Compartir
Publicidad

Los bebés prematuros no amamantados podrían tener un cerebro más pequeño y un menor cociente intelectual

Los bebés prematuros no amamantados podrían tener un cerebro más pequeño y un menor cociente intelectual
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os trajimos un artículo que mostraba cómo la leche artificial aumentaba el riesgo de daño renal en los recién nacidos de muy bajo peso. Con el objetivo de seguir ofreciendo información sobre qué es lo idóneo para los bebés que nacen con más dificultades os hablamos hoy de un estudio reciente que demuestra que los bebés prematuros no amamantados podrían tener un cerebro más pequeño y un menor cociente intelectual.

Un cerebro un poco más pequeño en la edad "a término"

El estudio se ha publicado en The Journal of Pediatrics y ha sido realizado por un equipo de investigadores internacional con bebés nacidos antes de las 30 semanas de gestación o que pesaron menos de 1.250 gramos al nacer.

Para hacer el estudio cogieron una muestra de 180 bebés y calcularon el número de días que habían recibido leche materna entre el día del nacimiento y el día número 28. A partir de ahí hicieron un corte para comparar unos niños y otros. Los que habían tomado leche materna más del 50% de los 28 días y los que la habían tomado menos del 50% de los días.

Vieron, después de ajustar las diferencias por edad, sexo, riesgo social y posibles enfermedades al nacer, que los bebés del grupo que habían sido amamantados menos de la mitad de los días, los que tomaron más leche artificial, tenían un menor volumen de materia gris al cumplir la edad equivalente a un bebé a término (las que serían 40 semanas de gestación de no haber nacido prematuros).

Un menor cociente intelectual a los 7 años

Estos mismos niños, que nacieron entre 2001 y 2003, fueron estudiados al cumplir 7 años con el objetivo de ver si había diferencias en su desarrollo. Vieron que los que habían recibido leche artificial más del 50% de los 28 primeros días de vida tenían un cociente intelectual menor en 0,5 puntos, peores resultados en pruebas matemáticas (0,5 puntos de cociente intelectual), en memoria de trabajo (0,5 puntos CI) y en la función motora (0,1 CI).

A esa edad, a los siete años, el tamaño del cerebro era igual al comparar unos y otros niños.

Cuando la leche materna es una medicina

Lactancia y desarrollo cerebral

La intención de esta entrada no es hacer sentir mal a nadie, ni culpar por su opción escogida. Todas las opciones son respetables, pero la información existe y debe seguir ofreciéndose para que cada madre pueda tomar una decisión informada: no es lo mismo escoger con todas las cartas sobre la mesa, que escoger cuando alguien te está diciendo que es exactamente lo mismo dar leche materna que dar leche artificial.

Para los bebés prematuros la leche materna es considerada una medicina, y por eso los profesionales sanitarios hacen mucho hincapié en que las madres los amamanten, o intentan que, de no ser posible, reciban leche materna de una donante. Y es que el desarrollo cerebral del bebé es diferente, como hemos visto, pero también el del resto de órganos del recién nacido que llega antes de tiempo.

Y quizás me diréis que 0,5 puntos de cociente intelectual es poco. Y ciertamente lo es: es una diferencia irrisoria a los 7 años. Sin embargo, hay que tener en cuenta que sólo establecieron las diferencias en base a 28 días de alimentación con leche materna o biberón (quizás la diferencia sería mayor si hubieran contabilizado meses o años de lactancia), y que la comparación entre grupos no era "bebés que toman leche materna" y "bebés que toman leche artificial", sino bebés que más de la mitad de días tomaron leche materna y bebés que más de la mitad de días tomaron biberón (muchos niños del grupo de lactancia materna tomaban biberón y muchos del grupo de biberón tomaban leche materna).

Por eso, una vez más, y van ya ni sé cuántas, quiero meter el dedo en la llaga de los profesionales de la salud que no se preocupan por la lactancia materna, que no se forman y que, en consecuencia, no solo no son capaces de ayudar a las mujeres que quieren amamantar y tienen problemas, sino que encima llegan a dar consejos erróneos que eliminan cualquier posibilidad de recuperar la lactancia. Esos pediatras, médicos, enfermeros y matronas que con sus consejos logran que fracasen las lactancias.

Vía | IFLScience
Fotos | iStock
En Bebés y más | Los niños que toman leche artificial tienen un peor desarrollo cerebral que los que toman leche materna, La leche materna reduce los ingresos de bebés prematuros y supone un ahorro de hasta 23.000 euros por niño, La lactancia materna mejora la estructura del corazón en bebés prematuros, La leche materna para los bebés prematuros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio