Compartir
Publicidad

Evitando que beban tantos refrescos

Evitando que beban tantos refrescos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Como ya sabíamos, la cantidad de sal que tomamos al día es lo que regula la sensación de sed que tenemos. Así, la sal que ingerimos influye directamente en la cantidad de líquidos que bebemos durante el día. Pero lo que todavía no se había demostrado es si existe una relación proporcional entre la sal ingerida y el consumo de bebidas con burbujas en los niños.

Según se publica en la última edición de la revista "Hypertension", un equipo de investigadores de la Universidad de Londres han llegado a la conclusión de que la cantidad de sal que consume un niño influye directamente en el número de refrescos que toma al día. Para afirmar esto, han analizado las costumbres de 1.688 niños de entre cuatro y 18 años, durante un período de tiempo de una semana, en la cual anotaron todos los productos alimenticios y bebidas que éstos comieron y bebieron, así como la cantidad de ejercicio que realizaron. Así demostraron que la cantidad de sal que el niño ingiere depende proporcionalmete de su edad, y que va aumentando a medida que el niño se hace mayor, al igual que la cantidad de líquido que bebe. De esta manera, los niños de cuatro años toman una media de 4.6 gramos al día de sal y los de 18 años una media de 6.8 gramos.

Pero lo más importante que vieron es que a la hora de calmar la sed, los niños preferían beber refrescos en vez de agua. Así se vio que el 56% de las bebidas que tomaban eran refrescos, independientemente de que fueran azucarados o light, y que el agua representaba sólamente un 11% del líquido que ingerian.

Estos investigadores afirman que "Si la ingesta de sal se redujera a la mitad en todos los chicos de cuatro a 18 años, se produciría una reducción de 81 gramos al día en su consumo de bebidas azucaradas por individuo, lo que equivale a una disminución de 2,3 refrescos a la semana y esta reducción supondría no consumir 244 kilocalorias en ese periodo"

Esta conclusión es muy importante en la lucha contra la obesidad infantil. Tenemos que concienciar a las empresas alimenticias para que reduzcan las cantidades de sal de sus productos y por supuesto, también a los papás para que limiten el uso de sal y el consumo de este tipo de bebidas en los más pequeños. Así estaremos dando un paso más contra la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Vía | El mundo En Bebés y más | Bebidas con alto contenido de azúcar son asociadas al sobrepeso en niños preescolares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos