Compartir
Publicidad

Cuanto antes nace el bebé mayor es el riesgo de TDAH

Cuanto antes nace el bebé mayor es el riesgo de TDAH
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que se viene diciendo que los niños que nacen de manera prematura tienen un mayor riesgo de padecer algunas enfermedades e incluso algunos trastornos del comportamiento como el TDAH. Se dice incluso que algunos tendrán peores resultados académicos y más problemas de adaptación en general que los nacidos a término.

Ahora se ha dado un paso más con un nuevo estudio, ya que se ha constatado esta realidad, llegando a afirmar los autores que los bebés prematuros tienen mayor riesgo de padecer TDAH y que cuanto más prematuros sean, mayor será dicho riesgo.

El estudio se ha llevado en Suecia y para llevarlo a cabo se ha tomado una (impresionante) muestra de un millón de niños en edad escolar y en él han tratado de llegar a la conclusión que nos comentan valorando factores ambientales o genéticos que podrían ser los auténticos causantes (y no el nacer prematuro) y observando que, en efecto, la prematuridad sí influye en el comportamiento futuro.

Algunos datos acerca del estudio

Para mostrar un poco los resultados os comento los datos obtenidos con el estudio. Según explican los autores los bebés nacidos entre la semana 35 y 36 de gestación tienen un 30% más de probabilidades de tener TDAH en comparación con los bebés nacidos a término y en comparación también con sus hermanos nacidos a término (medida utilizada para determinar si el ambiente y el entorno pudieran ser los auténticos culpables de padecer dicho trastorno).

A partir de ese momento (las 35 semanas), el riesgo va aumentando paulatinamente a medida que las semanas de gestación disminuyen. Así, los bebés nacidos entre las semanas 23 y 28 tienen más del doble de posibilidades de padecer TDAH que los que nacen a término, entre las semanas 39 y 41.

Cómo hicieron el estudio

Para el estudio utilizaron registros del gobierno de más de un millón de niños en edad escolar nacidos entre 1987 y 2000 y compararon dicha información con los registros de fármacos recetados.

Aquellos niños que habían tomado al menos un estimulante durante el año 2006 fue considerado como niño con TDAH. Hay que tener en cuenta que en Suecia sólo pueden recetar medicamentos para el TDAH especialistas que estén familiarizados con el trastorno, por lo que el proceso parece bastante fiable.

Tras esta criba aparecieron 7.605 niños con historial de medicación para el TDAH, que representa el 1% de los niños estudiados y el 0,3% de las niñas.

Estudiaron las características de todos estos niños valorando la edad de la madre, educación, hábito tabáquico, el hecho de ser padre/madre soltero, la asistencia por parte del gobierno y los antecedentes de trastornos psiquiátricos de los padres. Además observaron los resultados del test de Apgar en los niños, así como el bajo peso al nacer.

Tras ello empezaron a ver que el hecho de nacer antes de tiempo parecía estar relacionado con un mayor riesgo de TDAH y esta diferencia se observaba también cuando existía un hermano que había nacido a término (que no padecía la enfermedad).

¿Qué repercusiones puede tener este estudio?

Pues espero que tenga las mismas repercusiones que tuvo la desaparición del cheque bebé en el discurso de los profesionales de la salud: que adelantar un parto por capricho del profesional o de la madre puede tener riesgos para la salud de la madre y del bebé, siendo un claro ejemplo éste que hoy comentamos.

Hasta esa fecha parece que no había mayor problema por que un niño naciera un poco antes "porque así no te pesará tanto", "porque la madre ya está cansada", "porque llega agosto y yo, ginecólogo, no estaré aquí" y cuando corrió la voz de que algunas madres estaban pidiendo que se le adelantara el parto para cobrar los 2.500 euros del gobierno salieron profesionales por todas partes diciendo que lo que sus compañeros de profesión habían hecho hasta el momento sin que nadie dijera nada era un auténtico disparate cuando la decisión la tomaban las madres.

Es decir, si ya había unas cuantas razones para dejar que los embarazos sigan su curso y que los bebés nazcan cuando tengan que nacer, ahora hay una más: cuanto antes nazca un bebé, mayor es el riesgo de padecer TDAH.

Vía | Yahoo Más información | Estudio en Pediatrics Foto | Storyvillegirl en Flickr En Bebés y más | ¿Cómo se diagnostica el TDAH? (I)‏ y (II), Nick Conneman: "debemos ajustarnos a las necesidades emocionales de los neonatos"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos