Compartir
Publicidad
"Odio el móvil de mi mamá", la fuerte declaración de un niño que todos debemos leer
Ser Padres

"Odio el móvil de mi mamá", la fuerte declaración de un niño que todos debemos leer

Publicidad
Publicidad

¿Cuántas veces al día revisas tu móvil? ¿Sueles leer de inmediato las notificaciones o te programas para tener ciertos horarios o tiempos límites para revisarlo? A veces no nos damos cuenta, y pasamos más tiempo en él de lo que pensamos.

"Odio el móvil de mi mamá y desearía que no tuviera uno", es una frase que podemos leer en el escrito que hizo un niño como parte de un ejercicio en clase. Te compartimos el poderoso mensaje que a todos nos vendría bien leer, acerca del uso excesivo del móvil frente a nuestros hijos.

Como parte de un ejercicio en clase, la maestra de segundo grado Jen Adams, le pidió a sus alumnos que escribieran un breve ensayo con la siguiente temática: Si hubiera una invención que desearías no existiera, ¿cuál sería?

Para sorpresa de la maestra, 4 de sus 21 alumnos respondieron que esa invención sería el móvil de sus padres. Pero es el ensayo de uno de sus alumnos en particular, que no se especifica si es niño o niña, el que se viralizó debido al contundente mensaje que nos deja a todos.

Publicacion Movil

Si tuviera que decirte una invención que no me gusta, diría que no me gustan los teléfonos móviles. No me gusta el móvil porque mis padres están todo el día en él. Un móvil es a veces un mal hábito. Odio el móvil de mi mamá y desearía que no tuviera uno. Esa es una invención que no me gusta.

Además del claro mensaje de inconformidad, el estudiante agregó un dibujo de un teléfono, que ha marcado con una gran equis sobre él, acompañado de otro dibujo de una carita triste diciendo "Lo odio". Sin duda es un mensaje muy fuerte para todos los padres y madres.

¿Somos conscientes del tiempo que pasamos frente al móvil?

Mujeres Con Movil

¿Qué nos dice esto? Que estamos pasando demasiado tiempo frente a nuestros móviles. Tiempo que podríamos estar aprovechando para hablar, jugar o aprender junto a nuestros hijos. Tiempo que pasa y que no volverá.

"Debo soltar un poco más el móvil" es una frase que me he encontrado diciéndome a mí misma en más de una ocasión. Y es que además de facilitarme algunas cosas de mi día a día y ser una gran herramienta de trabajo, a veces se pasan volando los minutos y no me doy cuenta del tiempo que llevo pegada a esa pantallita.

Hace unos días te compartía un estudio en el que hablaba acerca de cómo el uso de smartphones nos hacía más distraídos como padres y evitaba que pudiéramos crear una conexión cercana a nuestros hijos. Básicamente, los móviles nos hacen ser padres ausentes.

Podemos tener muchas oportunidades para estar junto a nuestros hijos, ya se que tengamos un trabajo con horarios flexibles o que no hagamos ningún plan de fin de semana para dedicarlo a nuestra familia. Pero de nada sirve pasar todo el tiempo del mundo junto a nuestros hijos, si nosotros estamos más pendientes de lo que ocurre en nuestro móvil.

Y lo peor de todo, es que nuestros hijos lo resienten y les afecta de manera negativa. No sólo por diversos estudios que les hemos compartido y que muestran cómo afecta nuestra relación con ellos. Sino porque al ver que estamos mentalmente alejados de ellos, se sienten ignorados y les entristece ver cómo preferimos ver esa pantallita en lugar de enfocarnos en ellos.

Cómo disminuir el uso del móvil

Padre Movil

Quizás pueda parecer un poco absurdo el tener que aprender a dejar de usar con tanta frecuencia o tiempo el móvil, pero creo que además de ayudarnos a dejarlo un poco más, podemos aprender a ser más organizados.

Por ejemplo, podemos comenzar por establecer horarios para revisarlo y hacer todo lo que necesitemos en él, para así cuando llegue el momento de estar con nuestros hijos, dedicarnos de lleno a ellos.

Otra buena idea podría ser el apagar las notificaciones de ciertas aplicaciones. La mayoría de las notificaciones de redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram no suelen ser urgentes y pueden esperar, por lo que una forma de evitar distracciones sería desactivarlas.

Si por cuestiones de trabajo debemos atender en el momento esa llamada o mensaje, hagámoslo de forma respetuosa hacia quienes están con nosotros: disculpándonos unos minutos, atendiendo o resolviendo la situación y después regresando nuestra atención a ellos.

Desconectarnos del móvil tiene muchos beneficios, tanto para nuestros hijos como para nosotros. Evitemos que nuestro teléfono se convierta en un objeto que nuestros hijos detesten ver y que afecte nuestra relación con ellos.

Fotos | iStock
Vía | Honey
En Bebés y más | A tu móvil no le afecta que no le prestes atención, a tus hijos sí, "Estaba siendo el papá que nunca quise ser", el mensaje de un padre acerca del uso del móvil frente a nuestros hijos,

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio