Compartir
Publicidad

"Eventualmente, tuve que ceder", el mensaje de una madre que nos recuerda que está bien pedir ayuda

"Eventualmente, tuve que ceder", el mensaje de una madre que nos recuerda que está bien pedir ayuda
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ser madre es sinónimo de ser una mujer que maneja múltiples profesiones y que está a cargo de muchas responsabilidades importantes, empezando por la más grande de todas: la vida de nuestros hijos. Es un trabajo que nos regala muchas alegrías, pero al mismo tiempo nos puede dejar exhaustas.

Pero a pesar de lo que muchas personas nos hacen creer, las mamás solas no podemos con todo, de esto se trata justamente el mensaje que comparte una madre, quien nos recuerda que está bien pedir ayuda.

¿Qué hace una madre todo el día? Pues prácticamente de todo. Nuestro trabajo inicia desde el momento en el que abrimos los ojos al despertar y comenzamos a pensar en todo lo que haremos en el día, hasta que volvemos a poner nuestra cabeza sobre la almohada en la noche y repasamos mentalmente todos los pendientes que nos quedaron por hacer.

De acuerdo con un informe que compartimos hace tiempo, las madres trabajamos 98 horas a la semana, en jornadas de 14 horas diarias. ¡Desde luego que lo normal es que estemos agotadas la mayoría del tiempo!

Ahora, el "problema" no es realmente que trabajemos tanto, pues estemos cansadas o no, hay cosas que deben hacerse y no podemos dejarlas así sin más. Pero hay algo que podemos hacer, y sin embargo lo evitamos: pedir ayuda.

De alguna manera nos han hecho creer (o incluso nosotras mismas nos hemos puesto esa idea en la cabeza) que las madres podemos y debemos hacerlo todo solas, cuando en realidad no es así. Y no lo es, por el simple hecho de que somos humanas y no superwoman.

Pero, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar que necesitamos ayuda y hablar con los demás para pedirla? A través de una publicación en la página de Facebook Humans of New York, una madre nos comparte una pequeña reflexión sobre esto, y nos recuerda que no nos hace menos madres el necesitar ayuda de los demás.

Es tan difícil pedir ayuda. Porque se supone que tu eres "mamá". Y tú nunca quieres decir: necesito ayuda siendo mamá". Yo cargué a esta personita durante nueve meses. Sabía que ella vendría. Sentí que yo debería poder manejarla y no quería pedirle a otras personas que detuvieran su vida. Especialmente si no tuvieron que ver en la creación de esta bebé. Pero eventualmente tuve que ceder. Soy solo una persona y ser "Mamá" 24/7 puede hacerte enloquecer. Me encontré a mí misma frustrándome porque otras personas seguían adelante con sus vidas. Dejé que las cosas se exacerbaran. Y eso no era saludable para mis relaciones. Dejé que las cosas se acaloraran con mi madre y mi novio. En lugar de comenzar con "¿Puedes ayudarme?", perdí la cabeza y me iba directo a "¿Por qué no me estás ayudando?".

El sentimiento de esta madre es uno con el que muchas madres se han identificado. Y es que las mamás tendemos a ser "la encargada", la que lleva el control y seguimiento de todo en casa y en la vida de la familia. Pero eso no significa que no debamos pedir ayuda.

El trabajo de formar una familia es algo en lo que todos debemos tomar parte, y aunque es cierto que hay ciertas actividades específicas que sólo una madre puede hacer, como la lactancia, son muchas las cosas en las que otros pueden ayudar.

Así que no pienses que serás menos capaz, menos fuerte o menos madre por no poder hacerlo todo. Nadie puede y todos necesitamos de vez en cuando que alguien nos dé una mano. No temas pedir ayuda, eres mamá y eres humana.

Foto | iStock
Vía | Scary Mommy En Bebés y más | Lo que tu hijo te diría si te viera cuando lloras porque no puedes más, Mamá, cuando sientas o te digan que no haces nada en todo el día, recuerda esto

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio