Publicidad

¿Padres primerizos? Este es el glosario de términos que utilizarás con frecuencia en los primeros meses de tu bebé

¿Padres primerizos? Este es el glosario de términos que utilizarás con frecuencia en los primeros meses de tu bebé
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando te conviertes en padre/madre por primera vez se abre ante ti un universo relacionado con la crianza del bebé que hasta entonces desconocías, especialmente si en tu entorno familiar o cercano no hay niños pequeños. Comienzas a entrar en contacto con palabras, siglas o expresiones que quizá no hubieras oído con anterioridad, o que probablemente nunca imaginaste que podrían ocupar gran parte de tus conversaciones.

Si estáis esperando un bebé o acabáis de convertiros en padres primerizos, preparaos para hablar o escuchar sin descanso los siguientes términos...

Con la A de...

Una de las primeras palabras relacionadas con la crianza que escuché cuando me convertí en madre por primera vez fue "apego". Y es que resulta que la forma que yo tenía de criar y educar a mi hijo basada en el amor, el respeto a sus necesidades y el contacto continuo piel con piel tenía un nombre que hasta el momento desconocía. Así que a partir de ese momento, el término "crianza con apego" comenzó a hacerse un hueco en muchas de mis conversaciones sobre maternidad.

Otra de las palabras que empezamos a manejar los padres a partir de los seis meses de vida de nuestro bebé es "alimentación complementaria", o AC en su versión abreviada. Comenzamos a entender por qué se le llama "complementaria" y cuántas metodologías hay (porque sí, señores, hay más de una forma de introducir los nuevos alimentos en la dieta del bebé).

Con la B de...

baby led weaning

Y al hilo de lo anterior, aquí es donde entra en juego el término "baby led-weaning" o lo que es lo mismo, alimentación autorregulada por el bebé. Básicamente, este método consiste en ofrecer los alimentos de manera respetuosa, facilitando al bebé el contacto con nuevos sabores, texturas y formatos que le sean sencillos de manipular.

Otra palabra muy típica que comienza con la B y que no te cansarás de utilizar durante los primeros meses es "body": una prenda de ropa con corchetes en la zona del pañal que resulta tan cómoda y práctica que probablemente llegues a tener decenas de ellos en el armario de tu bebé.

Con la C de...

cacas

Un día descubres que la piel del cuero cabelludo y la frente de tu bebé comienza a pelarse. Parece que incluso le pica, y es posible que los granitos se extiendan también por los párpados o detrás de las orejas. ¿Qué le está pasando? Se trata de la "costra láctea", un problema estético muy común en los bebés que se produce por un exceso de grasa de las glándulas sebáceas.

Y si acabas de tener un bebé, bienvenido también al maravilloso mundo de las "cacas". Cacas explosivas, cacas de varios colores y consistencias, e incluso cacas de un olor característico y propio que solo tú sabrás reconocer. Te lo aseguro, en una reunión de padres primerizos las cacas del bebé será uno de los temas estrella.

Otra palabra que probablemente escuches o utilices con frecuencia será "colecho", que no es más que dormir al lado de tu hijo, con su cuna pegada a tu cama o todos en la misma cama.

Con la D de...

Cuando la "dermatitis del pañal" da guerra, la da de verdad. Esta irritación cutánea localizada en la zona perianal puede llegar a ser muy molesta para el bebé, y si te toca vivirlo te volverás experto en cuidados de la piel, cremas y marcas de pañales (pues probarás todos los que hay en el mercado para ver cuál le viene mejor).

Y prepárate también para oír hablar de "dientes" desde que tu bebé comience a babear o a llevarse sus puñitos a la boca. "Uy, ¡le van a salir los dientes ya mismo!" (te augurarán muchos, con tan solo tres meses), "Pobre, con lo que duele la dentición" (te dirán otros absolutamente convencidos)... El caso es que escucharás todo tipo de mitos en torno al proceso de dentición de tu bebé, y en poco tiempo te harás un experto en la materia.

Con la E de...

Porteo ergonómico

Si decides portear de manera respetuosa a tu bebé te familiarizarás también con el término "ergonómico", que hace referencia a la postura que deberá tener tu peque en su portabebés. Para que esta sea ergonómica, deberá tener su espaldita en forma de C y sus rodilla elevadas por encima del cuelete.

Con la F de...

fontanelas

Las "fontanelas" son un tejido cartilaginoso fuerte y elástico que une los huesos del cráneo del bebé hasta que estos se acaban soldando, entre los 12 y los 18 meses. Quizá nunca hayas escuchado el término con anterioridad, e incluso puede que te de un cierto reparo acariciar su cabecita y sentirlas, o verlas latir al ritmo del corazón. Pero es importante observarlas y familiarizarse con su aspecto, pues en un momento dado puede darnos pistas acerca de la salud de nuestro bebé.

Con la G de...

gases

Una de las grandes obsesiones que tenemos los padres de bebés recién nacidos es aliviarles los "gases" propiciando el eructo después de la toma. Y es que escuchar a nuestro bebé llorar de forma desconsolada por culpa de los dichosos gases es un auténtico calvario, por lo que tratamos de hacer todo lo posible por evitarles este mal rato.

Con la H de...

La "hipogalactia" consiste en la incapacidad de producir leche materna suficiente para cubrir las necesidades nutricionales de un bebé de manera exclusiva. Aunque es muy habitual que en algún momento de la lactancia las madres tengamos la sensación de "no estar produciendo suficiente", lo cierto es que la hipogalactia primaria se da en raras ocasiones.

Con la I de...

ictericia

"Ictericia". Este fue uno de los primeros términos que escuché pocas horas después de nacer mi primer bebé. Aunque la palabra asusta bastante, la ictericia del neonato es una condición muy común en recién nacidos, caracterizada por altos niveles de bilirrubina en sangre que provoca una coloración amarillenta en la piel. Por lo general no reviste gravedad, y en algunas ocasiones puede ser necesario un tratamiento de fototerapia.

Con la L de...

lactancia a demanda

"Lactancia a demanda" es un término que escucharás continuamente durante los primeros meses de vida de tu bebé, ya hayas optado por lactancia materna o por leche de fórmula.

Personalmente, reconozco que me costó mucho tiempo interiorizar este concepto y olvidarme de horarios y relojes, especialmente porque cada vez que me ponía a mi bebé al pecho tenía que escuchar aquello de ¿otra vez le vas a dar teta?. Pero es importante atender las necesidades del bebé y no regir su alimentación en base a unas pautas horarias.

Con la M de...

mamitis

Son muchas las palabras con M con las que te familiarizarás rápidamente tras el nacimiento de tu bebé, pero he hecho una selección en base a mi experiencia:

Para empezar, a las pocas horas de vida de tu recién nacido escucharás una palabra que probablemente no hayas oído jamás: "meconio". Se trata de la primera caca del bebé, cuya consistencia viscosa y color negruzco puede asustarnos especialmente si no hemos oído hablar de ello con anterioridad.

Otra palabra muy típica de estos primeros meses es la "mamitis", dicha a veces por los demás en un tono despectivo, ¡como si el hecho de que el bebé solo quisiera estar con su mamá fuera algo extraño o criticable! Pero cuidado, porque aunque la "mamitis" es algo normal para el bebé y forma parte de su desarrollo, podría acabar convirtiéndonos en unas "mombies" si no descansamos lo suficiente o no contamos con ayuda.

Pero sin duda, la palabra más bonita de todas y que quizá te lleve tiempo interiorizar es "mamá". ¿En serio soy madre de este precioso bebé que duerme aquí al lado?, puede que te preguntes incrédula una y otra vez cuando mires a tu recién nacido. Y es que el nacimiento del primer hijo supone una revolución tan grande que a veces cuesta hasta creer.

Con la N de...

noches sin dormir

Las "noches sin dormir" es algo por lo que pasamos todos los padres, y puede hacerse especialmente duro al principio. Por eso es importante conocer los patrones de sueño del bebé y comprender que sus múltiples despertares forman parte de su desarrollo evolutivo. Antes o después (cada bebé tiene su propio ritmo y sus necesidades) nuestro hijo acabará durmiendo toda la noche del tirón, pero seguro que mientras llega ese momento el tema se convertirá en centro de nuestras conversaciones con otros padres primerizos.

Con la O de...

ombligo

En mi opinión, hay dos palabras que comienzan por O que nos obsesionan especialmente a los padres primerizos, aunque en dos momentos diferentes de la etapa de nuestros bebés.

La primera es "ombligo": ¿cómo curar el cordón umbilical? ¿qué signos de alarma debemos vigilar? ¿qué aspecto tendrá su ombligo cuando el cordón haya caído? Son muchas las dudas que genera esta parte de nuestro cuerpo, que quedará por siempre como un recordatorio de la fascinante conexión entre madre y bebé dentro del útero.

Más adelante es posible que te familiarices con el término "objeto de apego". Se trata de un muñequito, manta, gasa o similar que muchos bebés adoptan como objeto de consuelo, seguridad o apego a la hora de dormir o calmarse. Para los padres, este objeto es sagrado porque sabemos lo que supone para nuestro hijo, de ahí que lleguemos a cuidarlo casi tanto como lo hará nuestro peque, y a buscarlo con ahínco si algún día se pierde.

Con la P de...

pañales

Al igual que ocurre con la M, la P es otra letra que nos deja innumerables palabras típicas de los primeros meses de crianza, como "polainas" y "peleles" (esas palabras que desconocía lo que significaban hasta que no me vi comprando la primera puesta para mi bebé), y por supuesto los "pañales".

Otro término muy típico que manejarás en más de una ocasión (a veces acompañado de una fuerte ansiedad, todo hay que decirlo) es el de "percentil". Y es que eso de saber en qué percentil se está desarrollando nuestro bebé es pregunta obligada en las consultas de pediatría entre los padres primerizos.

Pero si hay una palabra por excelencia que comenzarás a escuchar desde el mismo paritorio esa es "piel con piel", una forma de conectar con el recién nacido, fomentar el apego seguro, propiciar la lactancia materna y mejorar la salud física y emocional del bebé.

Y al igual que comentábamos con el término "mamá", también la palabra "papá" adquiere otra dimensión e importancia cuando nace nuestro primero hijo.

Con la R de...

"Regurgitar" o expulsar leche de manera leve o moderada durante o después de la toma, es algo que suelen hacer con frecuencia los bebés menores de seis meses debido a la inmadurez de su aparato digestivo. Pero aunque se trata de un fenómeno habitual un tanto molesto y que ocupará parte de nuestras conversaciones en un momento dado, en la mayoría de las ocasiones no reviste gravedad.

Con la S de...

SRI

Una de las palabras que más utilizarás durante varios años es "sistemas de retención infantil" (SRI en su versión abreviada) o "sillitas para coche", dicho de manera coloquial. Los SRI son el elemento de seguridad imprescindible que deberás utilizar en tu vehículo para desplazar a tu hijo por carretera.

Cuando te adentres en este universo te darás cuenta de la gran cantidad de modelos de sillas que hay, de las más seguras para viajar en los primeros años de vida, y de las normativas que rigen su homologación. ¡Prepárate para hacer un máster en este tema, pues de tu correcta información dependerá la seguridad de tu hijo!

Con la T de...

"Teta", "teta", "teta", y más "teta". Si optas por lactancia materna, prepárate para hablar de "tetas" a todas horas y con absoluta naturalidad, algo que a lo mejor hasta entonces no habías hecho. Pero cuando tus pechos se convierten en la fuente de alimento, consuelo y apego de tu bebé, el término "teta" pasará a formar parte necesaria e imprescindible de tu vocabulario diario.

Con la U de...

uñas

Una de las cosas que más suele llamar la atención de los recientes papás es comprobar la perfección de los deditos del bebé y sus "uñas", que en ocasiones llegan a ser tan largas que nos pasamos los primeros días pendientes de que no se arañen la carita de manera accidental.

Y precisamente, uno de los momentos clave (y también de máxima tensión) es cuando tenemos que cortárselas por primera vez: ¿es posible hacerlo sin lastimarle?, nos preguntamos aterrados sin saber siquiera cómo sujetarle la mano. Pero tranquilos, que en poco tiempo seréis expertos en el manejo de la tijera.

Con la V de...

vernix caseosa

"¿Qué es esa sustancia blanquecina que recubre la piel de mi recién nacido?", quizá te preguntes al ver a tu bebé por primera vez. Se trata de la "vérnix caseosa" o unto sebáceo, una sustancia que le protege dentro del útero materno y que tiene una importante función durante las horas posteriores al nacimiento.

En base a mi experiencia, estos son algunos de los términos que más escucharás o utilizarás en los primeros meses de crianza de tu bebé. Con el tiempo, todos te acabarán resultando familiares y formarán parte de muchas de tus conversaciones con otros padres. ¿Añadirías alguno más?

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Primer año del bebé: grandes avances que tu hijo logrará en sus primeros 12 meses de vida

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir