Compartir
Publicidad

Guarderías en el trabajo

Guarderías en el trabajo
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La experiencia parece demostrar que casi todos los padres trabajadores valoran de una forma muy positiva la apertura de guarderías en los centros de trabajo, por la tranquilidad de saber que su hijo se encuentra cerca, y por el ahorro de tiempo que esto supone.

Yo cuando veo noticias de empresas que montan guarderías para sus trabajadores en su centro de trabajo me pregunto cómo podría afectar eso al número de bajas, de excedencias, de reducciones o de niños que van a la guardería.

Y lo que me queda más claro y así se desprende de las experiencias con guarderías en el trabajo es que los niños estarían menos horas sin sus padres y los padres, más tranquilos. Probablemente pasen a la historia cuadrantes imposibles para ver quién llega antes a la guardería a dejar al bebé y aún tiene tiempo de llegar al trabajo.

Si algunas empresas se han lanzado a abrir guarderías para los hijos de sus trabajadores, es porque para ellas también supone beneficios.

Aunque tal vez deberían plantearse si no les supondría mayores beneficios ofrecer flexibilidad de horarios (junto a otras medidas que ayuden a los trabajadores a conciliar vida laboral y familiar).

No me gusta que la opción sea: o lo llevas a la guardería y trabajas o lo cuidas tú y no trabajas. Creo que hay múltiples combinaciones, y que la guardería en la empresa puede ser una ayuda valiosa para aquellas madres y padres que deciden trabajar.

Yo voto por guarderías en el trabajo

No trabajo en una empresa sino en un centro educativo, pero en ocasiones los compañeros hemos comentado lo bien que nos vendría una “guardería” en el trabajo, especialmente los días de evaluaciones, reuniones, o en junio cuando el colegio ya ha acabado (no las actividades en el instituto).

De hecho, quien más quien menos lleva los niños al instituto y allí nos vamos turnando como se puede para estar con ellos. Yo desde luego hubiera agradecido muchas veces que en mi centro de trabajo hubiera una guardería, a pesar de que no hubiera supuesto una vuelta anterior al trabajo.

Por poner un ejemplo, este curso estoy a media jornada y a mi hija pequeña la cuidamos entre toda la familia por las mañanas. Pero si los abuelos se van de viaje, los lunes y viernes necesitamos ayuda. Esto supuso muchas vueltas y quebraderos de cabeza y traslados y llamadas telefónicas para conseguir un lugar adecuado para que la pequeña pudiera quedarse. Unas pocas horas, lunes y viernes. Y todo ello sabiendo de esta necesidad con antelación, con lo cual tuvimos tiempo para organizarnos.

Con una guardería en el trabajo, todo hubiera sido mucho más sencillo, de hecho creo que si la tuviera, mi hija vendría conmigo muchos días, los abuelos descansarían y yo podría estar con ella en mis horas libres o en el recreo.

guarderia en el trabajo

Guarderías en el trabajo, y mucho más

Desde luego, no se trata de una medida exclusiva para la conciliación, y hay muchas otras que reivindicamos como la flexibilidad horaria, permisos retribuidos para circunstancias personales urgentes, margen para el teletrabajo… La experiencia parece demostrar que, a mejores condiciones de conciliación, mejor rendimiento en el trabajo, y esto no sólo se consigue con una medida.

No tenemos que ser esclavos de nuestros trabajos, mendigar con lo que el sistema nos deja para que conciliemos, sino exigir más medidas que hagan posible y real que las mujeres, en igualdad con los hombres, podamos trabajar y hacernos cargo de nuestras familias de una manera aceptable.

Y para ello, evidentemente, la guardería no es una solución universal (pero sí mejor que nada, a mi parecer). Sí creo que significaría una ayuda muy valiosa para muchos padres y madres que han vuelto a trabajar, para que los niños estén más cerca y menos tiempo en la guardería.

No se trata de plantearse: guardería sí-guardería no, unido a trabajar sí-trabajar no. Una dualidad que, por cierto, sólo parece afectar a las mujeres, lo cual hace que, hasta que esto no cambie, ellas sigan siendo trabajadores “de segunda”.

¿Por qué no darle un vuelco y buscar una mejor calidad en las circunstancias? ¿Pensáis que las guarderías en el trabajo harían que más madres “dejaran de cuidar” a sus hijos y volvieran al trabajo? Si ellas desean o necesitan volver a trabajar, ¿no es bueno que cuenten con esta opción?

Fotos | PortableChurch y redjar en Flickr
En Bebés y más | Mercadona y la conciliación, Supermercados Masymas premiados por conciliar la vida personal y laboral, Trabajadoras de Zara con jornada reducida denuncian despidos irregulares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos