Publicidad

La dieta mediterránea ayuda a controlar el aumento de peso y la diabetes gestacional en el embarazo

La dieta mediterránea ayuda a controlar el aumento de peso y la diabetes gestacional en el embarazo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Sabemos que la alimentación sana es fundamental durante el embarazo, para proteger a la madre y al bebé.

También están demostradas las virtudes de la dieta mediterránea, la mejor opción para acertar siempre que busquemos comer bien. De hecho, esta dieta fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2010.

Ahora un amplio estudio publicado en la revista 'PLOS Medicine' nos ha dado dos razones más para seguirla durante la gestación: por primera vez se ha demostrado que las mujeres embarazadas con alto riesgo de complicaciones pueden beneficiarse de una dieta mediterránea en el embarazo para reducir el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional.

Un 35% menos de riesgo de tener diabetes gestacional

Es cierto que una dieta de estilo mediterráneo en el embarazo no reduce por sí misma el riesgo general de complicaciones maternas y de descendencia adversas, pero sí puede reducir el aumento de peso en el embarazo y el riesgo de diabetes gestacional.

Así lo asegura un ensayo clínico del Reino Unido, dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Warwick.

Los resultados han concluido que las embarazadas que ingirieron 30 gramos de nueces mixtas por día y aceite de oliva virgen extra redujeron en un 35 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes en el embarazo y aumentaron un 1,25 kilos menos de peso que las mujeres que no siguieron la dieta mediterránea.

Una dieta mediterránea podría ser eficaz para las mujeres que entran en un embarazo con obesidad previa, hipertensión crónica o niveles elevados de lípidos.

"La implementación de esta dieta parece ser efectiva y aceptable para las mujeres. Se debe alentar a las mujeres que están en riesgo de diabetes gestacional a que tomen medidas desde el principio del embarazo consumiendo más nueces, aceite de oliva, frutas y granos integrales, al mismo tiempo que se reduce la ingesta de grasas animales y azúcar".

Son palabras de la profesora Shakila Thangaratinam, de la Universidad Queen Mary de Londres al referirse al "primer estudio que muestra que las mujeres embarazadas con alto riesgo de complicaciones pueden beneficiarse de una dieta de estilo mediterráneo" para reducir el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional.

El doctor Bassel Wattar, de la Universidad de Warwick y la Universidad Queen Mary de Londres, también se refiere a la novedad de su estudio:

"Aunque se ha demostrado que una dieta de estilo mediterráneo reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y complicaciones cardiovasculares en la población general, hasta ahora no sabíamos el efecto de tal dieta en mujeres embarazadas de alto riesgo, y si podría ser adaptada culturalmente para una población étnicamente diversa".

Una ayuda para evitar riesgos en el embarazo

Según explican los autores del estudio, una de cada cuatro mujeres presentan obesidad previa, hipertensión crónica o niveles elevados de lípidos al quedarse embarazadas.

Esto puede implicar complicaciones durante la gestación. Entre ellas, la diabetes gestacional o lo que es lo mismo, un alto nivel de azúcar en sangre. También la preeclampsia o la hipertensión.

Y distintos estudios ya han demostrado que estos factores de riesgo podrían conducir a que tanto la madre como el bebé desarrollan más tarde diabetes y problemas cardiovasculares.

Tamién se sabía que una dieta mediterránea, rica en ácidos grasos insaturados, reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares, pero no se había estudiado hasta ahora hasta qué punto era efectiva para reducir las complicaciones durante el embarazo.

Es la primera vez que se demuestra su gran incidencia y en un grupo amplio de embarazadas: 1.252 mujeres en cinco unidades de maternidad del Reino Unido.

Dieta mediterránea en el embarazo

Rica en ácidos grasos monoinsaturados, reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares y problemas derivados del consumo elevado de azúcares refinados, como la diabetes.

Los principios del consumo de esta dieta son muy conocidos: el aceite de oliva junto con el consumo de pescados azules, ricos en omega 3, la ingesta elevada de frutas, verduras, legumbres y frutos secos, así como la de pan y otros cereales integrales.

Otros alimentos de la dieta mediterránea son los productos lácteos, los huevos y la carne de aves de corral y, en mucha menor medida, carnes y grasas animales.

Los participantes del estudio 'pro dieta mediterránea' (con factores de riesgo metabólicos, incluida la obesidad y la hipertensión crónica), consumieron nueces, avellanas y almendras y aceite de oliva virgen extra para cocinar.

Su dieta también incluía frutas, verduras, granos no refinados y legumbres, un consumo de moderado a alto de pescado, una ingesta pequeña a moderada de aves de corral y productos lácteos, y baja ingesta de carnes rojas y procesadas.

También debían evitar las bebidas azucaradas, las comidas rápidas y los alimentos ricos en grasa animal.

Las mujeres que siguieron la dieta mediterránea afirmaron sentirse mejor que las que siguieron comiendo a su elección y mostraron menos hinchazón en sus extremidades, aunque no se redujeron otras molestias propias del embarazo como las náuseas, los vómitos o los problemas digestivos.

Las embarazadas siguieron un libro de recetas a medida que incorporaba elementos de la dieta mediterránea a la cocina local.

La suerte que tenemos en España es que ya conocemos bien esta diata, sabemos cocinar con los alimentos que la integran y los tenemos siempre disponibles. Solo tenemos que recordarla y olvidarnos de la comida rápida y precocinada.

Y más ahora en verano, cuando más apetecen las ensaladas de la huerta, la fruta de temporada, el gazpacho... Y además de disfrutar, cuidaremos nuestra salud y la de nuestro bebé.

Vía | Plos Medicine

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La dieta de la madre en el embarazo está relacionada con el riesgo de desarrollar TDAH en la infancia, según un estudio, 18 alimentos que están prohibidos durante el embarazo y pueden perjudicar a tu bebé

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir