Compartir
Publicidad

"La paternidad me ha cambiado como persona". Entrevista al padre y bloguero David Lay

"La paternidad me ha cambiado como persona". Entrevista al padre y bloguero David Lay
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos estamos acercando al Dia del Padre y para celebrarlo vamos a entrevistar, como hicimos el año pasado, a varios padres que nos van a contar su visión y su vivencia de una paternidad emocionalmente muy intensa.

Comenzamos con David Lay, que es uno de los más detacados blogueros de la red de crianza, conocido y seguido en su página Y papá también. David tiene 42 años, está casado con Montse y tiene dos hijos, Arnau que tiene 6 años y la pequeña Judith con 2 años.

Profesionalmente se dedica a acompañar, asesorar y gestionar la presencia de empresas en redes sociales y eso se nota en su magnífica labor como comunicador en el mundo de la crianza.

¿Cómo has unido tu profesión con tu papel de padre?

Actualmente estoy trabajando desde casa en diversos proyectos relacionados con el social media, por lo que puedo ir compaginando la vida laboral con la familiar al poder encargarme de los peques mientras mi mujer trabaja fuera de casa. Eso hace que me pueda dedicar a una de mis pasiones, el mundo 2.0

Soy bloguero de paternidad/maternidad gracias al blog "Y Papá También" donde explico las experiencias que vivo con mis hijos dentro del maravilloso mundo de la paternidad.

También participo y colaboro en diferentes blogs de maternidad y soy uno de los fundadores de Conciliación Real Ya. Todo está relacionado: ser padre y ser profesional.

¿Cómo te ha cambiado la paternidad la vida?

Ser padre ha sido un cambio enorme en mi vida, ya que pasar de tener una serie de obligaciones dentro del núcleo familiar compuesto por dos personas, cambiar todo ese mundo con la llegada de los pequeños a casa, se convirtió en un salto brutal y sin red hacia la maravillosa aventura de la paternidad.

La vida me ha cambiado en la manera de ver las cosas, en la manera de sentirlas y, ante todo, en la manera de vivirlas. Los temas han pasado a convertirse en una sucesión de hechos diarios que tienen como único objeto la crianza de los peques. Un camino maravilloso, aunque no nos engañemos en ocasiones duro, pero que tiene un final feliz, como es ver a mis hijos crecer día a día y evolucionar como personas dentro de la sociedad en que vivimos.

Y tú, ¿has cambiado mucho?

La paternidad me ha cambiado como persona.

Me ha aprender a valorar ciertos temas y cosas que pasan a diario y que antes veía como un hombre y ahora he pasado a verlas como padre.

¿Eres el padre que pensaste que serías?

La teoría es maravillosa y se explica perfectamente en muchos lugares, pero a la hora de ponerla en práctica la cosa cambia bastante y eso es lo que me ocurrió cuando quise convertirme en el padre que pensaba que sería.

Cuando no tenía hijos me encantaban los niños, tenía (y tengo) lo que mucha gente llama "buena mano con los niños". Esa era mi "teoría", la de un hombre que le encantan los pequeños. Al nacer mi primer hijo quise poner en práctica toda ese conocimiento, pero la aventura de la paternidad me demostró que ser padre no es lo que uno piensa en "su" universo perfecto.

Entonces, ¿qué significa ser padre?

Ser padre significa aprender cada día, equivocarse y acertar para volver a equivocarse y volver a acertar, me considero un seguidor del método ensayo-error. En definitiva, ser padre es aprender al lado de mis hijos y evolucionar en mi camino como padre de la misma manera que ellos evolucionan en su camino como personas.

¿Eres el padre que deseas ser?

Procuro serlo en la medida de lo posible, pero como buen humano me equivoco y mucho y en el hecho de ser padre no podía ser menos, así que también tengo momentos de errores mezclados con algún punto de éxito.

En casa intentamos formar a nuestros hijos de la mejor manera que sabemos, ya que nadie tiene la fórmula exacta para conseguir unos hijos perfectos y, por supuesto, en esta aventura de la paternidad/maternidad nadie nace enseñado, tenemos que aprender con el día a día, con lo que comentaba antes del ensayo-error y con la evolución de todos.

También es verdad que en ocasiones hay factores externos que influyen a la hora de la paternidad ya que no todo está en nuestro círculo de influencia, pero si podemos hacer algo para que pase a formar parte de nuestro círculo y así cambiarlo, lo hacemos.

¿Qué te han enseñado tus hijos?

Todo. Mis hijos me han hecho mayor (no hablo de edad física), en edad mental, me están ayudando en mi evolución como persona y como padre y me están acompañando dentro de este fantástico camino de la paternidad.

Gracias a mis hijos estoy aprendiendo a diario cosas nuevas.

Aprendo la felicidad que esconde una sonrisa, el dolor que se siente detrás de un llanto, la importancia de escuchar y leer entre líneas, el valor de las cosas por pequeñas que sean y la curiosidad por lo nuevo ya que cuando nos hacemos mayores parece que perdemos el sentido de la sorpresa y gracias a ellos lo he vuelto a descubrir.

En definitiva, estoy aprendiendo con ellos el significado de la palabra amor, el amor que se siente por unas personas que llegan a tu vida y que se convierten en el centro de nuestro universo como pareja.

¿Educas como te educaron a ti?

Intento que no, pero me explico para que no haya malentendidos. Estoy muy contento de mi educación, pero provengo de una época, que por desgracia aún vivimos en algunos lugares, donde la figura paterna era un simple proveedor de dinero en casa, una persona que sólo estaba para trabajar y cuando llegaba a casa tenía que estar tranquilo y no se le tenía que molestar.

Eso hizo que la mayoría de los hombres de mi generación fuésemos criados por mamá (imagino que de aquí viene ese sentimiento tan latino de "veneración" que tenemos los hombres hacia la madre), mientras que el padre era solamente eso, el cabeza de familia.

Yo procuro hacer todo lo contrario. En casa somos dos y por ello ambos nos dedicamos por igual, nos convertimos en parte activa de la crianza y la educación a partes iguales de los pequeños, es decir, en casa si que existe un papá y una mamá.

¿Es difícil conciliar siendo hombre o se te pide menos?

Más que difícil pienso que la gente ve raro que un hombre quiera conciliar. Sin duda esto es otro de esos tips tan machistas que aún perduran en nuestra sociedad y que por desgracia también se ve en algunas mujeres.

Ver a un hombre que intenta conciliar trabajo y familia se considera extraño, una especie de animal mitológico dentro de esta sociedad tan machista que todavía vivimos, ya que el hombre, como te explicaba antes, tiene que asimilar el rol de proveedor y dejar a la mujer el trabajo de la crianza y el día a día de los hijos.

Por suerte la cosa está cambiando poco a poco, los hombres hemos iniciado nuestra "revolución", hemos lanzado un grito hacia las pocas mujeres y muchos hombres que tienen aún esos vicios de épocas anteriores y les estamos diciendo que queremos participar, que ya es hora de cambiar estereotipos del pasado, que queremos ser parte de la familia y pasar de ser los proveedores a convertirnos en padres corresponsables y activos.

¿Cómo os organizais en vuestra pareja para el cuidado de tus hijos?

Actualmente mi pareja trabaja fuera de casa y yo lo hago dentro, así que yo soy el que me ocupo del cuidado de los pequeños durante el día, combinándolo con horas de trabajo, y cuando ella llega yo acabo de cerrar las tareas pendientes mientras ella se dedica a estar con ellos.

Por lo demás es una organización conjunta en todos los sentidos, no tenemos unas tareas fijas, ya que si uno se pone a preparar la cena, pues el otro se dedica a jugar con ellos y después el que ha estado en la cocina los acuesta.

Somos multifunción en este sentido, combinamos sin problema los diferentes tiempos del cuidado, pero sin tener unos trabajos asignados a cada uno.

Además de padre eres un conocido blogger en el mundo de la crianza ¿qué te motivó para tener un blog?

¡Gracias por lo de conocido!

El mayor y único motivo por el que me puse a escribir un blog sobre paternidad/maternidad fueron mis hijos. Cuando nació Judith ya teníamos la experiencia del mayor a la hora de criarla, aunque uno nunca acaba de tener toda la experiencia necesaria.

Así que pensé que sería un buen momento para empezar a explicar las aventuras y desventuras como padre, nada de consejos ya que no soy nadie para darlos, pero si contar mis experiencias diarias y mostrar mi camino en este mundo por si a alguien le pudiera ayudar.

Es por ello que nació Y Papá También, un lugar dentro de la blogosfera en el que mostrar mi historia como padre y además aprender de otras madres y padres que también explican sus historias.

¿Por qué hay tan pocos padres que participan activamente en temas de comunicación sobre crianza y educación?

Porque somos hombres y somos poco comunicativos (por supuesto siempre hay excepciones y muy buenas), pero por definición no somos capaces de expresar nuestros sentimientos, nuestros miedos, nuestras creencias y nuestra opinión en muchos aspectos y el mundo de la crianza y la educación no iba a ser menos.

Nos cuesta explicar lo que hacemos, una vez más por culpa de la sociedad que traemos como lastre, ya que un hombre que se implica, que colabora, que cuenta lo que siente todavía es considerado en algunos ámbitos como alguien especial, como un bicho raro y eso hace que, en ocasiones, nos retraiga y nos "obligue" a no comunicar.

Pero todo lado negativo tiene un rincón positivo y ese es el que tenemos que trabajar. Tenemos que se capaces de implicarnos de tal manera que se nos oiga, que demos un golpe en la mesa y digamos: "Soy hombre pero también soy padre y quiero demostrarlo siendo parte activa de la crianza y la educación de mis hijos".

¿Cuales son tus objetivos al escribir?

Explicar mis experiencias como padre implicado y dar a conocer mi situación. Mostrar que los hombres también somos capaces de criar, de educar, de acompañar a nuestros hijos en la aventura de crecer y evolucionar.

Quiero mostrar como hago las cosas, que por supuesto no son ni las mejores ni las peores son simplemente las mías, y si con ellas puedo ayudar, que no aconsejar, a otros hombres a ser padres comprometidos, corresponsables y activos dentro de una paternidad implicada pues ya me doy por contento.

Otro objetivo también a la hora de escribir es aprender. Quiero explicar mis historias ya que cuando alguien me lea me encantaría que me corrigiesen, que me dijesen que ellos lo harían de otra manera, que actuarían diferente, ya que eso me va a hacer enriquecerme como persona y como padre, me va a ayudar en todos los sentidos.

Le agradecemos a David Lay, autor de Y papá también esta entrevista que ha concedido a Bebés y más y que estoy segura que nos ha mostrado esa cara de los padres que representan una nueva forma de vivir la masculidad y la crianza.

Imagen | Elvert Barnes en Flickr En Bebés y más | 'Una nueva paternidad', un libro escrito por papás comprometidos en la crianza de sus hijos, "Ser padre para mi ha supuesto volver a nacer".Entrevista al psicólogo y padre Alejandro Busto Castelli, "Dormir con mis hijos me aporta felicidad". Entrevista a Jose Ernesto Juan, de la Asociación Besos y Brazos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos