Compartir
Publicidad

Cómo es posible que haya vuelto la difteria en niños a España tras 28 años

Cómo es posible que haya vuelto la difteria en niños a España tras 28 años
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las manos a la cabeza. Esto es lo que he hecho al enterarme de que la difteria ha vuelto a España, 28 años después de que se detectase el último caso: echarme las manos a la cabeza. Y es que lo dice claramente el refrán: quien juega con fuego, se puede quemar. ¿El problema? Que no es el niño el que juega con fuego, sino sus padres, y que el fuego, en este caso, puede saltar a otras personas y quemarlas también.

Hoy mismo se ha hecho público que un niño de 6 años está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona con una infección por difteria. El último caso que se dio en el país es de 1987. ¿Cómo es posible que haya vuelto la difteria a España después de 28 años?

Qué es la difteria

La difteria, dado que a muchos nos suena el nombre pero no sabemos qué es, es una enfermedad respiratoria contagiosa que se produce por la infección de la bacteria Corynebacterium diphtheriae, que produce una alteración tal de las vías respiratorias que puede llegar a provocar asfixia a quien la padece.

Se contagia por vía respiratoria, por las gotitas respiratorias exhaladas al respirar y hablar, por parte de personas con la enfermedad o portadores de la bacteria sin síntomas. Una vez se produce el contagio y hay infección la bacteria empieza a generar toxinas que se diseminan a órganos como el corazón y el cerebro, pudiendo causar un daño irreparable.

En Europa es una enfermedad que casi no se da, sin embargo hace unos años hubo brotes en Rusia por la caída del porcentaje de vacunaciones y mientras la enfermedad no se considere erradicada la vacuna se debe seguir administrando para que no se produzca un brote similar.

"Yo, de la difteria, no vacunaría"

Pero claro, una cosa es la recomendación y otra lo que sucede a la práctica, cuando se consigue que la gente desconfíe de las vacunas. Les dices a los padres que a los 2 meses se les va a poner una vacuna hexavalente para prevenir el tétanos, la difteria, la poliomielitis, el Haemophilus influenzae tipo B, la tos ferina y la hepatitis B y te dicen que para qué tanto, que si no pueden vacunar solo del tétanos, que todo lo demás es meter por meter cosas en el cuerpo, que "yo de la difteria no vacunaría, que esa enfermedad ni siquiera sé cuál es".

Y tienen razón, no saben cuál es porque gracias a las vacunas es una enfermedad que hemos tenido controlada durante casi 3 décadas. ¿El problema? Que no está erradicada. Sigue habiendo casos de difteria en Europa y ya se sabe, a la que nos pasamos de modernos y empezamos a rechazar lo que nos ha hecho llegar hasta aquí, corremos el riesgo de dar un paso atrás: no vacuno al niño, que todo es un negocio.

Y pasa lo que nadie quiere que pase, pero acaba sucediendo. Un niño de 6 años que nunca fue vacunado de difteria está ahora en la UCI sin comerlo ni beberlo. Y los profesionales a correr para intentar salvarle la vida, que lleva con síntomas desde el 25 de mayo, que fue diagnosticado el día 29 (el día que le hicieron las pruebas específicas) y que empezó a ser tratado con la antitoxina el domingo 31, que fue cuando llegó de Francia.

¿Será el único caso de difteria?

El niño, según nos cuentan desde La Vanguardia, ingresó en el hospital de Olot y cuando se confirmó que padecía difteria se trasladó a Vall d'Hebron. Ahora se está tratando de localizar a todas las personas con quien el niño ha estado en contacto para llevar a cabo todas las medidas preventivas posibles y evitar que la bacteria se propague. ¿Pero no estamos vacunados? Sí, lo estamos, pero los adultos estamos en riesgo porque los anticuerpos, la protección, va disminuyendo con los años de tal modo que se calcula que solo la tercera parte de los adultos tienen una protección adecuada. Y eso los que lo estamos, que muchos niños no lo están.

Vamos, que como no se controlen bien los contactos del niño y empiece a haber contagios vamos a tener un problema, un brote. Y todo porque el discurso de los antivacunas caló hondo en muchas familias y después de unos años de descenso de las coberturas estamos, ahora mismo en un riesgo mayor. Parece mentira, a más avances, a más tecnología y seguridad, estamos en mayor riesgo. ¿Por qué? Pues por lo dicho, porque muchas familias han decidido no vacunar a sus hijos porque se han creído eso de que todo es un negocio, que sus hijos van a estar más sanos (cuando no es cierto) y que las vacunas son malas.

Foto | iStock
En Bebés y más | Por qué hay que vacunar a los hijos: podemos decirlo más alto, pero no más claro, ¿Que no pasa nada por no vacunar a los niños? Las cifras del sarampión dicen lo contrario, Un mapa mundial muestra los brotes de enfermedades que podrían controlarse con las vacunas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos