Publicidad

Chupete, ¿sí o no?: cuestiones a tener en cuenta antes de empezar a utilizarlo

Chupete, ¿sí o no?: cuestiones a tener en cuenta antes de empezar a utilizarlo
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las miles de cosas que me estoy planteando con respecto a la crianza de mi bebé es el uso del chupete. Hay tanta información y tan distinta al respecto, que se ha convertido en una de las cuestiones que probablemente terminaré decidiendo 'sobre la marcha' una vez haya nacido. Eso si, lo que he hecho es hacer una lista de cosas que me han parecido claves con respecto a lo que puede suceder si decido dárselo o no y que me parece importante compartir aquí.

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando comenzamos a leer sobre este tema es que vais a encontrar tanto detractores como defensores. Claro, esto es como todo... cada uno hablará a favor en contra según su experiencia, pero como ya he dicho alguna vez cada niño es un mundo: puede que estés decidida a usarlo y tu bebé no lo quiera ni ver, como puede que al final te des cuenta que es una herramienta muy práctica para calmarlo.

¿A partir de cuando debería empezar a usarse el chupete?

En palabras del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría lo mejor es evitar el chupete durante los primeros días de vida y hasta cuando la lactancia materna está bien establecida (generalmente a partir del mes), edad en la que comienza el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante, ya que al parecer su uso puede evitarlo y que es una de las cuestiones por las que me planteo el usarlo.

Ya sé que en el mercado existen varios tamaños y tipos (incluso los anatómicos, que simulan el pezón de la madre y están fabricados en diferentes materiales), pero está claro que por mucho que se intente, ni la textura ni la forma serán idénticas y esto puede hacer que el bebé cambie la forma de succionar. La diferencia radica en que al mamar la boca está completamente abierta hasta cubrir la areola, mientras que con el chupete no.

Adicionalmente está demostrado que si los dientes del niño están predispuestos a estar torcidos, su uso durante mucho tiempo puede aumentar estos problemas bucodentales, especialmente si la tetina está hecha de silicona.

Sin embargo hay un escenario aún peor: que el niño tenga la costumbre de chuparse el dedo, ya que puede ser incluso peor para sus dientes y el hábito es más difícil de quitar... mucho más difícil incluso que el chupete, ya que el objeto se pude estropear, pero los dedos siempre seguirán ahí.

¿Su uso causa menor curiosidad por expresarse oralmente?

Chupete

Una de las cosas que más me ha sorprendido y es algo que no había caído en cuenta, es que los chupetes pueden provocar transtornos en el habla, ya que al utilizarlos habitualmente hace que no se ejerciten correctamente los músculos de la cavidad oral.

He leído en algunas páginas (por ejemplo, en foros de padres), que muchos han observado diferencias muy marcadas entre niños que no usan chupete y otros que lo hacen en exceso: los segundos no muestran curiosidad ni tienen el hábito de expresarse de forma oral, sino que lo hacen generalmente a través de señas para evitar retirarlo de la boca.

¿El problema?: caer en el exceso

Hablando el otro día sobre este tema con una amiga que es madre de dos niños me decía que por muchos estudios que leyese o por muy convencida que estuviese, podría llegar el momento en el que el chupete fuese la única herramienta que funcionase para calmar al bebé cuando ninguna otra cosa resulta. Creo que tiene toda la razón, pero, ¿no estamos sobre-utilizándolo como instrumento de consuelo rápido?.

Entiendo que el llanto de un niño es uno de los sonidos que más causan estrés a sus padres, pero por lo general si un niño llora es porque algo le pasa. Puede que al querer callarlo con rapidez sin observarlo, sin intentar ayudarle a calmarlo de otra manera nos esté privando de acercarnos y entender sus necesidades.

Como he dicho al principio, está claro que al final la decisión esté en cada uno de nosotros como padres, pero es importante informarnos y contemplar todas las posibilidades antes de recurrir a él, no porque sea del todo perjudicial, sino porque igual puede suceder que el niño puede estar perfectamente sin él (sobre todo si tiene el pecho de su madre disponible), y seamos nosotros quienes al final le creemos la necesidad.

Me encantaría leer vuestras experiencias. ¿Vosotros lo habéis utilizado con vuestros hijos?. ¿Ha resultado ser una buena o mala idea?

Imágenes | Suavinex

En Bebés y Más | Aconsejan limitar el uso del chupete hasta el año de vida, El chupete, ese amigo inseparable, Utilizar el chupete demasiado tiempo puede afectar al desarrollo emocional de los niños, dicen

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir