Compartir
Publicidad
Poca exposición al sol durante el embarazo, relacionada con problemas de aprendizaje: cómo tomarlo de forma segura
Embarazo

Poca exposición al sol durante el embarazo, relacionada con problemas de aprendizaje: cómo tomarlo de forma segura

Publicidad
Publicidad

Durante el embarazo, debemos asegurarnos de que no nos falten ciertas vitaminas y nutrientes esenciales para el sano desarrollo y crecimiento de nuestro bebé. Una de ellas, es la vitamina D, que es la encargada de fortalecer la masa ósea del bebé en formación, y que podemos obtener en mayor parte a través de la exposición al sol.

Y aunque durante el embarazo debemos tener mayor precaución con los rayos solares, un estudio reciente encontró que poca exposición al sol durante el embarazo estaba relacionado con problemas de aprendizaje. Te contamos de qué se trata y te damos consejos para tomar el sol de forma segura.

El estudio

Realizado con datos de más de 422.000 niños de edad escolar en Escocia, se encontró que existe un vínculo entre los niveles de exposición de rayos solares durante el embarazo y la presencia de problemas de aprendizaje.

De acuerdo con el estudio, esto ocurría cuando a lo largo de todo el embarazo, se tenían niveles bajos de exposición a los rayos UVB (que tienen mayor presencia durante el verano), pero no a los UVA (presentes todo el año, incluso en época de frío).

Debido a esto, los investigadores creen que esto se debe a una insuficiencia de producción de vitamina D, ya que ésta se produce cuando la piel es expuesta al sol, y como hemos mencionado en ocasiones anteriores, es una de las vitaminas imprescindibles durante el embarazo.

La exposición a la vitamina D durante el primer trimestre de embarazo, es esencial para el desarrollo cerebral del bebé, de acuerdo con los investigadores, y en su estudio, se encontró que el porcentaje de niños con problemas de aprendizaje variaba según el mes en el que habían sido concebidos.

Por ejemplo, 17% de los niños concebidos en julio presentaban algún problema de aprendizaje, mientras que en aquellos concebidos en febrero, marzo y abril, cuando la exposición al sol era menor, el porcentaje aumentaba a 21%.

Estos resultados coinciden con otro estudio realizado hace algunos años, en el que también se encontró que ciertos problemas cognitivos como los trastornos del espectro autista (TEA), discapacidades intelectuales o problemas de aprendizaje como la dislexia, variaban según el mes de concepción y se creía estaba relacionado precisamente con los niveles de vitamina D.

Aunque no pudieron comprobar una relación clara entre causa y efecto, comentan que su investigación sugiere que algunos problemas de aprendizaje pueden prevenirse, y que es necesario que se realicen más estudios para analizar si la toma de suplementos de vitamina D en el embarazo podría ayudar a reducir el riesgo de que los niños presenten problemas de aprendizaje.

La insuficiencia de vitamina D en el embarazo

Embarazada Consulta

Este estudio no es el primero que encuentra una relación entre la falta de vitamina D en el embarazo y ciertos problemas cognitivos o de salud a largo plazo en los niños. Por ejemplo, un estudio realizado en Australia, encontró que el déficit de vitamina D en el embarazo podría ocasionar problemas de lenguaje en los hijos.

Otro estudio que tuvo lugar en Estados Unidos, encontró que la deficiencia de vitamina D estaba relacionado con un bajo peso al nacer. En otra investigación, se comprobó que las concentraciones demasiado bajas de vitamina D, aumentaban la posibilidad de que la madre padeciera preeclampsia, una complicación del embarazo que puede tener consecuencias graves para mamá y bebé.

Por otro lado, hay estudios que analizan los beneficios de esta vitamina en el embarazo, pues se ha comprobado que una ingesta adecuada de vitamina D, ayuda a mejorar el desarrollo ósea del bebé y también, que ayuda a prevenir la aparición de caries en los niños.

Con todos estos antecedentes, es fácil comprender por qué la vitamina D es esencial durante el embarazo, pero aunque podemos encontrarla en algunos alimentos, éstos suelen ser pocos y la cantidad que proporcionan es baja, por lo que otra forma de tomarla es con baños de sol, que ayudan a que el cuerpo la produzca de forma natural.

Consejos para tomar el sol durante el embarazo

Pareja Embarazo Tarde

El sol es algo que nos aporta muchos beneficios, entre ellos la producción de vitamina D. Sin embargo, se deben tomar ciertas medidas para tomarlo de forma segura y protegernos de él, en especial durante el embarazo, ya que la piel es más sensible durante esta etapa.

  • Algo que debes usar siempre, es un buen protector solar. Pero ojo, debes tener cuidado al elegir el adecuado para ti, pues no todos son seguros de utilizar durante el embarazo. Escoge una crema de protección solar libre de PABA y con un factor de protección alto. Aplícala media hora antes de exponerte al sol y vuelve a colocártela cada dos horas.
  • Comprar una crema de protección solar con un factor alto no significa que podemos asolearnos libremente y a todas horas (esto aplica no sólo para el embarazo). Evita las horas de mayor radiación solar, que son regularmente cuando el sol de encuentra más elevado, entre las 11:00 y 17:00 horas.
  • En caso de que debas salir durante las horas de mayor radiación, toma algunas precauciones para cubrirte del sol, como llevar un sombrero de ala ancha o una camisa de manga larga.
  • Viste ropa ligera, eligiendo prendas frescas y holgadas, en materiales que sean transpirables y de fibras naturales como el algodón, y en colores claros.
  • La hipertermia o aumento excesivo de temperatura puede afectar al feto y causar malformaciones. Recuerda que durante el embarazo la temperatura corporal aumenta, y en consecuencia hay que estar especialmente atentos para evitar un golpe de calor, entre las que se incluyen no tomar el sol en exceso (o evitar largos baños en aguas muy calientes).
  • En lugar de estar tendida en una toalla al sol (además, boca arriba no se recomienda al final del embarazo) puedes dar paseos por la orilla del mar, estarás más fresca y caminar ayudará a la circulación.
  • No necesitas estar horas expuesta al sol, bastará con unos 15 o 20 minutos al día para que comiences a sus beneficios.

Tomar el sol durante el embarazo es algo positivo y por lo que hemos visto, nos ayuda a obtener la vitamina D necesaria para un sano desarrollo de nuestro bebé. Disfrútalo, pero recuerda seguir estas precauciones para que sea seguro hacerlo.

Fotos | iStock
Vía | UPI

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio