Compartir
Publicidad
Publicidad

"Pensamientos que tienen las madres al finalizar el día", la publicación viral acerca de la carga mental que llevamos

"Pensamientos que tienen las madres al finalizar el día", la publicación viral acerca de la carga mental que llevamos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En épocas anteriores toda la carga caía en la madres, quienes se hacían cargo de los hijos y de absolutamente todas las labores del hogar: cocinar, limpiar, hacer mandados, lavar la ropa. La lista seguía y seguía. Actualmente en muchos hogares las responsabilidades son compartidas: tanto papá como mamá se involucran en la crianza de los hijos y entre todos colaboramos para mantener nuestra casa ordenada y bonita.

Hoy es muy normal que nos repartamos las tareas o tomemos turnos para que la carga no recaiga sobre uno de nosotros. Sin embargo, aún hay algo que se queda principalmente en las madres: la carga mental.

Una madre se dio cuenta de esto y decidió publicar un ejemplo de la larga lista de pensamientos que tenemos las madres al finalizar el día, porque a pesar de que hagamos muchas cosas, en nuestras mentes siempre faltan otras por hacer.

Cuando leí la publicación de Meredith Ethington en su página de Facebook Perfection Pending, me sentí totalmente identificada. Quizás sea porque somos mujeres, pero siempre están ocupadas nuestras mentes con todos los pendientes que tenemos por hacer o las cosas que recordamos repentinamente.

En los hombres es muy diferente. Aunque desde luego ellos también tienen sus preocupaciones y pendientes presentes, para ellos pareciera que es más fácil "desconectarse" de esa carga mental y tomar un momento para descansar, como lo vemos en la foto y el texto que publicó Meredith.

PENSAMIENTOS QUE TIENEN LAS MADRES DESPUÉS DE UN LARGO DÍA DE TRABAJO:

DIOS MIO. Esta casa es un desastre.

¿Tenemos suficiente pan para el almuerzo de mañana?

Tengo que hablar con mi hijo de cinco años acerca de la honestidad y hacer que devuelva ese juguete que tomó "prestado".

Espero poder dormir un poco hoy. Digo, dormir de verdad, donde puedo soñar o retorcerme o algo. Debería comprar un antifaz para dormir.

¿Puse la ropa en la secadora?

¿Sí le di 'Enviar' a ese correo?

¿Será muy tarde para inscribir al de ocho años a soccer aunque falten seis meses?

¿Están al día con sus vacunas para la escuela?

¿Necesitamos más comida para el gato?

Debería limpiar los armarios.

¿Cómo es posible que el ventilador del techo esté TAN polvoriento? Digo, en serio. ¿Por qué hay tanto polvo en un ventilador que gira todo el día? ¿Cómo es eso posible?

Sigo encontrándome arañas. Necesito llamar al fumigador.

Espero que sí entremos a ese buen preescolar y no al que se mira sospechoso, seguro tiene una infestación del mano-pie-boca.

Espero haber comprado el protector solar correcto y no el que les provoque alguna reacción.

¿Cuánto fue la última vez que regué las flores de afuera?

Debería lavar las sábanas.

Apuesto que Karen lava sus sábanas cada semana.

Necesito unas malditas vacaciones de esta vida de mamá, ¿pero quién recordaría que necesitamos más fideos?

Asesinaré a alguien si no tengo chocolate después de que los niños se hayan acostado.

PENSAMIENTOS QUE TIENEN LOS PADRES DESPUÉS DE UN LARGO DÍA DE TRABAJO

Me voy a acostar aquí y tomaré una siesta rápida.

La lista que escribe Meredith es muy similar a la que repaso por mi cabeza antes de dormir y que a veces me hace pensar que aún sufro de momnesia. En casa siempre hay cosas por hacer, y estamos hasta el último momento despiertas pensando en todas las cosas que hacen falta o en las cosas que quisiéramos hacer.

El contraste que existe entre la manera en cómo pensamos las mujeres y cómo piensan los hombres es real. Y es algo que envidiamos de ellos, esa capacidad para desconectarse y relajarse un rato sin que su mente esté dando vueltas y vueltas como la nuestra.

Meredith aclara en un comentario que justamente de eso trata su publicación:

VERDAD: Mi esposo es asombroso. El lava los platos después del trabajo, ayuda a poner a los niños en la cama para dormir y trabaja muy duro CONMIGO al final de un largo día, así que estoy más que feliz de que pueda tomar una siesta rápida. Esto es más acerca de la carga MENTAL que llevamos las mujeres y que los hombres casi no tienen. No es un reclamo a mi esposo, que es un increíble proveedor, esposo y padre.

Sin duda eso es algo que le envidio a mi esposo, él puede llegar y dormirse con facilidad, mientras que yo duro un buen rato despierta acostada en la cama pensando en todas las cosas que hay por hacer en casa, en mi trabajo, con mi hija e incluso mis cosas personales.

¿Te sientes identificada con las palabras de Meredith?

Foto | iStock
Vía | Babble
En Bebés y más | El cerebro de la madre crece después del parto, ¿Sufres el síndrome de Burnout? Las madres que no pueden más

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos