Compartir
Publicidad

Fernando, el niño vallisoletano de ocho años que ha ideado un implante auditivo revolucionario

Fernando, el niño vallisoletano de ocho años que ha ideado un implante auditivo revolucionario
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fernando Linares vive en Valladolid, aunque nació hace ocho años en República Dominicana. Tenía poco más de un año cuando le detectaron una discapacidad auditiva severa y le colocaron dos implantes cocleares.

Ahora ha ideado un dispositivo innovador, al que ha llamado 'el implante invisible', que supera los límites de sus prótesis auditivas y que le ha valido ser uno de los nueve ganadores del concurso mundial 'Ideas4ears'.

¿Por qué un implante invisible?

Fernando se ha acostumbrado a oír dispositivo gracias a sus implantes, con los que lleva una vida prácticamente normal, aunque tiene limitaciones.

Por eso, este vallisoletano agarró sus lápices y pinturas y plasmó en papel su idea de implante coclear interno, sin cables ni petacas, que le permitiera practicar surf, una de sus aficiones favoritas.

Después, hizo una maqueta del pabellón auditivo, con una pajita a modo de implante interno.

Lo llamó 'el implante invisible', ya que "al ir por dentro del oído, queda oculto y protegido, evitando las pérdidas, golpes o humedad".

Además, explica su creador, al ser completamente interno, "nadie lo mira, porque no se ve", aunque confiesa que no siente ningún tipo de complejo por llevar implantes cocleares.

Premio a su innovación

Fernando decidió enviar su idea al equipo técnico de MED-EL, empresa austríaca encargada de la fabricación de implantes auditivos que recientemente puso en marcha el concurso mundial 'Ideas4ears', que recopila proyectos innovadores de niños para sus dispositivos.

De los más de 430 proyectos recibidos de 19 países, solo nueve fueron seleccionados para viajar hasta la sede de la compañía, en Innsbruck (Austria), para exponer ante los científicos sus novedosas ideas.

Entre ellos está el de Fernando, que ya cuenta los días que restan para explicar su invento, que puede ayudar a 34 millones de niños que hay en el mundo con algún tipo de discapacidad auditiva.

Porque hay ciertas barreras que este implante aún no ha podido traspasar, como el momento de desconexión en el que Fernando (o 'Chiqui', como le llaman sus padres) tiene que bañarse, dormir o se agotan sus baterías.

Vía | EFE

En Bebés y Más | La emotiva reacción de una madre al ver que su hija sorda escucha por primera vez, Las más tiernas carcajadas de una bebé sorda al oír por primera vez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio