Compartir
Publicidad
Publicidad

Los yogures de leche adaptada son "totalmente innecesarios", según los expertos

Los yogures de leche adaptada son "totalmente innecesarios", según los expertos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que aparecieran a la venta hace unos años, los yogures de bebé, hechos con leche adaptada, se hicieron un hueco en el mercado de la alimentación infantil, en las neveras de las madres y padres y en las consultas de muchos profesionales de la salud que vieron con buenos ojos la posibilidad de ofrecer yogures a bebés de apenas seis meses.

Pronto aparecieron voces discordantes diciendo no solo que no eran necesarios, sino que tenían demasiadas proteínas y azúcar para bebés de solo seis meses, y la industria decidió modificar la composición resultando un producto aún poco recomendable.

Este mismo año, los expertos de la nutrición han vuelto a hablar de ellos y la conclusión es clara: los yogures de leche adaptada son totalmente innecesarios.

¿Por qué dar yogur, si ya toma leche?

La primera de las razones por las que muchos profesionales de la salud no hemos sido nunca amigos de estos yogures es la de ofrecer un lácteo que aparte a la leche.

Todos tenemos claro que el alimento principal de los bebés durante los primeros doce meses de vida es la leche materna, y en su defecto la leche artificial. A partir de los 6 meses se inicia la alimentación complementaria, que tiene como objetivo diversificar la dieta del bebé para que empiece a probar otros alimentos, a conocer sabores, texturas, olores, y en definitiva a hacer que a partir del año de vida la leche sea un alimento más.

Entonces, con este objetivo, ¿qué sentido tiene dejar de dar leche para ofrecer yogur? ¿Por qué sustituir un lácteo por otro lácteo? Alguien podrá decir que en el fondo da igual, porque solo estás haciendo eso: cambiar un lácteo por otro; el problema es que los yogures de leche adaptada tienen más concentración proteica que la leche adaptada, y por supuesto que la leche materna, y además azúcar añadido, y entonces la ecuación pasa a tener aún menos sentido: ¿Cuál es la razón de quitarle a un bebé leche materna o artificial, para darle leche artificial cuajada con azúcar y con más proteínas?

¿Y por qué hay profesionales que los recomiendan?

Por lo mismo que dicen que hay que dar cereales azucarados a un bebé de 4 meses para que gane más peso (como si lo importante no fuera ofrecer nutrientes saludables sino engordarlos de cualquier manera), o que a partir de cierta edad hay que quitarle al niño la teta porque "ya no le alimenta": falta de actualización y falta de mirada crítica ante los productos que la industria inventa para crear nuevas necesidades.

Y es que en estos años me he encontrado con varios profesionales que me han dado una respuesta basada en esa necesidad: "Y si no le recomiendo un yogur de bebé, ¿qué yogur le recomiendo?"

Los bebés no necesitan comer yogures

La respuesta es muy simple: ninguno. Los bebés no están obligados a comer yogur porque no necesitan comer yogur. Así lo expresan los expertos que el año pasado publicaron la estupenda guía de alimentación para niños de 0 a 3 años de la Generalitat de Catalunya, que este año 2017 hicieron público un documento con preguntas y respuestas frecuentes, donde podemos leer una dirigida a hablar sobre estos yogures.

Al ser preguntados por los yogures de leche adaptada responden de este modo:

Son totalmente innecesarios, ya que los bebés de menos de un año no necesitan consumir yogur. Además, a partir de los ocho o nueve meses pueden empezar a comer pequeñas cantidades (unas cuantas cucharadas) de yogur natural (sin azúcar). Hay que recordar, también, que los yogures adaptados con leche de continuación diseñados para los bebés de a partir de seis meses llevan azúcares añadidos.

Así que si no son necesarios, no son recomendables y encima son mucho más caros que los yogures normales, ¿no es hora ya de que caigan en el olvido?

Yo como padre y profesional de la salud lo tengo claro. Ahora solo falta que al menos el resto de profesionales lo tengan claro también. Son muchas las madres y padres que aún hoy en día dicen que su pediatra o su enfermera les ha dicho que le den estos yogures, y es una pena porque afecta a la credibilidad y profesionalidad de ambos colectivos.

Foto | iStock
En Bebés y más | Por qué los bebés que toman leche materna no necesitan comer yogures ni beber leche de vaca, Alimentación complementaria: guía completa, Calendario orientativo de incorporación de alimentos: cuándo debe el bebé empezar a comer cada uno

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos