¿Hasta cuándo hacer colecho? Los expertos confirman que es una decisión de tu hijo y tuya

¿Hasta cuándo hacer colecho? Los expertos confirman que es una decisión de tu hijo y tuya
Sin comentarios

Recuerdo que cuando nació mi hija mayor la acostábamos en una mini cuna al lado de nuestra cama y me levantaba a cogerla para darle el pecho durante la noche. Y entre toma y toma, había veces que la dejaba durmiendo conmigo porque me resultaba mucho más cómodo. Pero se me ocurrió comentarlo a las abuelas y se armó el escándalo: "vas a aplastarla", "se va a caer de la cama", "se malacostumbrará a dormir siempre acompañada", eran solo algunas de las lindezas que tuve que escuchar.

Y la inseguridad de madre primeriza llevó a que les hiciera caso. Pero con mi hijo pequeño ya era "una madre experimentada", así que hice caso omiso de las opiniones ajenas y opté por una cuna de colecho al principio y simplemente sentir ir su cuerpecito junto al mío cuando creció. ¿Verdad que esa sensación, ese olor de tu hijo durmiendo junto a ti es única? No la cambiaría por nada del mundo. Eso sí, respetando unas medidas de seguridad.

Practicamos colecho a diario hasta que cumplió cuatro años, aunque después también siguió escapándose a dormir en mi cama alguna que otra noche. Pero ¿qué dicen los expertos sobre el tema? ¿Hasta qué edad pueden dormir nuestros hijos con nosotros?

Muchos beneficios para la madre y su hijo

La doctora Cristina Granja Martínez, pediatra en el Hospital Vithas Vigo, explica que el colecho (práctica de dormir padres e hijos en la misma cama) "es una costumbre innata que garantiza la supervivencia de la especie".

"En toda la historia de la humanidad, los niños han dormido con sus padres, ya que este contacto continuo favorece el desarrollo del vínculo afectivo, el bienestar del bebé, el desarrollo neuronal y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones estresantes; además de favorecer la lactancia materna".

La pediatra apuesta por esta práctica hasta que padres e hijos decidan suspenderla, ya que "la lactancia materna tiene un efecto protector frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna".

"La decisión de dormir con sus hijos, así como la duración de colecho, debe ser una decisión personal que depende de cada familia".

Aunque esta pediatra no pone "límites", podemos encontrar recomendaciones de expertos sobre el tema. Es el caso de Margot Sunderland, directora de educación en el Centro de Salud Mental Infantil de Londres, que ya en su libro 'La ciencia de ser padres', apostaba por hacer colecho al menos hasta los cinco años. Sus estudios están basados en avances en el estudio científico desde hace 20 años del desarrollo del cerebro de los niños.

Argumenta que no hay absolutamente ningún estudio que diga que es bueno dejar llorar a los niños y asegura que la práctica de entrenar a los niños a dormir solos desde las primeras semanas de nacido es dañino, porque "cualquier separación de los padres incrementa el nivel de hormonas del estrés como el cortisol".

El neonatólogo Nils Bergman, director de la Maternidad del Hospital de Mowbray (Sudáfrica), aconseja que lo hagan al menos hasta los tres años. Basa sus afirmaciones en un estudio en el que analizó los patrones de sueño de 16 niños. No solo observó que los ciclos del sueño se interrumpían con mayor asiduidad en los bebés que dormían separados de sus madres, sino que además comprobó en ellos unos niveles de estrés hasta tres veces más altos que en los niños que dormían sobre el pecho de sus madres.

Pero no hace falta irse tan lejos. El pediatra español Carlos González, autor de libros como 'Bésame mucho: cómo criar a tus hijos con amor' y 'Comer, amar, mamar', sostiene que es "normal" que duerman acompañados de su madre o de sus padres. En cuanto a la pregunta de "hasta cuándo", responde con rotundidad que "cada familia hará lo que considere conveniente", aunque "hacia los 3 o 4 años aceptan dormir solos si se les pide educadamente".

"Debemos explicar los beneficios de colechar y hablar de los riesgos"

Colecho 2

Según la doctora Cristina Granja "se considera que aumenta el riesgo de SMSL, por lo que se debe realizar con algunas premisas". De hecho, la Asociación Española de Pediatría (AEP) señala que la forma más segura de que duerman los bebés hasta los seis meses es "en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres", ya que "existe evidencia científica de que esta práctica reduce el riesgo de SMSL en más del 50%".

La doctora de Vithas Vigo explica que "a los profesionales de la salud nos corresponde explicar los beneficios de esta decisión, pero también, informar sobre ciertas circunstancias que pueden acarrear riesgo de esta práctica, principalmente en los menores de seis meses".

Estas son sus recomendaciones para practicarlo de forma segura :

  • La forma más segura de dormir los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. (Cuna al lado de la cama, o cuna colecho).

  • Mantener el cuarto a una temperatura ambiente adecuada. No abrigar en exceso al bebé.

  • Dormir sobre un colchón firme, nunca sobre superficies blandas, colchones de agua o sofás/sillones. Con la cuna despejada: ni peluches, ni cojines, ni mantas, ni edredones.

  • No compartir cama con otros niños o múltiples personas (en ese caso el adulto debe colocarse entre el niño y él bebé).

  • Proteger al bebé de una caída de la cama con los dispositivos adecuados.

Además, la pediatra no recomienda el colecho en los siguientes casos:

  • Prematuridad y bajo peso al nacer.

  • Si la madre o el padre ha consumido bebidas alcohólicas, alguna droga o medicamento con efecto sedante.

  • Situaciones de cansancio extremo.

Es una decisión de cada familia

Aunque con recomendaciones puntuales, los expertos parecen coincidir en que hacer o no colecho depende de cada situación y que el niño no debe ser forzado a dormir solo "hasta que no esté preparado para ello". Una opinión con la que está de acuerdo la pediatra Cristina Granja, que apunta que "el sueño es un proceso evolutivo, en el que están implicados factores fisiológicos, emocionales, sociales y culturales", y que conviene tener en cuenta todos estos aspectos al momento de tomar la decisión.

Quizás esté equivocada, pero soy de la opinión de que no existe solo una clase de maternidad y que cada uno criamos a nuestros hijos como pensamos que es mejor para su desarrollo. Por eso, ante una opción tan personal como el colecho, creo que hay que ser respetuoso con cada familia, lo practique o no. Y, si unos padres deciden seguir adelante, que solo escuchen a su corazón y a su hijo y no se dejen influenciar por comentarios ajenos que critican que sus niños duerman con ellos, aunque ya no sean bebés.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Los bebés de más de 3 meses deberían hacer colecho con los padres como protección ante la muerte súbita, Copecho: dar el pecho cuando se hace colecho

Temas
Inicio