles liderado por el doctor Jan Tesarik, y publicado en la revista Antioxidants.

La diabetes gestacional es una enfermedad que sufren una de cada diez embarazadas, y puede acarrear complicaciones tanto para la madre (hipertensión arterial, infecciones urinarias, desarrollo de diabetes tipo 2 tras el parto...) como para el bebé (problemas cardíacos, macrosomía o bien bajo peso al nacer, mayor riesgo de diabetes, problemas en el lenguaje, problemas de aprendizaje...).

Pero los expertos insisten en la importancia de no esperar al embarazo para controlar los niveles de vitamina D, y evaluar su concentración en sangre durante la etapa preconcepcional, con el fin de corregir los niveles en caso de déficit.

El estudio publicado en Antioxidants, también analiza la totalidad de la información publicada hasta la fecha sobre la vitamina D en el embarazo, y señala la necesidad de seguir investigando para precisar el papel de la vitamina D en las diferentes fases de la gestación y definir las pautas a seguir en casos de carencia.

Otros beneficios de la vitamina D

Pero además de estas importantes conclusiones, los estudios también han destacado el papel que juega la vitamina D cuando se busca embarazo, pues su correcto aporte no sólo mejora la fertilidad, sino que beneficia especialmente a las mujeres con abortos espontáneos previos, además de resultar un método eficaz para evitar el aborto en sus primeras semanas de gestación.

La vitamina D no solo es importante en el embarazo y la infancia, sino que se trata de un nutriente esencial en cualquier etapa de la vida. Entre sus funciones destaca el mantenimiento de la salud del sistema óseo, ya que ayuda a fijar el calcio que obtenemos de los alimentos. Además, desempeña un papel muy importante en la salud del corazón, controla varios procesos extraesqueléticos y se le conocen efectos anticancerígenos, antibacterianos y antiinflamatorios.

Por qué se produce déficit de vitamina D y cómo podemos solucionarlo

vitamina D
El déficit de vitamina D suele producirse por una combinación de carencias alimentarias y baja exposición a la luz solar, teniendo en cuenta que la alimentación solo aporta el 10% de las cantidades de vitamina D recomendadas, mientras que el sol aporta el 90%.

A lo largo de la historia, el sol ha satisfecho la mayoría de los requerimientos de vitamina D del ser humano, pero en los últimos años se han producido una serie de cambios en nuestro estilo de vida que han incrementado la carencia de esta vitamina. Por eso es importante tomar el sol unos minutos al día, pero hacerlo siempre de forma segura especialmente durante el embarazo, ya que la piel es más sensible en esta etapa.

En cuanto a la alimentación, la vitamina D se obtiene a través del consumo de ciertos alimentos como pescado azul (salmón o sardinas en aceite, por ejemplo), los mariscos, la yema de huevo, los lácteos y los cereales fortificados.

Según los expertos, más de la mitad de la población no alcanza los requerimientos mínimos de vitamina D, y es un dato preocupante por las complicaciones para la salud que puede acarrear, especialmente cuando hablamos de niños y embarazadas, tal y como acabamos de ver.

Por eso es importante mantener una alimentación equilibrada y llevar unos hábitos de vida saludables. Además, es aconsejable controlar esta vitamina mediante análisis de sangre, especialmente si pensamos quedarnos embarazadas, ya que en caso de déficit el médico podría indicar una suplementación.

Fotos | iStock

Vía | Antioxidants

En Bebés y Más | 19 alimentos que necesitas para tener un embarazo sano, y cómo sumarlos en tu dieta, Consumir leche y derivados lácteos diariamente durante el embarazo y lactancia contribuye al desarrollo y crecimiento del bebé, Una de cada dos embarazadas tiene desequilibrios nutricionales: la importancia de cuidarse antes, durante y después del embarazo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir