Compartir
Publicidad

Prevenir la obesidad desde el ámbito sanitario

Prevenir la obesidad desde el ámbito sanitario
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Terminamos nuestro recorrido por las recomendaciones efectivas para prevenir la obesidad desde distintos ámbitos, centrándonos en el sanitario, en el sistema de salud. ¿Qué pueden hacer los profesionales de la salud y el sistema sanitario en general para prevenir la obesidad en niños y adolescentes?

Desde el ámbito sanitario se puede incidir en distintas vertientes para ello, desde la recomendación de la lactancia materna a las mujeres embarazadas y mamás hasta la elaboración de campañas institucionales que fomenten la buena alimentación y la actividad física.

Éstas son los consejos para prevenir el sobrepeso cuyo cumplimiento se ha demostrado efectivo en distintos estudios, y que tiene como protagonistas a los bebés y niños:

  • En las visitas de seguimiento de salud infantil se recomienda incluir el consejo nutricional y de fomento de la actividad física adecuado a la edad.
  • En las consultas de pediatría y medicina general se recomienda promover los hábitos alimentarios y de ejercicio de niños y niñas y de toda la familia. Se debe implicar a todos los profesionales del equipo de atención primaria en la asunción y difusión de mensajes acerca de alimentación saludable y el ejercicio físico.

  • Las intervenciones para promover una alimentación saludable y fomentar la actividad física deben favorecer una imagen positiva del propio cuerpo y ayudar a construir y reforzar la autoestima de los menores. Se recomienda prestar especial cuidado para evitar la estigmatización y la culpabilización de los menores con sobrepeso o de sus familiares. Ya hablamos en nuestras páginas del necesario y recomendable apoyo psicológico para tratar la obesidad infantil.

  • En los mensajes a los menores se debe enfatizar los aspectos lúdicos y enriquecedores de la actividad física y de una alimentación variada (diversión, placer, nuevos sabores, bienestar, disfrute con compañeros...), prestando atención a sus preferencias, dejando en un segundo término los mensajes relacionados con la salud y la enfermedad.
  • Para apoyar la labor educativa del personal sanitario, los servicios sanitarios públicos deben facilitar materiales escritos o audiovisuales de apoyo para los profesionales y las familias, con contenidos no discriminatorios y adaptados culturalmente a distintos colectivos sociales.
  • Las actividades y los mensajes deben adaptarse a las características concretas de cada menor y su familia, teniendo en cuenta sus necesidades y preferencias. Estrategias o técnicas como las entrevistas motivacionales pueden ser adecuadas en esos procesos.
  • Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses por los numerosos beneficios para la salud de los menores.

Como vemos, prevenir la obesidad de nuestros hijos es tarea en la que se ve implicada toda la sociedad, la familia, la escuela y la sanidad. No hemos de descuidar aquellos puntos en los que podemos actuar para que gocen, y gocemos todos en familia, de una mejor salud.

Vía | Guía Salud Foto | Thomas Claveirole en Flickr - CC En Bebés y más | El bajo consumo de fruta en los niños puede causar enfermedades. ¿Qué hacemos los mayores?, Campaña europea para una dieta sana: "¡Come, bebe, muévete!"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos