Compartir
Publicidad

Las mujeres que cuidan de sus hijos también son madres trabajadoras

Las mujeres que cuidan de sus hijos también son madres trabajadoras
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, que en años pasados se conocía como Día Internacional de la Mujer Trabajadora (aún hay quien lo llama así). El lema para este año es muy similar al del año 2016, y se refiere a la necesidad de lograr por fin una igualdad a nivel de puestos de trabajo, además de una igualdad a nivel de salarios: “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.

Hablamos, claro, de esas mujeres que trabajan de manera asalariada, y esto deja fuera a todas aquellas mujeres que por la razón que sea -porque así lo han decidido, porque están en paro o por otros motivos-, cuidan de sus hijos, sin cotizar, sin cobrar y sin que mucha gente considere que están sumando de algún modo. Por eso esta reivindicación: las mujeres que cuidan de sus hijos también son madres trabajadoras.

Pero... ¡¡si están en casa!!

No digo que todo el mundo lo piense, pero quien no lo ha vivido es posible que considere que quedarse en casa a cuidar de los hijos es casi como estar de vacaciones, o similar: un poco más ajetreado, pero no mucho más.

El caso es que seguro que sois muchas las que podéis confirmar que se equivocan, y que de vacaciones tiene poco: hay días que da la sensación de que lo único que haces es recoger continuamente la casa, hay días que parece que lo único que haces es dar teta y hay días que llega la tarde-noche y te das cuenta de que no has hablado con ninguna persona adulta. Al menos, esto es lo que me cuenta mi mujer cuando hablamos de ello.

Y es que Miriam, tal y como os conté hace año y medio, decidió un buen día que iba a dejar de trabajar para cuidar de Jon. Se estaba acabando la baja, tocaba volver al trabajo, sintió que no podía hacerlo, que no era capaz, hicimos muchos números, y tomamos la decisión de probar a ver qué tal nos iba.

Como la madre que decidió hacer fotos de su día a día cuidando de sus hijos para demostrar lo equivocados que estaban los que le decían que no hacía nada, no pasó mucho tiempo antes de empezar a decirme que era más duro de lo que parecía.

Luego, además, vino Aran, y finalmente Guim, y ella siguió (sigue) diciéndome que esto de estar por los niños y la casa full time no es nada fácil: "Ya me gustaría ser tú", me dice a menudo (y ojo, que yo cuando estoy en casa no paro tampoco). Y es que, como dice, yo veo a gente, hablo con gente, y al ir a trabajar rompo con la monotonía de estar todo el día en casa, de compras y de taxista de los niños.

¡Pero las madres asalariadas también se cansan mucho!

Claro que sí. Lo último que hay que hacer es una competición para ver cuál se cansa más, cuál tiene más ojeras y cuál tiene un día más duro y sacrificado. Porque no es fácil saberlo ni determinarlo. Hay mujeres que tienen un trabajo asalariado que acaban por trabajar en realidad dos veces: fuera de casa y luego en casa, y hay mujeres que cuidan de sus hijos que lo llevan mejor porque sus hijos no hacen extraescolares o se quedan al comedor.

Trabajar en casa

Igualmente, hay mujeres que al trabajar fuera de casa aseguran que al desconectar lo llevan mejor, y otras que están en casa y desearían poder ir a trabajar. Como una mamá de la que hablamos hace unos meses, que confesó que si pudiera volver atrás, no lo haría: no volvería a quedarse en casa para cuidar de sus hijos.

Lo difícil que es encontrar trabajo

Ahora Miriam, y muchas otras mujeres que decidieron dedicar tiempo y energías a ser madres a tiempo completo, se enfrentan a una realidad que duele: si ya es difícil para cualquier mujer madre encontrar trabajo, para una que lleva años sin trabajar, lo es aún más. "¿Qué pongo en el currículum? ¿Dónde he estado en los últimos años? ¿No me preguntarán que por qué no tengo experiencia suficiente para la edad que tengo? ¿Qué he cotizado yo?".

Y es que una mujer que se dedica únicamente a cuidar de sus hijos no solo no cobra ningún sueldo (a pesar de que si lo hiciera, debería ser bastante elevado, sino que tampoco cotiza a la seguridad social, ni tiene derecho a cobrar el paro mientras deja su "trabajo a tiempo completo" para buscar otro puesto de trabajo.

¿Dónde quiero llegar?

Trabajar en casa

Pues a ese punto del título del post en el que se concluye que las mujeres que cuidan de sus hijos también deben ser consideradas socialmente madres trabajadoras. No hablo de cobrar dinero, ni siquiera hablo de cotizar (aunque sería lo mínimo, que al menos apareciera reflejado que han estado "trabajando" y que tienen una experiencia determinada de unos años cuidando de menores, por ejemplo), hablo sobre todo de que la sociedad empiece a valorar lo que hacen quienes se quedan en casa a cuidar de los hijos.

Los cuidados han quedado relegados a un trabajo que poca gente quiere hacer: a las personas mayores les cuidan a menudo personas con poca o ninguna titulación (hablo de cuidadoras contratadas particularmente), a los niños, depende. En las escuelas infantiles hablamos de educadoras, ya no se las considera cuidadoras (y de hecho no les gusta que las llamemos así porque, como digo, "cuidar" es un verbo que no da valor social, como si cualquiera pudiera hacerlo: la canguro, la au pair...). Y sin embargo, cuidar es un verbo que puede estar cargado de amor, de cariño, de dedicación, de sueño, cansancio, paciencia y sacrificio.

Sí, también sacrificio. Porque cuidar, para una madre, es entregarse a su hijo o hija. Y eso que tan poca gente valora, tiene un gran valor social. Un valor que es, como mínimo, equiparable al de una persona que cuida a otros niños cobrando un sueldo. Valor para el hijo y valor para la madre. Un hijo que es acompañado en su crecimiento y desarrollo por la persona que más le quiere y a quien más quiere, y una mujer que descubre, si así lo siente y quiere, que ser madre puede ser tan o más gratificante que cualquier otra cosa.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Los padres deberíamos cobrar por cuidar de nuestros hijos en casa, Lo difícil es criar a un niño en casa, Las madres que trabajan son más felices que las que se quedan en casa

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos