Compartir
Publicidad

Las madres que trabajan son más felices que las que se quedan en casa

Las madres que trabajan son más felices que las que se quedan en casa
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según un estudio realizado en Estados Unidos las madres que trabajan son más felices que las que se quedan en casa cuidando de sus hijos, ya que tienen una mejor salud y menos síntomas de depresión.

Además de llegar a esta conclusión, los investigadores observaron que las madres que trabajan a tiempo parcial equilibran mejor el trabajo y el cuidado de los hijos que aquellas que trabajan a tiempo completo.

El estudio, que ha sido publicado en la edición de diciembre de la revista Journal of Family Psychology, se ha realizado con datos de más de 1.300 madres que fueron entrevistadas tras el nacimiento de su hijo y en diversos momentos posteriores durante más de diez años.

Conclusiones del estudio

En el estudio se pudo ver que las madres que trabajaban la jornada completa o a tiempo parcial tenían mejor salud en general y menos síntomas de depresión que las que se quedaban en casa cuidando de los niños.

Las que trabajaban a tiempo parcial demostraron estar igual de involucradas en la escuela de sus hijos que las madres que se quedaban en casa, siendo las que trabajaban toda la jornada las que menos relación tenían con la escuela.

Los investigadores también observaron que las madres que trabajaban menos horas parecían ser más sensibles con sus hijos y ofrecían a los niños más oportunidades de aprendizaje que las madres que se quedaban en casa o trabajaban el horario completo.

Defectos del estudio

Según comentan los investigadores, un posible defecto del estudio sería que sólo se han centrado en un niño concreto por familia al que han seguido de año en año. Algunas familias tuvieron más hijos y esto, evidentemente, puede afectar a la salud física y emocional de las madres.

Por otro lado, algunas madres trabajaban durante algunas épocas y no lo hacían en otras, por lo que entiendo que respondía a una cuestión de oferta de trabajo o de falta de la misma (o sea, que se quedaban sin trabajo), más que a la decisión de dejar de trabajar para cuidar de los hijos.

En conclusión, parece uno de tantos estudios que ofrece unas conclusiones que pueden llevar a equívoco: quedarse en casa para cuidar de los hijos puede ser una decisión tomada por una familia, por ser la que consideran mejor, y puede ser consecuencia directa de no encontrar un trabajo, teniendo serios problemas económicos como efecto secundario y apareciendo problemas emocionales y psicológicos derivados del estrés que se origina al ver que no llegas a fin de mes y no encuentras trabajo.

Dos mujeres pueden estar en casa cuidando de sus hijos y mientras una puede ser la más feliz del mundo, la otra puede ser la más desgraciada, porque no es eso lo que necesitan ni ella ni su familia.

Vía | Healthfinder
Foto | subactive_photo en Flickr
En Bebés y más | Lo difícil es criar a un niño en casa, Diez cosas que no hay que decir a una madre que no trabaja para cuidar a sus hijos (I), “Si la mamá no trabaja es porque el papá gana mucho”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos