Publicidad

Durante el embarazo, toma el sol con precaución

Durante el embarazo, toma el sol con precaución
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Pasar el embarazo en el verano supone en muchos casos hacerlo coincidir con el periodo de vacaciones y quien más quien menos sale a la playa, a la piscina o a la montaña. Pero muchas mujeres embarazadas se preguntan, ¿es bueno tomar el sol en esta etapa?

El sol aporta muchos beneficios si se toma con precaución y lo mismo sucede en el caso del embarazo. Si estás embarazada, tendrás que extremar las precauciones durante el verano, ya que la piel es más sensible.

Entre las propiedades beneficiosas del sol se hallan la relajación, bienestar psíquico, prevención de la fatiga, y el fortalecimiento de huesos, ya que ayuda a sintetizar la vitamina D al contribuir a la correcta absorción del calcio)…

De este modo beneficiamos a nuestro organismo y al del bebé (también llega a sus huesos en formación, fortaleciendo la masa ósea) y no queremos renunciar a todo ello, pero hay que ser prudentes a la hora de tomar el sol. ¿Por qué?

Manchas en la piel durante el embarazo

Hemos visto en otras ocasiones cómo pueden aparecer manchas cutáneas por el cambio hormonal, manchas que pueden intensificarse por el efecto del sol y tardar más en desaparecer.

Recuerda que el temido cloasma o “máscara del embarazo” son manchas oscuras que aparecen en la piel a consecuencia de los cambios hormonales durante el embarazo, sumados a la exposición al sol.

Es un problema estético facial típico de las embarazadas debido al aumento de los niveles de estrógeno y progesterona. Esta actividad hormonal fuera de lo común provoca un aumento de la secreción de melanina por parte de los melanocitos, las células encargadas de fabricar este pigmento natural de la piel que nos da el color del bronceado.

Podemos prevenir la aparición de las manchas evitando la exposición al sol sin filtros adecuados. Tanto en verano como en invierno, los rayos solares actúan sobre nuestra piel, que debe estar protegida con crema con filtros de protección.

Sol durante el embarazo

Consejos para tomar el sol durante el embarazo

Pero además de las manchas, un exceso de calor o las quemaduras también han de evitarse. Por ello es importante seguir los siguientes consejos a la hora de tomar el sol embarazadas o si vamos a estar mucho tiempo al aire libre.

  • Utiliza crema de protección solar, pero consulta los componentes para que no afecten al feto. La protección solar, mejor sin PABA (una sustancia sobre la cual se sigue investigando). Escoge un factor de protección adecuado a tu tipo de piel, alto incluso si eres de tez morena (mínimo SPF 30 en el cuerpo y SPF 50 en el rostro). Aplícatela media hora antes de exponerte al sol y renueva la crema cada dos horas o después del baño. Pon especial atención a los lugares en los que ya tienes manchas cutáneas para evitar su oscurecimiento.

  • Evita las horas centrales del día, cuando el sol incide más fuertemente. Las primeras horas de la mañana o del atardecer son las más adecuadas. Al final del verano y en otoño, el sol no quema tanto y aún hace una temperatura agradable.

  • No pases muchas horas al sol, intenta pasar tiempo protegida a la sombra, por ejemplo en la playa bajo la sombrilla.

  • Utiliza ropa fresca para protegerte de la exposición prolongada al sol y gorras o sombreros para evitar el sol directo en la cara.

  • La hipertermia o aumento excesivo de temperatura puede afectar al feto y causar malformaciones. Recuerda que durante el embarazo la temperatura corporal aumenta, y en consecuencia hay que estar especialmente atentos para evitar un golpe de calor, entre las que se incluyen no tomar el sol en exceso (o evitar largos baños en aguas muy calientes).

  • En lugar de estar tendida en una toalla al sol (además, boca arriba no se recomienda al final del embarazo) puedes dar paseos por la orilla del mar, estarás más fresca y caminar ayudará a la circulación.

¿Puede darme el sol en la barriga?

En cuanto a si las embarazadas han de usar bañador o bikini, ya hemos visto que es indistinto: sigue tus gustos. El sol sí puede dar en la tripa, no hay por qué esconder la barriguita si la protegemos con la crema adecuada y no es por mucho tiempo.

Lo único a tener en cuenta es que con bikini y la barriga al sol puede oscurecerse la línea alba, esa que suele salir en el embarazo y que recorre el centro de la tripa hasta el ombligo.

En definitiva, durante el embarazo tomar el sol con moderación y precaución es la clave. No renuncies a esos baños de sol ligeros y revitalizantes siguiendo todos los consejos anteriores. Aún quedan muchos días en los que apetece ir a la piscina, playa o montaña...

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Es malo para una embarazada que el sol le dé en la tripa?, Protección solar durante embarazo, lactancia e infancia: mejor sin PABA, Embarazada en verano, todo son ventajas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir