Las nueve razones para no preguntar a una pareja cuándo tendrán hijos
Ser Padres

Las nueve razones para no preguntar a una pareja cuándo tendrán hijos

Tener hijos (o no tenerlos) es una decisión que corresponde únicamente a la pareja. Sin embargo, puede llegar a suceder que tanto familia como amigos insisten en preguntar cuándo tendrán hijos, sin detenerse un momento a pensar antes de hablar.

Y es que aunque pueda parecer algo "sencillo", la decisión de tener hijos es una que depende de diversos factores que no siempre se toman en cuenta al momento de hacer esa pregunta, que muchas veces puede llegar a ser incómoda.

Por ello, compartimos algunas de las principales razones para no preguntar a una pareja cuándo tendrán hijos.

No se sienten listos

Como lo hemos comentado al inicio, tener o no tener hijos es una decisión que corresponde a la pareja, y en el caso de que elijan que sí desean tener un bebé, la decisión de cuándo tenerlo es algo que también corresponde a ellos. Quizás no se sienten listos o desean cumplir ciertas metas personales antes de tenerlos, por lo que pueden sentirse presionados ante la pregunta.

Problemas de fertilidad o infertilidad

La mayoría de las personas asume que tener un bebé es pan comido, pero la realidad es que millones de parejas en todo el mundo presenta algún problema de fertilidad que hace este camino largo y difícil.

En algunos casos, pese a los esfuerzos e intentos por tener un bebé, para la pareja simplemente no es posible tener un hijo. Estar escuchando esta pregunta se convierte en un constante recordatorio de algo que no pudo ser.

Pérdida gestacional

El dolor de perder a un bebé que se esperaba con ilusión es uno de los más grandes que podemos vivir, y tras una experiencia tan triste como ésta, muchas parejas pueden optar por dejar pasar un tiempo u olvidar por completo su plan de tener hijos por miedo a volver a pasar por lo mismo.

Problemas de salud física

En ocasiones, pueden ser que alguno de los dos presente algún problema de salud que no estén relacionado con su fertilidad, pero que de alguna manera influyen en la decisión o capacidad de tener hijos, como enfermedades autoinmunes o cardiovasculares.

Problemas de salud mental

Aunque cuando pensamos en problemas de salud pensamos en malestares o condiciones físicas, también la salud mental y emocional, que para algunas personas continúa siendo un tema tabú, puede influir en la decisión de convertirse en padres o no.

Situación económica

Por otro lado, además de los problemas de salud que pueden o no estar relacionados con la fertilidad, están algunos factores externos. La situación económica, por ejemplo, puede ser la razón detrás de la cual una pareja ha decidido no tener hijos o esperar para tenerlos.

Problemas de pareja

Las únicas personas que saben cómo es la relación de pareja es, precisamente, la pareja. Nosotros no sabemos si están pasando por un momento difícil, si están trabajando en mejorar su relación o incluso si están considerando una separación.

No es obligatorio tenerlos

Una razón muy simple para dejar de preguntar cuándo tendrán hijos: nadie está obligado a tenerlos. No es un requisito para ser feliz, ni es lo que se "debe" hacer. Cada persona y cada pareja va trazando su camino, y tener hijos es algo que pueden o no incluir en él.

No es asunto tuyo

La hemos dejado para el final, sin embargo es una que perfectamente incluye todas las anteriores: no es asunto tuyo. La decisión de tener hijos es únicamente de la pareja y a los demás realmente no tiene por qué importarnos ni afectarnos.

Foto | Unsplash

En Bebés y más | Qué decir y qué no a una pareja con problemas de fertilidad, ¿Cuántos hijos te gustaría tener? Una pregunta para hacerse antes de iniciar una vida en común


Temas
Inicio