Compartir
Publicidad

Los 'Walking Dead' sí existen en la vida real: son los padres

Los 'Walking Dead' sí existen en la vida real: son los padres
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En más de una ocasión mis hijos me han preguntado qué sería lo primero que tendríamos que hacer en caso de que hubiera un apocalipsis zombi, cosa que ha llegado a preocupar al pequeño que aún no tiene claro si los zombis pueden llegar a existir.

Siempre les digo que podemos jugar a que pudiera pasar, pero que en realidad jamás sucederá porque los muertos vivientes no existen. Sin embargo, sí hay personas que caminan un poco parecido y a simple vista podrían engañar un poco. Vamos, que en cierto modo los 'Walking Dead' sí existen: son los padres y madres.

Lo que más importancia tiene para los padres: el sueño

Según leemos en Babycenter, que ha llevado a cabo una encuesta junto al Dr. Harvey Karp, los padres dan más importancia al sueño que al tiempo libre, el dinero o el sexo. Y es que como necesidad básica que es el dormir, en ausencia de descanso lo demás pasa a un segundo plano.

Al preguntarles qué es lo que echaban más de menos de su vida sin hijos, el 34% dijo que era dormir, el 25% expresó que era el tiempo para sí mismo/a, el 17% dijo que era el tiempo romántico con la pareja, el 12% querría recuperar su cuerpo de antes, el 4% el tiempo con los amigos y un 9% era un "nada" o bien "otras cosas".

Y al pedirles que dijeran qué era lo que más les estaba costando como nuevos padres, el 62% mencionó el tema del sueño, el 48% de las parejas habló de la falta de tiempo libre, el 34% expresó que el dinero también era un problema y el 26% dijo que el sexo.

Es decir, varios padres hablaron de más de una cosa, y la que más les estaba trastocando sus vidas era el tema del sueño.

Una media de 5,7 horas de sueño diario

Y es que las cifras revelan que los padres están consiguiendo dormir una media de 5,7 horas de sueño nocturno, que es claramente poco con respecto a lo que necesitaríamos dormir, con un agravante: no es algo de una noche, que luego puedes recuperar a la noche siguiente; es algo que pasa noche tras noche, de manera que la carencia se cronifica de tal modo que acaba afectando en el día a día, y todo porque, como he comentado en más de una ocasión, las parejas estamos teniendo hijos en una época en que la sociedad ya no los espera.

Me explico: claro que "lo normal" hoy en día es tener hijos, que si no los tienes te pueden tildar de egoísta o incluso peor. Me refiero a que el funcionamiento social, el engranaje capitalista, al menos en nuestro país, no prevé ningún tipo de protección o ayuda válida a las parejas por tener hijos (tenemos las bajas maternal y paternal, demasiado cortas; y una reducción de impuestos el año del nacimiento del bebé, totalmente insuficiente), de manera que los padres y madres tienen que seguir cumpliendo con su horario al día siguiente. estén o no muertos de sueño y cansancio.

Esto hace que haya que elegir entre tener comida en el plato o cuidar de tu hijo (porque con un solo sueldo medio ya me dirás cómo vas a vivir), y que sea casi imposible que los padres se adapten a los ritmos del bebé.

Así, aparecen métodos y soluciones mágicas para que sea el niño quien se adapte a nuestros horarios, dejándolos llorar de noche o logrando que, cuando se despierten, no nos busquen. Que no es que no nos necesiten, todo consiste en enseñarles a no llamarnos.

Sin saber qué es dormir 8 horas seguidas en meses

Mombie2

Otra consecuencia es esta, que los padres llegan a pasar meses sin saber qué es dormir ocho horas seguidas una noche. Y en muchos casos hablamos de años. Yo que tengo tres he pasado varios años sin saberlo, al juntar la crianza de los tres, que se iban solapando del uno al otro. Y ella, mi pareja, ni os cuento, que muchas noches les enchufaba la teta y yo ni me daba cuenta de algunos despertares.

Así que creo que seréis muchos los que coincidiréis con esta afirmación, que los padres son los nuevos zombis, a la vista de lo mal que llegan a dormir muchos.

Malas noches que provocan malos días. Días de ansiedad, días de estrés, de cansancio, de darte cuenta de que no puedes dar todo lo que tienes, de discutir con tu pareja por ver cuál de los dos está más cansado para decidir a cuál le toca hacer la cena, planchar o recoger los platos, de darte cuenta de que tu vida está desapareciendo poco a poco en eso de ser madre y ser padre, y que aunque sabes que en algún momento volverás a ser tú, no esperabas que pudiera ser tan absorbente.

Pero al fin y al cabo, o así al menos lo he vivido yo, días de mucho cansancio que acabas dando por buenos a cambio de sus risas, de verlos disfrutar, jugar, dormir y respirar, tan perfectos y maravillosos, de verlos crecer y aprender, caminar y relacionarse con otras personas, con otros niños,...

Verlos en el día a día sintiendo el amor más inmenso que se puede sentir por alguien, a pesar de las duras noches y la falta de sueño.

Por eso somos muchos los que, pese a todo, repetimos. Por algo será, ¿no?

Foto | Vídeo de Vintage Marquee Lights
En Bebés y más | ¿Sueñas con dormir una noche entera? Descubre aquí si ya te has convertido en una "Mombie", Tener un hijo sería algo maravilloso y perfecto si durmieran toda la noche

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos