Publicidad

Por qué millones de madres rezan cada noche para que sus hijos coman como esta niña
Nutrición Infantil

Por qué millones de madres rezan cada noche para que sus hijos coman como esta niña

Publicidad

Publicidad

Una de las cosas que más preocupan a las madres es el tema de la alimentación de sus hijos. Que coman, que estén bien nutridos, que se alimenten bien y crezcan sanos, que coman lo suficiente para crecer y engordar (tampoco demasiado), que se coman lo que les pone en el plato y que digan eso de "¡Qué bueno está esto, mamá!".

Se sienten completamente responsables de la alimentación de sus hijos y se sienten culpables si comen poco o muy poco, pensando que están haciendo algo mal, y acaban por ir al pediatra a decirle que "mi hijo no come nada" en busca de una solución instantánea o de unas vitaminas que hagan que el niño vea la comida y le brillen los ojos.

Pero esa solución no existe y la realidad es que muchos niños son así, de comer poco, y son normales y están sanos. Aún así, ellas preferirían que comieran más, para su tranquilidad. Por eso, cada noche, millones de madres rezan para que sus hijos coman como esta niña, que lleva semanas asombrándolas.

Se llama Xiao Man y tiene casi dos años

Quizás la conozcáis de haberla visto comiendo en algún vídeo de Facebook o YouTube. Probablemente tiene más habilidades, pero se ha hecho famosa por su manera de comer. Con menos de dos años, es capaz de comer lo que muchos adultos de hoy en día se sirven en el plato. Y además se le nota que disfruta, y mucho.

Se llama Xiao Man y en sus vídeos podemos verla comiendo con la cuchara, luego usando la mano por si así entra más comida, volviendo a la cuchara y hasta quejándose cuando se le acaba algo concreto y quiere más.

Si es que hasta con la boca llena de comida es capaz de coger la cazuela de la que está comiendo para beber el caldo... Una auténtica pasada de niña que aumentaría la autoestima de cualquier cocinero.

Xiao Man tiene ya su propio canal de YouTube, y los fans se multiplican por momentos porque es asombroso verla comer. Además, el hecho de que podamos verla cuchara en mano a cámara rápida hace que sus comidas y cenas sean aún más espectaculares.

¿Y si quiero que mi hijo/a coma como esta niña?

Bien, además de rezar, y rezar mucho (que no creo que sea un método que funcione demasiado), puedes intentarlo siguiendo las últimas recomendaciones al respecto. Obviamente, es muy difícil conseguir que un niño coma tanto como ella, que parece no tener fondo, pero no es tan difícil lograr que un bebé tenga esa capacidad para coger la cuchara y comer con ella, beber del vaso y comer también con las manos, de manera que disfrute de lo que está comiendo.

Sí, así es... si estabais pensando que diría "Baby Led Weaning" estáis en lo cierto. Hace ya siete años que hablamos de este método para alimentar a los bebés y lo que por entonces parecía una extravagancia se ha ido imponiendo como el método más lógico para alimentar a un bebé.

Consiste en dejarle comida blanda y con forma alargada o de tamaño medio a su disposición para que el bebé pueda cogerla con sus manos y se la vaya llevando a la boca aprovechando su innata curiosidad y necesidad de coger cosas con las manos y probarlas.

Hace un par de años, la Asociación Española de Pediatría habló de este método, recomendándolo por encima de los triturados de las últimas décadas. Hace unos meses, otros expertos en nutrición redactaron unas guías en las que explicaban que es mejor que los bebés coman la comida semisólida, blandita, a ser posible para que la cogieran con las manos, o como mucho aplastada con un tenedor o similar, de manera que los bebés tengan que masticarla un poco con las encías y no solo tragarla.

La razón es que, aunque al principio parece que cuesta más que coman, porque no saben muy bien cómo hacerlo, a veces se atragantan o incluso pueden escupir más de lo que comen, a medida que pasan los días y las semanas van comiendo más, aceptando más sabores y texturas y siendo cada vez más autónomos.

De ese modo consolidan el gesto de coger la comida con la mano y llevarla a la boca, que es el precursor de luego coger los cubiertos y llevarse la comida a la boca con ellos. Además, comen antes nuestra comida, mastican más y mejor y tienden a aceptar más sabores porque siempre tienen la libertad de comer o no comer lo que cogen con la mano y prueban (nadie les presiona para que se coman la fruta ni la verdura y no sienten la necesidad de rechazar la cuchara porque se huelen que les van a obligar). Vamos, que los bebés tienden a tener menos manías con los alimentos comiendo así.

Si ya no estáis a tiempo porque lleváis mucho tiempo con los triturados y ahora apenas tienen curiosidad por la comida podéis probar una cosa: convertir a los niños en ladrones de comida, lograr que os la roben; no es un método mágico ni infalible, pero es un comienzo para que por fin puedan valerse por sí mismos y puedan empezar a ser capaces de satisfacer por sí mismos una necesidad básica: el comer.

En Bebés y más | Adelantar la alimentación complementaria para que los bebés engorden más es un error, A pesar de las recomendaciones la mayoría de bebés empieza la alimentación complementaria antes de tiempo, Los bebés pueden pasar "de la teta a los macarrones"

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir